Domingo, 24 de Julio de 2011

El australiano Cadel Evans campeón del Tour de Francia

Publicado en:
Deportes
Por:
Temas:

El ciclista británico Mark Cavendish se impuso en la vigésimo primera y última etapa del Tour de Francia 2011, disputada entre la localidad de Créteil y Paris sobre 95 kilómetros, mientras que el australiano Cadel Evans se proclamó oficialmente campeón del Tour. Fue una etapa que sirvió de homenaje al primer australiano en conquistar la ronda gala. 

Informó así ABC


Sin embargo, a falta de 40 kilómetros para el final empezó a animarse la etapa con una escapada de seis hombres. El último hombre de esa fuga fue neutralizado a falta de dos kilómetros para la línea de meta y el equipo HTC preparó perfectamente un sprint que se llevó Mark Cavendish, culminando así una gran actuación y confirmando el maillot verde de la regularidad.

Cavendish logra con ésta su quinta victoria en esta edición de la ronda gala y la vigésima en cuatro años, cifras que acreditan como el mejor esprinter del mundo al ciclista de la Isla de Man, de 26 años.

Evans sucede a Contador

Mientras Cavendish levantaba los brazos por delante del noruego Boasson Hagen y del alemán André Greipel, Cadel Evans se proclamaba vencedor absolutoEl hombre tranquilo, abrazado por todos sus compañeros, se sumergía en una sonrisa. Empezaba otra vida.

Evans cumplió a los 34 años el sueño de subir a lo más alto del podio en la carrera más importante del mundo. Un triunfo para la historia porquese trata del primer australiano y de todo el hemisferio sur en conseguirlo. Dos veces se quedó a las puertas, en 2007 y 2008, superado por Alberto Contador y Carlos Sastre. Pero al séptimo intento se consagró.

El ciclista aussie, en cuyo palmarés figuraba el título mundial de 2009 y la Flecha Valona de 2010, escuchó el himno de su país en versión cantada, esta vez sin errores, acompañado por dos hermanos, los Schleck, otro detalle sin precedentes en la historia. Andy otra ver segundo, y ya van tres subcampeonatos, con una diferencia final de 1.34, y Frank tercero, a 2.30.

Un premio a la constancia del veterano ciclista de los antípodas, procedente de la bicicleta de montaña, donde destacó con dos Copas del Mundo. Discutido por su forma de correr, por su escasa aportación al espectáculo, ha sido coherente con su estilo. Jugó sus bazas, aguantó hasta la contrarreloj de Grenoble e impuso su potencial ante un Andy Schleck que se estanca en sus objetivos en un año que ha coincidido con la cotización a la baja de Contador, su rival natural.

No se rinde el pequeño de los Schleck, quien prometió que el año que viene volverá para ganar. Pero tendrá que luchar primero con la sensación de haber perdido una ocasión de oro y con la obligación de mejorar, y mucho, en contrarreloj. Un aspirante a ganar el Tour no debe perder 2.38 en 42 kilómetros. Así no rentabilizan gestas inolvidables como la que firmó en el Galibier.

Fin del dominio español

Se quedaron fuera del podio el francés Thomas Voeckler (Europcar), cuarto, que vistió de amarillo 10 días y Alberto Contador, quinto, el gran derrotado del Tour, incapaz de ampliar a siete sus triunfos consecutivos en las pruebas grandes por etapas. Desde 2006, con triunfo de Pereiro tras la descalificación de Floyd Landis por dopaje, el primer escalón del podio era español. Contador lo conquistó en 2007, 2009 y 2010 y Carlos Sastre en 2008.

El madrileño dio la arena. Sea por las molestias en su rodilla derecha a causa de las caídas, por el cansancio del Giro de Italia o las influencias de un año difícil en lo personal con su caso de presunto dopaje pendiente de la decisión del Tribunal de arbitraje (TAS), la imagen de Contador descolgado en los puertos, alejado de la pelea entre los favoritos, ha resultado extraña por inhabitual.

“A ver si me dejan subir un rato al podio”, bromeó el ciclista de Pinto. Más en serio, aseguró a fuego que no irá “nunca más al Giro antes del Tour”. Y claro, dijo que volverá el año que viene “para ganar”.