Todos parecen tener un amigo o familiar en Canadá que está abandonando la televisión por subscripción para mudarse a un modelo únicamente de streaming. Sin embargo, el ritmo al que los canadienses están abandonando el barco parece reducirse.