De algo estoy convencido. Cuando no se castiga al culpable, y en este caso, de manera ejemplar; entonces, él va a volver, y terminará de destruir lo que no pudo hacer antes. No conocerá amigos, porque nunca los tuvo, y sólo aceptará leales. Me refiero a Donald Trump.