domingo, 17 de julio de 2011

Inicia una nueva era en Suramérica: Venezuela venció a Chile y está en semifinales

Publicado en:
Deportes
Por:
Temas:

Venezuela escribió el capítulo más importante de su historia futbolística. Jugó un partido como nunca lo había jugado y celebró como nunca lo había hecho.

En un continente con tantos títulos y tanta historia, la hazaña de la Vinotinto podría parecer casual para muchos. Pero es el mérito de toda una generación de rebeldes, de un grupo de jugadores que lucharon contra el status quo y que en el proceso arrastraron a toda una nación.

Victoria 2-1 frente a un rival que en las estadísticas era tan letal como Argentina o Brasil. Venezuela sufrió, pero consiguió como desarmar a la Roja de Borghi y selló su pase a las semifinales de la Copa América.

Con pocos minutos de juego Venezuela ya había cambiado sorpresivamente el guión. Presionó a Chile, la ahogó, la molestó y la exasperó. Igualó la balanza y así pudo poner en práctica su estrategia.

Así llegó el minuto 35 y en un balón parado Oswaldo Vizcarrondo dio una cachetada a la lógica. Con una técnica impecable puso el balón en el primer palo para el 1-0. Chile en vez de reaccionar, se atragantó aún más con su ansiedad.

Juan Arango, el que llevó la bandera de Venezuela al fútbol europeo; Arango, el estandarte, jugó como el referente que es. Corrió todos los balones, los peleó, se atrevió. Su juego levantó la moral de todo el equipo.

Pero Chile, una de las mejores selecciones suramericanas de los últimos años, no moriría sin dar pelea. Borghi dio el jalón de orejas en el vestuario y reconstruyó la moral de su equipo para los segundos 45 minutos.

Venezuela sufrió, y mucho. El ingreso de Jorge Valdivia, el nacido en tierras venezolanas, cambió por completo el panorama. Sin problemas empezó a surtir balones desde la banda derecha y el empate se volvió inminente. Uno, dos tiros al poste y un cabezazo milagroso de Gabriel Cichero sobre la raya defendían las ventaja como podían.

Pero luego apareció el Chupete Suazo, el mismo que había destrozado el sueño mundialista de Venezuela hace unos años, y clavó el balón en la esquina del arco.

Chile revivió y volvió a pensar en una semifinal. Venezuela se quedó por un momento sin argumentos hasta que recordó que si algo funciona no hay razón para dejarlo de hacer. Así vino otro balón parado y otra jugada calcada a la del primer tiempo.

Nadie conectó con el balón, pero el bosque de cabezas frente al arquero Claudio Bravo disminuyó sus reflejos. Logró repeler el tiro inicial pero no el puntillazo de Cichero. La Vinotinto cacheteó la otra mejilla de la lógica y emprendió el viaje hacia la historia.

Gary Medel vio la tarjeta roja tras una mano infantil y destrozó las esperanzas de todo su país.

Venezuela de repente se vio en un sitio desconocido. A minutos de ganar y pasar a una instancia nunca antes alcanzada, la inexperiencia pasó factura. No supo dar la estocada frente a un rival vencido, con los brazos caídos. Se olvidó de la picardía que se aprende en la calle, del banderín de córner que sirve para esconder el balón y no pudo aprovechar la sabana que le regalaba Chile.

Pero el tiempo es invencible y el telón cayó para Chile.

Venezuela vive, dio una campanada que retumbó en todo el planeta, desde las casas y plazas de todo el país y que se magnificó por todos los continentes en las voces de todos esos venezolanos que viven y lloran por su selección a la distancia.

Paraguay espera a la Vinotinto en la semifinal. Una nueva batalla en una guerra que no ha terminado.

Ficha técnica: 

1 – Chile: Bravo; Contreras, Ponce, Jara (m.61 Paredes); Isla, Medel, Vidal, Jiménez (m.82 Muñoz), Carmona (m.46 Valdivia); Sánchez y Suazo. 

2 – Venezuela: Vega, Rosales, Perozo, Vizcarrondo, Cichero; Lucena, Rincón, César González (m.89 Moreno), Arango, Maldonado (m.65 Seijas) y Fedor (m.60 Rondón).

Goles: 0-1, m.34: Vizcarrondo. 1-1, m.70: Suazo. 1-2, m.80: Cichero. 

Árbitro: Juan Carlos Vera (ECU) que mostró tarjetas rojas al chileno Medel y al venezolano Rincón, y amarillas a los también chilenos Isla, Contreras y Vidal y a los venezolanos González y Lucerna. 

Incidencias: Partido correspondiente a los cuartos de final de la Copa América, disputado en el estadio San Juan del Bicentenario frente a unos 23.000 espectadores (casi lleno completo). A falta de cinco minutos para el final el encuentro estuvo interrumpido por cuatro minutos tras una caída de tensión en la red lumínica.

Pablo A. Ortiz – Twitter: @PabloJinko – NoticiasMontreal.com