Las Vegas, Nevada, cuenta con uno inmenso y quienes lo visitan dicen que es mágico. Edmonton y Vancouver, también. Ahora, Toronto quiere tener su propio museo de neón y los que promueven la iniciativa están buscando no sólo financiamiento, sino luces que exhibir.