domingo, 9 de octubre de 2011

Vettel llega tercero en Japón y consigue su segundo título de la Fórmula 1

Publicado en:
Deportes
Por:
Temas:

Con 24 años Sebastian Vettel se convirtió en el bicampeón de la Fórmula 1 más joven. El alemán llegó tercero en Japón y se coronó a falta de cuatro carreras.

Button ganó, aunque la mayor celebración fue en Heppenheim, la ciudad natal de Vettel.

El mexicano Sergio Pérez llegó en la posición ocho, mientras que el venezolano Pastor Maldonado consiguió el lugar 15.

Reseña de DPA:

El alemán Sebastian Vettel se coronó hoy en Japón como el bicampeón del mundo más joven de la historia de la Fórmula 1, aunque no lo pudo hacer con el triunfo soñado y esperado.

Vettel fue tercero en el Gran Premio de Japón por detrás del británico Jenson Button, que ganó la carrera, y del español Fernando Alonso.

Vettel se convierte así con 24 años y 98 días en el bicampeón más joven de la historia, superando la marca de precocidad que había establecido Alonso en 2006.

El alemán, que ganó su primer título hace menos de un año, no lo pudo celebrar con un triunfo en una carrera muy pareja en la que apenas necesitaba un décimo puesto para asegurarse el campeonato.

Button ganó con su McLaren un Gran Premio marcado por la fuerte degradación de neumáticos que también solventó bien el Ferrari de Alonso. El inglés se benefició de su estilo al volante para lograr el triunfo, el tercero del año.

Pero su victoria se vio eclipsada. Mandaba el título de Vettel, que en los últimos giros conservó su plaza y evitó riesgos. Era su decimocuarto podio en 15 carreras, en las que la peor posición fue un cuarto lugar. El resto: nueve triunfos, cuatro segundos y un tercero, el de hoy. Lógico entonces que haya vencido a falta de cuatro Grandes Premios para el final de la temporada.

“¿Por dónde empezar?”, dijo con dificultad para encontrar las palabras una vez que había abrazado a todos y rociado con champagne a los que se cruzaban con él.

“Necesitaré tiempo para darme cuenta de esto”, dijo ya con la camiseta conmemorativa y un enorme dedo índice, el signo de los triunfos del alemán, tan emocionado hoy como su orgulloso padre.

“Hubiera preferido ganar”, admitió el ambicioso piloto sólo 329 días después de haber logrado su primer título en un final de infarto en Abu Dabi. En 2011 no ha habido tanta emoción. Sólo el británico Nigel Mansell hace 19 años y el alemán Michael Schumacher hace nueve ganaron con tanta antelación el campeonato.

“Hemos hecho todo lo que hemos podido, pero ha sido muy fuerte”, se inclinó Button, segundo en la clasificación a unos lejanos 114 puntos del alemán.

Ya de inicio demostró Vettel que no iba a buscar el único punto que le faltaba para asegurar el título.

Dio trabajo a los jueces de carrera, que tuvieron que investigar la maniobra de defensa del alemán ante Button en la salida. Pese a las reclamaciones de McLaren, se consideró válida la acción de defensa del alemán. Hamilton aprovechó para superar a Button, que tuvo que pisar la hierba para evitar la colisión.

Sin embargo, el campeón de 2009 recuperó pronto la segunda plaza ante un Hamilton que fue el primero en sufrir la extrema degradación de los neumáticos en el duro trazado de Suzuka. Fue superado no sólo por Button, sino también por Alonso, que previamente había adelantado a su compañero, Felipe Massa, en la sexta vuelta.

El problema de las gomas afectaba a todos por igual, por lo que no había grandes diferencias entre los seis primeros. El fino manejo de Button lo beneficiaba y le permitió acercarse a Vettel, que en la vuelta 20 volvió a cambiar de neumáticos en boxes, por donde la mayoría pasó en cuatro ocasiones.

No fue el caso de Pérez, que partía decimoséptimo y acabó octavo, sumando más puntos en su temporada de debut.

A Vettel lo siguió en boxes Button, que ganó la posición al alemán y ya no abandonó la cabeza.

La salida del coche de seguridad por culpa una pieza del Ferrari de Massa suelta en el asfalto igualó todo aún más. El brasileño se tocó de nuevo con Hamilton, con el que ya tuvo una dura disputa en Singapur hace dos semanas.

El título de Vettel parecía asegurado, pero la victoria estaba por definir. Había varios candidatos. El principal, Button; luego, Alonso, que superó tras la tercera salida en boxes al alemán, poco acertado hoy en las estrategias.

El español no sólo defendió su puesto ante Vettel, que se conformó ya con el podio para celebrar el título, sino que se fue con furia en busca de Button, en busca de un triunfo de orgullo personal más que de relevancia en la temporada.

Las tres últimas vueltas fueron de máxima presión para Button, con el Ferrari de Alonso ya pegado a su tubo de escape. Pero el inglés apretó al final y se escapó para asegurar la victoria.

La mayor fiesta, sin embargo, era para el tercero, para Vettel, de nuevo campeón.