Martes, 30 de Diciembre de 2014

¿Vivir en la isla de Montreal o en los suburbios?

Publicado en:
Portada Tu casa: una realidad
Por:
Temas:
Casa suburbio Montreal Martha Velázquez

Foto: Martha Velázquez

Está listo para convertirse en propietario de un inmueble. Ahora la pregunta crucial es: ¿elegir la ciudad o los suburbios?

Hay cuatro criterios importantes a considerar.

El primero es el costo de la propiedad. 

Con frecuencia, debido al precio de compra, los futuros propietarios deciden abrir sus horizontes a los suburbios. La diferencia puede ser considerable, como lo demuestra este cuadro comparativo:precios de las vivendas en Montreal y los suburbios

Después de analizar estos precios, algunas personas prefieren los suburbios aún cuando hayan vivido varios años en la isla de Montreal. Algunos clientes me han comentado “nos encantan los barrios de La Petite-Patrie, el Plateau, Côte-des-Neiges y el suroeste, pero no había nada que se ajustara a nuestro presupuesto“. Finalmente han optado por una bonita casa en Longueuil.

Otras personas deciden quedarse en la isla de Montreal, cambiando su sueño de una vivienda unifamiliar por un dúplex. “Tener un inquilino ayuda con los pagos de la hipoteca. No hay necesidad de un segundo automóvil. Y puedo tener lo que quería: un patio, un jardín e incluso un garaje”.

Al considerar el costo de la compra de una casa, es importante tener en cuenta también las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto son los impuestos municipales y escolares?
  • ¿Este barrio tiene una buena plusvalía?
  • ¿Tiene escuelas adecuadas para los hijos?
  • ¿Cuáles son las renovaciones importantes que se deben realizar en los próximos años?
  • ¿Cuál es el costo de mantenimiento (calefacción, electricidad, gas natural, etc.)?
  • ¿Cuáles son los costos indirectos que debo pagar: vehículo (o segundo coche), cortadora de césped, quitanieve, diversas herramientas de jardinería, asfalto, sistema de alarma, etc.?
Comprar casa en Montreal Martha Velázquez

Foto: Martha Velázquez

 

El segundo punto importante a considerar es el transporte.

Marcela odia conducir. Por consiguiente, era inconcebible para ella vivir en un lugar donde ella debe tomar su auto (y, peor aún,¡ quedar atrapada en el tráfico!) para ir a trabajar. Ella y su pareja han optado por un dúplex en Verdun, cerca de la línea verde del metro. “Además, hay varios senderos para bicicletas cerca de su casa…no tiene necesidad de usar su auto”.

Cuando Juan y su esposa se mudaron a Vaudreuil, temían que el tiempo de transporte (casi una hora en el tren) les generara mucho cansancio. Finalmente, ese tiempo, representan un buen momento personal de descanso, donde Juan puede leer y relajarse antes de llegar a colaborar con las labores del hogar.

Un estudio realizado por Pierre-Olivier Pineau, profesor de HEC Montréal, menciona que los costos directos de un vehículo que recorre 20.000 kilómetros al año es de $ 10.500, equivalente al pago anual de una hipoteca de $ 160.000. Si se agregan los costos indirectos (gasolina, mantenimiento, seguros, etc.), una familia podría cubrir una hipoteca de $ 210.000. Esto significa que la familia urbana puede comprar una propiedad que le costará $ 210.000, más que una familia suburbana. Sin embargo, la calidad de vida en los suburbios es mucho mejor: más pacífica, tranquila y menos estresante. Se puede caminar y hacer ejercicio en lugares al aire libre, lo cual es mejor para la salud. Además, los niños pueden jugar, no solo en los amplios jardines de las casas, sino también en las calles, ya que el tráfico es mínimo y son seguras.

El tercer punto a considerar es la proximidad con la familia y amigos. Muchas veces es pasado por alto y sin embargo, este criterio a menudo tiene mucho peso, sobre todo cuando se tienen hijos.

Juan y Lupita viven en la ciudad cerca de sus padres, los cuales aportan mucho a su bienestar, sobre todo cuando un niño se enferma. Los amigos cercanos también son importantes. Vivir en un nuevo barrio donde no conoces a nadie, puede resultar incómodo al inicio.

Por último, hay que considerar el estilo de vida.

Si, como a Marcela, te gusta viajar en bicicleta, los barrios que tienen personalidad y descubrir nuevos restaurantes exóticos, puede usted ser infeliz en un nuevo desarrollo sin estas características. Y si piensa que tiene vecinos “que caminan sobre su cabeza”, hablando de un dúplex; esa vida tal vez no sea para usted.

Recuerde también que los cambios de estilo de vida con el tiempo son frecuentes. Como Juan, quien adoraba la vida urbana a los 20 años y descubrió las ventajas de la vida suburbana cuando tuvo familia. “Seguramente hay aspectos de la ciudad que echa de menos, pero no excluyo que cuando mis hijas crezcan y se hayan ido de casa, regrese a la ciudad”.

El estilo de vida abarca muchos aspectos: actividades, estilo e incluso valores. Algunas preguntas para ayudar a pensar:

  • ¿Cuál es su estilo de vida actual?
  • ¿Cree usted que su estilo de vida va a cambiar en los próximos tres o cinco años?
  • ¿Necesita un entorno tranquilo? O, por el contrario, ¿demasiado tranquilo le parece aburrido?
  • ¿Su nuevo hogar le permitirá practicar su deporte favorito?
  • ¿Los servicios de uso más frecuente (centro comercial, tiendas, farmacias) están cerca de su nueva casa?
  • ¿Es importante para usted vivir cerca de la naturaleza?

Espero que esta reflexión les sea útil en su proceso de selección para la compra de su propiedad. ¡Mucha suerte!

Si tiene alguna pregunta, puede contactarme al 514-7589092,  escribir a mi correo electrónico mvelazquezmendez@gmail.com o a través de la GuíaNM.