Martes, 25 de febrero de 2014

¿Comprar o renovar? ¿Cuándo convienen?

Publicado en:
Tu casa: una realidad
Por:
Temas:

renovar casas en Montreal

La situación y necesidades de una familia evolucionan con el tiempo. La vivienda que inicialmente se adquiere puede ya no ser suficiente; se requieren más habitaciones; se desea y se necesita una distribución distinta de los espacios o se busca un diseño más moderno con materiales de mejor calidad.  La pregunta que se plantea: ¿cuál es la mejor opción, comprar o renovar?

Ninguna de ellas es, a priori, la iniciativa evidente. Hay que evaluarlo con detalle, tomar en cuenta variables financieras, de oportunidad, confort, etc. Para ello es muy importante definir las prioridades tan claro como sea posible.  Delimitar los objetivos, tales como una nueva recámara, un baño adicional, una sala más amplia, un desayunador, una cocina más grande y moderna, un sótano terminado con habitaciones y baño.  Puede ser no solo una, sino que varias de estas opciones sean requeridas. Con la lista bien definida es necesario buscar constructores y empresas de renovación para discutir y obtener presupuestos y tiempos de ejecución.

Por otra parte se puede pensar, ¿para qué preocuparse en renovar? Si se puede encontrar una propiedad que ya tenga esas características que se necesitan. Normalmente, el costo adicional de una casa más grande es mayor que el costo de hacer renovaciones, sin embargo hay varios puntos muy importantes que deben ser considerados como el barrio y la ubicación, al comprar se puede encontrar una vivienda en un barrio más agradable con mayor plusvalía o que se ajuste más al estilo de la familia.  Una renovación implica que se desea definitivamente seguir en la misma zona por muchos años más.

Cuando se renueva de manera importante es necesario dejar la casa y buscar una vivienda temporal por varios meses, lo cual implica que hay que cambiarse en dos ocasiones en lugar de una sola vez. Si la renovación no es de una gran extensión es posible seguir viviendo durante el periodo que se hacen los trabajos pero, se vive una etapa inconfortable con menor espacio, trabajadores en casa, ruido, polvo. Se puede vivir en el sótano mientras se hacen los trabajos en los otros niveles. Puede ser muy estresante para la familia, en ocasiones mucho más de lo que se imagina inicialmente. Lo mejor es buscar otro alojamiento.

Cuando se renueva hay que por lo menos prever un 30% de costo adicional para contingencias. Se puede decidir hacer algunos cambios, se pueden encontrar daños ocultos que hay que reparar. Muchas renovaciones raramente se terminan en el tiempo que originalmente se planean. Es muy importante encontrar los contratistas con excelentes referencias y acordar en detalle -y bajo contrato- los trabajos que se van a realizar para disminuir el riesgo de sufrir retrasos o conflictos.

Comprar no está libre de retos, pero puede ser un camino menos accidentado, ser alcanzado en un tiempo menos largo, menores complicaciones  y que permite mayores opciones. Evidentemente es una evaluación y decisión que debe ser ponderada con mucho cuidado por cada familia.

Si tiene alguna pregunta, pueden contactarme al 514-7589092 o escribirme al correo electrónico mvelazquezmendez@gmail.com.

Foto: Flickr / paloma 0111