sábado, 12 de noviembre de 2011

La violencia no es el único problema en México

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Durante la celebración de la “Semana del Español” de la Universidad de Quebec en Montreal (UQAM), el gran homenajeado fue México. Las profecías mayas y la cultura azteca, de hecho, sirvieron de gran hilo conductor de las diversas conferencias que se celebraron a lo largo de los cinco días del evento. Pero la realidad económica, política y social de este país ancestral también estuvo sobre la mesa y las puertas del recinto académico estuvieron abiertas para el debate.

El profesor de Ciencias Políticas de la UQAM, Julián Durazo, fue uno de los encargados de exponer el tema, haciendo una comparación con los motivos y las consecuencias de la Revolución Mexicana que el próximo 20 de noviembre llegará a sus 101 años.  Bajo el título “Cambios de la continuidad en México durante los últimos 101 años”, Durazo expuso los desafíos contemporáneos que enfrenta esta nación. “Que, de hecho, se parecen mucho a los que enfrentaba cuando estalló la revolución. Podemos hacer paralelismos sobre la situación actual y la de hace 100 años y así podremos comprender lo que nos espera en el futuro”, explica.

Las palabras del profesor son directas cuando se le interroga sobre el futuro de México ante la violencia que aqueja a muchas poblaciones que están bajo el dominio de la actuación de grupos delictivos, bajo el flagelo del narcotráfico.

“Hay que recordar que la violencia no es el único problema de México. Claro que es problema principal en términos de imagen, pero sin duda, el país enfrenta otros problemas que pueden ser más importantes que la violencia. Puede ser, de hecho, un síntoma de problemas anteriores, los cuales sería necesario resolverlos enfocándose directamente en la cuestión. No en la represión de la violencia, sino en la solución de los problemas de desigualdad social, educación, acceso a los recursos…”. julian-durazo

A su percepción, el tema de la violencia en México (culpable de unas 40.000 muertes durante los últimos cinco años, según cifras oficiales) se mantuvo y se mantiene en la palestra por una decisión política del actual presidente del país, Felipe Calderón. “Calderón fue electo con un porcentaje mínimo y sabía que se había metido en un problema de legitimidad. Decide entonces centrar la atención del público en un combate espectacular contra el narcotráfico. Claro que se trataba de un problema importante en México, pero lo que quiso fue demostrar que era capaz de enfrentar este problema y finalmente no lo fue. Se le salió de las manos”, agrega el experto.

Para Durazo una de las interrogantes que se plantean alumnos y especialistas gira en torno al futuro de la nación norteamericana, donde la búsqueda de una solución definitiva al problema parece cuesta arriba, sobre todo, si no se atienden las carencias de base de la sociedad y donde la corrupción a todas las escalas juega un papel importante.

“Yo no pondría en duda la pertinencia de México como un país, como un Estado. Sí temo que puede haber consecuencias importantes en términos de la credibilidad de las instituciones. Puede haber dudas en cuanto a la solidez de la democracia. Puede llegar a haber una represión del mundo criminal y también del mundo político”.

Esteoreotipos e ideas falsas

Los estereotipos forman parte del día a día -para bien y para mal- de los latinos que se desenvuelven en Montreal. Al fin de cuentas, se trata de una ciudad rica y abarrotada de diversas culturas que se mezclan (en mayor o menor medida) en el quehacer cotidiano. Para el profesor Durazo, se está avanzando en la ruptura de los estereotipos de la comunidad hispana, aunque cree que el recorrido será largo.

“En algunos puntos esos estereotipos eran hasta demasiado positivos. Pero el contacto entre Canadá y América Latina lleva a cierto tipo de desilusión, específicamente en el caso de la relación con México, de la cual se esperaba mucho. Se esperaba mucha colaboración y mucho intercambio. Pero quedó claro que México y Canadá más que colaboradores, son competidores. Eso ha llevado a los problemas que hemos visto: la crisis de visa de hace dos años. Problemas que, por cierto, no se han logrado resolver”.

Para Durazo, se trata de “ideas un poco falsas” que se crearon en el pasado. “Sin embargo, creo que la evolución es positiva. Cada vez hay más gente que viaja a América Latina y que se interesa por sus problemas. Profesionales que estudian la realidad de la región de manera académica y que producen tesis de doctorados, que colaboran con ONGs y precisamente esa producción genera un mayor intercambio. Da una apreciación más rica de lo que es Latinoamérica”.

Será necesario que la labor que viene haciéndose desde el mundo académico se traslade a las comunidades de inmigrantes para que la evolución se acelere y logre abrir, aún más, las puertas a los hispanos que tienen mucho por aportar a la sociedad québécoise y a la canadiense.

María Gabriela Aguzzi V.

@GAbAguzzi

gaguzzi@noticiasmontreal.com

Foto: Cortesía UQAM