viernes, 2 de diciembre de 2011

Napster llega a su fin: una idea que revolucionó la industria musical online

Publicado en:
Entretenimiento
Por:
Temas:

Logo Napster

Napster llegó oficialmente a su fin. El servicio para compartir música online que revolucionó internet y a la industria discográfica finalmente desapareció.

Este jueves el reconocido servicio se fusionó por completo con Rhapsody, el más grande servicio de música en línea de Estados Unidos, la cual había comprado a Napster el mes pasado.

Napster nació en 1999 y desde su inicio revolucionó la hasta entonces desconocida industria de la música en línea y el concepto del peer-2-peer, los protocolos para compartir archivos directamente entre usuarios.

Poco tiempo tardó en crearse la polémica. Napster fue rápidamente catalogado como un servicio ilegal e hizo enfurecer a la industria discográfica de Estados Unidos, que logró cerrar la página en 2001 luego de una fuerte batalla legal.

Pero la semilla estaba sembrada y era imposible frenar a los millones de usuarios que descargaban canciones y discos enteros cada día. Napster abrió las puertas para otros servicios, como Kazaa, LimeWire, SoulSeek o eMule. Pronto no fueron solo discos, sino videos y películas.

Ese quiebre en la historia impulsó a la industria del entretenimiento a rediseñar su modelo de negocios. Ayudó a que apareciera iTunes y sus canciones a 99 centavos, luego que las disqueras entendieran que la gente no estaba motivada a comprar CDs enteros, en muchos casos.

Sean Parker, la mente detrás de Napster no se quedó quieto y luego fue parte de los nuevos servicios que buscaban una sola cosa: ofrecer contenido gratis al usuario. Así aparecieron Grooveshark y Rhapsody, que en principio permitían escuchar música a través de internet sin descargarla.

Pero igual fueron atacados y rápidamente obligados a levantar una estructura en la que el usuario desembolse dinero que las disqueras pudieran percibir.

A partir de hoy todo lo que era Napster desaparece, incluso el nombre. Pero queda el legado de una idea que reconfiguró por completo la relación entre internet, los usuarios y la industria de la música.