Jueves, 25 de septiembre de 2014

5 cosas a evitar ante alguien con sobrepeso

Publicado en:
ExponencialMente Portada
Por:
Temas:

cinco cosas a evitar ante alguien con sobrepeso

El sobrepeso es una condición muy común entre la población mundial.  Según la OMS, en 2008 más del 10% de la población mundial adulta tenía sobrepeso.  Esta condición se debe a muchos factores, como una dieta desbalanceada, disminución de la actividad física o enfermedades que afectan el metabolismo -en el menor de los casos-, entre otras.

Las personas que no tienen sobrepeso a menudo hacen comentarios o tienen actitudes que no ayudan mucho a quienes sí tienen esta condición.  A continuación tenemos una lista de frases o actitudes que debe mejor evitarse:

  1. Preguntar si la persona está embarazada.  Aunque sea comprensible que alguien cometa un error de este tipo, también es justo decir que es un error innecesario.  Si la persona es de confianza y quiere que se sepa que está embarazada, lo hará saber en Facebook, por email o lo dirá directamente.  Si no, no. Y si no quiere comentar su embarazo con alguien, su intromisión no será apreciada.  Por otro lado, si no está embarazada, acaban de echarle en cara su sobrepeso y el comentario no será bienvenido.  Fuera de los contextos en donde es necesario hacer estas preguntas de rutina, esta pregunta en particular casi nunca está en un terreno seguro. 
  1. Hacer múltiples comentarios sobre una alimentación saludable frente a alguien con sobrepeso.  Si no se es un profesional de la nutrición en consulta, este comentario es un consejo no pedido y seguramente no apreciado.  Si alguien pregunta directamente cómo hacer para estar tan delgado, entonces sí será apreciada toda sabiduría nutricional. La persona con sobrepeso sabe perfectamente que su dieta no es la adecuada, pero escucharlo de terceras personas no detonará un cambio de estilo de vida por arte de magia. 
  1. Ofrecer postre a todos excepto a la persona con sobrepeso.  Además de que es falta de educación, es una ingenuidad creer que este tipo de acciones ayudan a una persona con sobrepeso.  Porque cada quién come lo que decide comer así sea que le pasen el plato o no.  Muchas veces las personas se atribuyen el sagrado deber de cuidarle los kilos a los demás, sobre todo cuando no padecen de sobrepeso.  Pero nadie puede evitar que otra persona coma determinados alimentos o cantidades, ni es responsable de ello, sin tocar los límites del respeto –a menos que se trate de una madre con un hijo menor de edad-. 
  1. Decirle a alguien con sobrepeso palabras duras y directas, como que se ve mal o que está gordo.  Las personas ignoran las causas del sobrepeso de otras.  Aunque sea muy evidente cuando alguien está comiendo de más, la causa por la que está comiendo de más no se conoce.  Si se tratara de una depresión o de una carencia emocional, decirle palabras poco amables no van a ayudar en la mayoría de los casos.  Lo único que se logra es hacer sentir a la persona con sobrepeso menos aceptada de lo que ya se sentía y con menos apertura para volver a hablar con la otra persona. 
  1. Regalarle prendas de ropa de una talla menor “para cuando baje de peso”. Este tipo de acciones no permiten vivir en el presente.  Para cuando baje de peso, la persona solita irá a comprar ropa nueva o agradecerá un regalo de su nueva talla.  En este momento, debe vivir el presente y no sentir que tiene que hacer algo para ser aceptado. 

Estos puntos no son una justificación para el sobrepeso.  Está demostrado que es una condición que propicia enfermedades mortales y que disminuye considerablemente la calidad de vida de quien la padece.  Sin embargo, incomodar a las personas con obesidad no trae beneficios; lejos de ayudarlas a reaccionar y cambiar sus hábitos, las hará sentir que no son aceptadas, que no son suficientemente valiosas o que tienen que cambiar para que se les quiera o aprecie.

Hay profesionales que ayudan a tratar este tipo de situaciones.  Un profesional no apoyará hábitos que generen sobrepeso, pero tampoco juzgará al individuo que lo padece.  Estos profesionales saben que además de comer sanamente y hacer ejercicio, la persona con sobrepeso necesita sanar heridas emocionales y/o elevar su autoestima.  Este proceso les hace comprender que la comida puede estar tomando un significado externo –es decir, no es sólo comida, a lo mejor es un abrazo consolador o un premio de “yo merezco”– o tal vez está llenando un vacío –como al perder un ser querido o terminar una relación-.  El trabajo de estos profesionales es integral entre alimentación, actividad física y salud emocional.

Es importante tener sensibilidad con personas que padecen sobrepeso y evitar actos que empeoren su estado emocional.  Y que conste que no me refiero a consentir o aplaudir hábitos no saludables.  En el caso de los niños, es particularmente importante motivarlos a comer sano porque es bueno, a hacer ejercicio porque es divertido y los hace fuertes, y hacerlos sentir queridos y seguros –evitando los puntos anteriores que apliquen a su situación-.

Quédate conmigo y permíteme aprender de ti.

¡Hasta la próxima!

Para leer más textos de Mariel Aranda (en inglés): http://mightymindnlp.wordpress.com/blog/

Diseño: Mariel Aranda