Viernes, 30 de enero de 2015

Canadá dará más poderes a servicios de inteligencia para combatir el terrorismo

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Foto: Jason Ransom / Gobierno de Canadá

Foto: Jason Ransom / Gobierno de Canadá

El gobierno de Canadá anunció este viernes una nueva ley para “proteger a los canadienses de la amenaza creciente del terrorismo” y para “mantener seguras nuestras comunidades”.

Fue el primer ministro Stephen Harper quien realizó el anuncio, acompañado por el ministro de Justicia, Peter MacKay, el de Seguridad Pública, Steven Blaney, entre otros miembros de su gabinete.

Esta parece ser la respuesta del gobierno canadiense a una serie de eventos que se han venido registrando en el país tras su participación en los combates contra el Estado Islámico, entre los que destacan reportes que aseveran que hay canadienses sumados a las filas del grupo islamista y, claro está, los ataques perpetrados en Ottawa y Quebec el año pasado.

VER TAMBIÉN:

Las respuestas no se han hecho esperar, sobre todo, ante la manera cómo fue realizado el anuncio. La diputada por el Nuevo Partido Democrático (oposición oficial), Paulina Ayala, realizó un breve comunicado a través de las redes sociales en el que expresó que “el Primer Ministro, una vez más, decidió anunciar un cambio legislativo importante fuera del Parlamento”.

Ayala aseveró que Harper prefiere “una escena ruidosa antes de que responder las preguntas legítimas de los miembros de la oposición oficial”. La diputada de origen chileno indicó que su partido va a revisar “con lupa” la propuesta y “va a hacer todas las preguntas”. “Nuestro deber es asegurarnos de que estas nuevas herramientas legislativas serán útiles para las fuerzas de orden y, también, asegurarnos que no representan nuevos peligros para la vida privada”.

Atentado Parlamento Canada

Foto: Captura de pantalla / YouTube

¿Qué está previsto?

A través de un comunicado de prensa, el gobierno argumentó la medida, aseverando que “el mundo es un lugar peligroso, como fue demostrado en los ataques registrados en Ottawa y Saint-Jean-sur-Richelieu, en octubre pasado. Canadá no es inmune a la amenaza del terrorismo”.

Según el gobierno de Harper la propuesta de ley -que deberá ser aprobada sin mayor impedimento considerado que el gobierno es mayoritario- dará a las agencias del país encargadas de reforzar las leyes y de la seguridad nacional “herramientas adicionales y la flexibilidad para mantener el ritmo ante las amenazas crecientes y así proteger mejor a los canadienses” en territorio nacional.

La propuesta prevé:

  • Criminalizar la promoción del terrorismo en general.
  • Luchar contra el reclutamiento de personas para actividades terroristas, dando a las cortes del país la autoridad para exigir la remoción de propaganda terrorista en línea.
  • Dar más poder al Servicio de Inteligencia y Seguridad Canadiense (CSIS, por sus siglas para inglés) para responder ante las amenazas de la seguridad del país.
  • De hecho, el servicio de inteligencia canadiense podrá intervenir comunicaciones en línea, sitios web considerados radicales y cuentas de Twitter, bien sea en Canadá o fuera del territorio nacional. Las medidas se podrán aplicar a cualquier sospechoso de haberse “radicalizado”. Las autoridades podrán intervenir en cualquier etapa, desde la planificación de un viaje, hasta las transacciones financieras. Este procedimiento, cuya autorización vendría por la nueva ley y sería algo nuevo -pues hasta ahora inteligencia no tenía mandato legal para hacerlo- podría incluir, por ejemplo, la intervención de una llamada telefónica; los agentes del CSIS podrían contactar a la familia de un sospechoso o sus amigos para disuadir a esa persona e informar a la Policía Montada de Canadá de la sospecha.
  • Facilitar el arresto de personas sospechosas de actividades terroristas “antes de que hagan daño a canadienses, así como reforzar las penalidades a quienes violen las condiciones dadas por una corte en el caso de que se trate de un sospechoso de terrorismo.
  • Las autoridades podrán arrestar a un sospechoso de actos terroristas por un período más prolongado, pasando ese lapso de tres a siete días.
  • Se pedirá a los jueces considerar el imponer condiciones al sospechoso, como por ejemplo la entrega de su pasaporte, seguimiento electrónico o no dejar la jurisdicción.
  • Permitir el intercambio de información nacional a través de los distintos departamentos federales y las agencias del país para “identificar mejor las amenazas”.
  • Hacer una lista de las personas a las que no se les permitirá viajar por sospecha de que se sumará a filas terroristas. En la nueva ley se definirá el proceso de apelación de estos casos.
  • Aunque no es parte de la propuesta, el gobierno expresó su deseo de trabajar con las comunidades para “prevenir la radicalización e intervenir cuando las personas sospechosas muestren señales de que se han radicalizado.

En su comunicado, el gobierno de Stephen Harper asevera que Canadá, “en línea con las medidas que han tomado nuestros aliados, está tomando medidas adicionales para garantizar que las fuerzas del orden puedan: luchar contra los que promueven el terrorismo; prevenir el viaje de personas para sumarse a filas terroristas e frenar ataques planeados en suelo canadiense”.

De acuerdo con el Reporte Público de Amenazas Terroristas a Canadá correspondiente al año 2014 un número “pequeño pero considerable” de personas ha dejado el territorio nacional para sumarse a las filas de grupos radicales en el extranjero, principalmente Siria, Somalia y Afganistán.

Esta misma semana un adolescente de 15 años, de Montreal, fue presentado en una corte y se convirtió en el primer canadiense en ser acusado de intentar dejar el país para participar en una actividad terrorista en el extranjero. De ser hallado culpable al joven montrealés se le podría aplicar una condena como si fuera un adulto.

La opinión pública ha estado dividida en torno a este tema. La vigilancia constante preocupa a los ciudadanos, al igual que la interpretación que se puede dar a ciertos estatutos. Los lectores de NM, en su mayoría, expresaron no estar de acuerdo cuando Canadá anunció que se sumaría a la coalición internacional en la lucha contra el EI.

Poco tiempo después ocurrieron los ataques de Ottawa y Quebec.

¿Qué opina sobre la nueva legislación y el momento actual que vive el país en cuanto a la lucha contra el terrorismo y las acciones del Estado Islámico?