Canadá dejará de participar en los bombardeos contra el Estado Islámico en Irak y Siria a más tardar el 22 de febrero. El primer ministro Justin Trudeau hizo el anuncio el lunes, cumpliendo así con una de sus promesas electorales.