Lunes, 8 de diciembre de 2014

Jim Morrison y John Lennon: El recuerdo de dos rebeldes

Publicado en:
Entretenimiento Portada
Por:
Temas:

Jim Morrison y John Lennon: un 8 de diciembre

El 8/12 es una fecha importante. Para el rock y para la historia. Un 8/12, de 1943, nació en Melbourne, Florida, Jim Morrison. También un 8/12, de 1980, John Lennon recibió cuatro disparos por la espalda, en la entrada de su edificio en Nueva York. Dos historias maravillosas, llenas de música y rebeldía. De creatividad, drogas, publicidad y originalidad.  Dos vidas intensas y cortas. Morrison solo llegó a los 27 años. Murió en París bajo circunstancias que, por falta de autopsia, todavía permanecen difusas. El particular genio de Lennon nos acompañó durante 40 años. Mark David Chapman, el asesino, decidió que eran suficientes. Un 8 de diciembre…

Florida. James Douglas Morrison, Jim, también conocido como “The Lizard King” o “Mr. Mojo Risin” (anagrama de Jim Morrison), fue una de esas personas que desde su más temprana juventud ya apuntaba muy alto. Con un agudo y negro sentido del humor, Morrison demostró facilidad para la poesía y la pintura. Era un lector voraz. Se marchó de su casa a los 19 años. Prefería libros a ropa, razón por la que siempre parecía estar sucio.

VER TAMBIÉN: 

Estudió cine en UCLA con Francis Ford Coppola. Una de las historias que engrandecen su figura dice que tenía un coeficiente intelectual de 149. Aunque es un dato que no está comprobado, la densidad de los autores que manejaba con comodidad (Nietzsche, Baudelaire, Rimbaud…) le dan consistencia al rumor.

Los Ángeles. En 1965 le mostró unos versos propios a Ray Manzarek, un compañero de clases que también era músico, quien quedó inmediatamente impresionado por el talento de Morrison.  Con Robby Krieger y John Densmore conformaron The Doors. La trayectoria, a partir de entonces, solo fue ascendente. En 1967 publicaron “The Doors”, el primer álbum de la banda, de cuya lista de canciones destacó especialmente Light My Fire”, durante varias semanas en el tope de la lista Billboard.

París. Éxito, peyote, mujeres, LSD, dinero, cannabis, giras, fama, excesos de toda clase. Provocaciones. La vida de un genio, de un artista, de un rockero, condensada en 4 años. En 1971 fue encontrado muerto en su habitación de hotel. La causa oficial, deficiencia cardíaca. Los rumores, innumerables.

Nueva York. Volvemos al 8/12. El luto de la muerte de Morrison se solapó, nueve años después, con la de John Winston Lennon. En esa tarde de diciembre de 1980, Lennon había firmado, para un joven fanático, un autógrafo en una copia de “Double Fantasy”. Ese mismo joven se presentó, unas horas después, en “The Dakota”, apartamento donde residía Lennon, pistola en una mano. Lo demás es historia.

Liverpool. La complicada historia familiar de Lennon influyó directamente en su carácter: rebelde y conflictivo. A los once años vivía con sus tíos Mimi y George Smith, quienes lo exhortaron a probar suerte con la armónica y el banjo. A los 15 años ya había conformado una banda musical, “The Quarrymen”. En un concierto de esta banda conoció a Paul McCartney (de quien le impresionó que podía afinar una guitarra de oído), y en ese momento nació una de las parejas más prolíficas de la historia del pop. Con la adición de George Harrison y la (posterior) de Ringo Starr, tomó forma “The Beatles”.

Hamburgo. “48 Noches en Hamburgo” fue el primer “Gig” importante de la banda, donde tuvieron tres etapas, en 1960, 61 y 62. Canciones como “Love Me Do” o “Please Please Me” definieron esta primera fase, la de los Beatles Yeah Yeah Yeah. Primer contacto con las anfetaminas.

Nueva York. Luego de un año de Beatlemanía en Inglaterra, la invasión británica aterrizó en Estados Unidos con una histórica presentación en The Ed Sullivan Show. El próximo párrafo de la vida de Lennon se acerca al último de la vida de Morrison. Lleno de excesos. Primero se dedicó al estudio, en unos años en los que su contribución a la historia de la música se tradujo en piezas tan remarcables como “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” o “Abbey Road”. En 1969 se marchó de The Beatles para emprender un camino lleno de actos pacifistas (uno de ellos el famoso BedIn del hotel Queen Elizabeth de Montreal), activismo político y Yoko Ono. Y música, por supuesto.

El fin de la historia, todos lo conocemos. Cuenta James Taylor, quien vivía en el mismo edificio que Lennon, que escuchó los disparos y el alboroto, pero que finalmente se enteró de lo que estaba pasando cuando un amigo lo llamó por teléfono. El día de Lennon había llegado, precisamente, la misma fecha en la que había nacido Jim Morrison, 37 años antes. Dos personalidades con muchas afinidades. Dos genios, dos rebeldes. Esclavos de sus excesos; la música fue esclava de su talento.

Twitter: @rodrim3105