Sábado, 26 de septiembre de 2015

Tecnología de ondas cerebrales permite a hombre paralizado caminar de nuevo

Publicado en:
Entretenimiento
Por:
Temas:
Foto: CC0 Public Domain

Foto: CC0 Public Domain

Sin necesidad de implantes cerebrales, de un exoesqueleto o de piernas robóticas, un hombre paralizado por una lesión pudo caminar de nuevo, gracias a la tecnología de las ondas cerebrales, un evento único en la ciencia de la rehabilitación.

El paciente, de 26 años, sufrió una herida en la columna vertebral hace cinco años, por lo cual perdió el movimiento en la parte inferior de su cuerpo.

La técnica utilizada involucró el uso de electroencefalogramas para interpretar las ondas cerebrales del paciente cuando pensaba en caminar, lo cual permitió la creación de una interfaz computarizada que imitaba estas secuencias.

Posteriormente, a través de la interfaz de realidad virtual, el paciente fue entrenado para hacer a un avatar caminar con sus propias ondas cerebrales, En paralelo, se trabajó la tonificación de los músculos de sus piernas, los cuales habían perdido su condición óptima para caminar luego de cinco años de parálisis.

La comunicación entre el cerebro y las piernas, interrumpida por la espina lesionada, fue restaurada con la instalación de electrodos alrededor de las rodillas, que enviarían los impulsos cerebrales a las piernas como una espina normal lo hace en una persona sin lesiones.

La primera ronda de ejercicios involucró ejercicios de movimiento similares a los pasos de una persona caminando, realizados con el paciente suspendido a pocos centímetros del piso. Luego de 19 sesiones de práctica de esta manera, el paciente fue capaz de caminar varios metros con ayuda de un equipo de contrapeso que previene las caídas, dada su débil condición muscular.

Se espera que la tecnología pueda ser aplicada a otros pacientes con lesiones similares, aunque no podría aplicarse a personas con lesiones cerebrales severas, ya que la base del sistema es la capacidad del cerebro de transmitir los impulsos a las piernas a través del nuevo conducto artificial.

¿Quieres seguir leyendo?