martes, 11 de octubre de 2011

La NBA cancela las dos primeras semanas de competición

Publicado en:
Deportes
Por:
Temas:

Fracasa la negociación entre jugadores y clubes y se suprimen los partidos previstos para las dos primeras semanas de noviembre. David Stern, el comisionado de la NBA, aseguró que para que jugadores y clubes se entiendan “falta un abismo”.

Informa así El País

La mejor Liga de baloncesto del mundo, la competición que reúne a las mayores estrellas de este deporte, corre el riesgo de quedar colapsada y, por el momento, no empezará el 1 de noviembre como estaba previsto. David Stern, el comisionado de la NBA, tras las siete horas que permanecieron reunidos los representantes del sindicato de jugadores y los propietarios de los clubes en un hotel de Nueva York, anunció la mala noticia: no hay acuerdo y quedan canceladas las dos primeras semanas de la competición. Eso significa que no se podrán disputar los 82 partidos por equipo previstos en la temporada regular. El primer encuentro debía enfrentar el 1 de noviembre a Dallas Mavericks, actual campeón, y a Chicago Bulls y ese mismo día estaban previstos los partidos Utah-Houston y Lakers-Oklahoma.

El conflicto se prolonga ya desde el 1 de julio y pese a las dos maratonianas reuniones mantenidas en los dos últimos días no se ha conseguido desencallar el desacuerdo. Básicamente se trata de un conflicto económico. Los clubes mantienen que acumularon unas pérdidas de 300 millones de dólares la pasada temporada y consideran que los jugadores deben ingresar bastante menos del 57% que percibían sobre el total de ingresos de la NBA. Los jugadores no estaban dispuestos a bajar del 53%, aunque ha trascendido que se llegó a negociar sobre la base de un reparto del 50%.

Por ahora, no se ha informado de cuándo se reemprenderán las negociaciones. Algunas fuentes cifran en unos 185 millones de dólares lo que, por ahora, los jugadores van a dejar de ingresar. Derek Fisher, presidente de los jugadores, manifestó: “Esto es un cierre patronal, no una huelga. Considero que hemos ido más allá de lo razonable en nuestras propuestas. Obviamente esto no es bueno para nadie. Es lo que anticipamos que iba a suceder, y aquí estamos. No se trata de un montón de dólares para los jugadores, se trata del sistema bajo el que funcionamos”.

La falta de acuerdo implica que los jugadores que han fichado por clubes europeos y chinos, caso de Rudy Fernández por el Madrid o Tony Parker por el Villeurbanne, podrán continuar compitiendo en sus equipos. La mayoría de jugadores, no obstante, han preferido mantenerse a la expectativa y se preparan por su cuenta.

Stern compareció ante la prensa que montó guardia una vez más a las puertas del hotel donde se celebraron las negociaciones. “Nos separan muchas cosas en casi todos los asuntos, nos separa un abismo“. “A pesar de intensos esfuerzos no hemos logrado alcanzar un acuerdo con el sindicato de jugadores que haga posible que los 30 equipos puedan competir compensándoles de manera justa”, dijo en un comunicado el comisionado de los clubes Adam Silver.

La situación es muy grave puesto que la suspensión de dos semanas de competición oficial supone un grave quebranto para muchos trabajadores de los clubes, que va a ver peligrar sus puestos, y reducirá de manera notable los ingresos de las franquicias, tanto por derechos de televisión como por venta de entradas.

La última vez que se produjo una situación similar a la actual fue en la temporada 1998-1999 y entonces la fase regular arrancó un 6 de enero y quedó reducida a 50 partidos cada equipo. Silver argumentó: “No tiene sentido para nosotros operar con el modelo actual, en el que algunos clubes pueden asumir el pago de una tasa de lujo para reclutar algunos jugadores y de esta forma tienen una enorme ventaja respecto a otros clubes”.

Una de las posibilidades que se barajan es que los jugadores se desmarquen de su sindicato, lo que se conoce como descertificación, y de esa manera, no sea necesario un convenio colectivo para que empiece la competición. Fisher considera, sin embargo, que existe unión en el colectivo de los jugadores.