miércoles, 2 de noviembre de 2011

Pagos de $3 mil para los habitantes de la reserva Mingan encendieron el debate en la Asamblea

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

La puesta al descubierto por parte de la agrupación política ADQ de una cláusula “secreta” mediante la cual los habitantes de la reserva Mingan recibieron 3.000 dólares cada uno provocó este miércoles encendidos debates en el seno de la Asamblea Nacional de Quebec.

En efecto, cheques por montos de 3.000 mil dólares fueron distribuidos entre los habitantes de la reserva Mingan, como parte de un programa administrado conjuntamente por Hydro-Quebec y las comunidades de las Primeras Naciones.

Esto significa que con esta suma fueron favorecidos unas 496 personas de dicha reserva a partir del 2009, en virtud de una clausula “secreta” incluida en el acuerdo para el desarrollo hidroeléctrico del río Romaine, en la Côte-Nord.

Hydro-Québec pensaba hacer un contrato parecido con los Innus de Uashat, la reserva limítrofe de Sept-Îles.

“Esta manera de proceder, típicamente liberal (del Partido Liberal), trae consecuencias nefastas para estas comunidades que viven graves problemas sociales”, protestó el diputado de Shefford,  François Bonnardel.

Según Bonnardel, no se puede distribuir fácilmente millones de dólares en una comunidad donde el 40% de la población sufre problemas de toxicomanía y alcoholismo

Estos comentarios inquietaron al ministro responsable de Hydro-Quebec, Clément Gignac, que reprochó a su adversario adequista por jugar con el paternalismo.  Agregó que la sociedad de estado, tiene efectivamente como objetivo compartir con las primeras naciones la creación de riqueza de los québécois, por tanto no le molesta en absoluto tal práctica.

El ministro de los Asuntos Autóctonos, Geoffrey Kelley, afirmó que es necesario confiar en la asociación con las comunidades autóctonas.

Molesto por los comentarios “simplistas y degradantes” del diputado adequista Bonnardel, los innus de la Comunidad de Uashat Mak Mani-Utenam exigieron que se les de excusas.

“No es un regalo que se nos hace. Los habitantes de las primeras naciones deben también ser considerados con los beneficios, producto de los desarrollos de los recursos naturales de Quebec. Es lamentable que el ADQ haya decidido hacer política partidista pasando sobre los derechos y aspiraciones de las comunidades autóctonas, dijo Mike MacKenzie, vice jefe de la comunidad. 

Fuente: 24h