martes, 23 de febrero de 2016

Deadpool

Publicado en:
Reflexiones en 35 mm
Por:
Temas:
Foto: Captura de pantalla / YouTube

(2016) Dir. Tim Miller

Deadpool ha resultado un éxito improbable. El film logra un punto perfecto entre ironía, acción y comedia, pero su mayor aporte, o lo que es lo mismo, lo que lo diferencia de la vasta variedad de filmes de superhéroes que han inundado la pantalla en los últimos 15 años es el tono adulto que de hecho obligó al sistema de clasificación norteamericano a darle una R, lo que se traduce en Restringido – toda persona menor de 17 años debe ser acompañada por un supervisor o no se le dará entrada a la sala de cine-. Un gran cambio para la acostumbrada fórmula de películas de superhéroes es igual a películas familiares.

El adjetivo improbable al referirse al éxito de esta película no es gratuito. Lo primero que hay que entender es el carácter obscuro y único del personaje que protagonista la cinta. Deadpool es un personaje creado dentro del Universo Marvel en los tempranos años noventa. Siguiendo un poco la tendencia posmoderna que caracterizó a la última década del siglo pasado, el personaje es un pastiche de ironía, humor y lo más resaltante, no tiene una brújula moral. Deadpool es básicamente un mutante cuyo principal superpoder es su veloz capacidad de regeneración celular, lo que lo hace inmortal. Este poder también lo hace desbalanceado mentalmente debido a la rápida regeneración celular que mantiene a su cerebro en continuo estrés. El personaje hace dos cosas que no son propias de personajes de historietas: primero tiene un vocabulario subido de tono, y segundo, es consciente de su estatus de personaje de ficción y partiendo de ésto rompe la cuarta pared hablándole directamente al lector, o en este caso a la audiencia. Este personaje tiene como profesión “asesino a sueldo”, lo que lo hace aún menos probable como el líder de una película de superhéroes.

Foto: Facebook / Ryan Reynolds

Foto: Facebook / Ryan Reynolds

Luego tenemos al actor que ha peleado por años en llevar este personaje a la gran pantalla, el canadiense Ryan Reynolds. Reynolds ha tenido una sorpresiva carrera en la actuación si se consideran lo variadas y poco exitosas de sus películas. Muchos aseguran que su porte de buen chico es lo que lo ha mantenido a flote en Hollywood donde ha probado todo a nivel de carrera sin mucho éxito en ningún género, desde obscuras películas independientes como Buried (2010), pasando por horror como el título The Amityville Horror (2005), hasta dramas como Mississippi Grind (2015). Quizás ha sido la comedia el género con el que más se relaciona a Reynolds, éxitos como la cinta coprotagonizada con Sandra Bullock The Proposal (2009) han ofrecido una visión más completa del actor quien finalmente logra el balance perfecto de su lado oscuro, cómico y galante en la comedia negra The Voices, en mi opinión una de las mejores películas del 2014. Luego está el hecho de que Reynolds ha estado involucrado en tres de las cinco películas basadas en historietas más desastrosas de la historia reciente del cine: X-Men Originis: Wolverine (2009), Green Lantern (2011) y R.I.P.D (2013). En caso de que se pregunten cuáles son las otras dos, éstas son las recientes versiones de The Fantastic Four. En X-Men Origins, Reynolds de hecho tiene el rol de Deadpool, pero en una versión mucho más robótica que no resalta ningún aspecto cínico del personaje original, hasta el punto de ser representado sin boca, lo que fue parte de las muchas críticas a esta película.

Quizás si se contrata a un director con probado éxito en trabajos similares, Deadpool podría resultar una certera apuesta, pero éste no es el caso, el filme es dirigido por el desconocido, y primera vez director, Tim Miller, quien tiene como parte de su currículo ser productor en un estudio de animación y efectos especiales llamado Blur Studio, cuyos mayores logros son una nominación al Óscar a mejor corto animado por Gopher Broke (2004) y por manejar los efectos especiales de una de las superexitosas adaptaciones de historietas a la gran pantalla, Scott Pilgrim Vs The World (2010).

Para sumar al tema de lo improbable del éxito de este filme tenemos el conflicto entre Disney-Marvel y Fox. Como expliqué hace un tiempo en la entrada sobre Guardians of the Galaxy existe todo un tema legal respecto a los derechos sobre los personajes creados en el Universo Marvel y sus concesiones a tres estudios: Disney, que ahora es dueña de Marvel; Sony que posee Spider-Man y ha cedido a colaborar con Disney para incorporar a este superhéroe al mundo Marvel; y finalmente Fox, quien se niega a ceder a Disney y ha tratado a como dé lugar de hacer dinero con su parte de los personajes de Marvel, específicamente los X-Men, y las ya mencionadas desastrosas cintas sobre los Fantastic Four.

deadpool-resena-critica-alan-abuchaibe

Resulta impresionante que sea justamente Fox, estudio que por extensión es dueño de Deadpool, ya que el personaje es introducido en el universo de los X-Men, y que apenas acaba de tener uno de sus mayores fracasos con The Fantastic Four (2015) el que apuesta a llevar a la gran pantalla a un personaje amoral, cínico y deformado con un actor que ha fracasado no una, sino tres veces, como héroe de acción en un género dominado por Disney y con un director desconocido. En papel suena como una muy mala apuesta, pero en la realidad ha resultado uno de los éxitos más impresionantes en lo que va de año, y uno de los pocos recientes logros de Fox en lo que respecta a superhéroes.

Hay que preguntarse entonces cómo un proyecto con tan mal augurio pasó a ser financiado, producido y lanzado. La respuesta es una combinación entre la constancia y el poder de Ryan Reynolds, la internet y sus hackers, y la audiencia de culto que rinde homenaje a Deadpool. Luego del fracaso relativo de X-Men Origins: Wolverine, Ryan Reynolds, quien al parecer es fanático del personaje Deadpool, empezó a trabajar tras bastidores para hacer una adaptación más apropiada, o en este caso más inapropiada, dada la naturaleza rebelde y subida de tono del personaje. En el camino Reynolds convence a la gente de Blur Studio en trabajar en un “demo” sobre el personaje, este demo que debería haber sido confidencial es filtrado en la internet, supuestamente por hackers, y es inmediatamente reverenciado por blogueros y fanáticos duros de Deadpool. Esta combinación de elementos le dio a Fox la seguridad para producir la película, trayéndose a Miller de Blur Studio como director y dándole a Reynolds la oportunidad de brillar en su lado de comediante cínico y obscuro. La siguiente pregunta sería, está preparada la audiencia para una película de anti superhéroes. La respuesta es un fuerte sí.

Desde el primer minuto Deadpool es un despilfarro de humor cínico. Los créditos se presentan como “el personaje animado a computadora”, “el villano”, “el secuaz” con un estilo genérico sin mencionar los nombres de cada uno de los actores mientras se presenta una complicada escena de confrontación en cámara superlenta. Este encuentro que después entendemos es el momento de venganza de Deadpool en contra de su “creador” que es el villano de la película, Ajax, interpretado por el inglés Ed Skrein, que es al mismo tiempo la base temporal que usa el filme para presentar el origen del personaje en flashbacks y, al mismo tiempo, sirve de base para la siguiente pelea que es el clímax de la cinta: cómo de esperarse, una superbatalla donde participan todos los personajes.

Deadpool es entonces al mismo tiempo una historia de origen donde se introduce el pasado del superhéroe, una película por sí misma impulsada por el deseo de venganza, y finalmente una precuela de la ya confirmada secuela. ¡Ah! Y es también una historia de amor donde están involucrados los X-Men. Suena complejo ¿cierto? En contra de todo pronóstico, el filme resulta sumamente divertido, lleno de acción, humor, creíble y hasta sensible.

El filme nos explica que Wade Wilson era un exmilitar que tenía una carrera como un asesino a sueldo cualquiera, que tiene como base un bar donde otros asesinos apuestan a ver cuál de ellos sería asesinado primero mientras realiza su trabajo. Es en este local donde Wilson se enamora de una cínica prostituta llamada Vanessa, interpretada por la siempre excelente Morena Baccarin, resultando en una idílica relación entre un matón y una prostituta que es presentada de manera irónica como una hermosa y sexy historia de amor que termina cuando Wilson es diagnosticado con cáncer. Wilson es presentado con la opción de ser parte de un experimento para curarlo por una organización misteriosa. Wade acepta en nombre del amor. Mientras esto ocurre el espectador es bombardeado constantemente con chistes por parte del personaje principal quien se burla de sí mismo, de la narración, de la audiencia, de los villanos, de los años noventa, de los adolescentes, y de todo lo que se le pueda pasar por la cabeza. Como era de esperarse, el experimento es bastante traumático, pero de hecho le da superpoderes a Wade, quien decide empezar a planear su venganza apenas logra una vida “estable” viviendo con una anciana ciega e igual de cínica que él, interpretada por la fantástica actriz de carácter Leslie Uggams, en uno de los más graciosos roles de la cinta.

En paralelo el filme nos presenta a dos X-Men, Colossus y Negasonic Teenage Warhead, que son en su propia representación un chiste, el primero es un gigante metálico cuyo físico contrasta con su corazón de oro y con ser supercorrecto y que al parecer ha querido convencer por un tiempo a Deadpool en unirse a los X-Men, mientras que Negasonic es la típica adolescente rebelde que apenas habla y considera todo simple y estúpido. También presente está un taxista de origen indio que sirve de transporte a Deadpool a cambio de muy malos consejos de cómo obtener el amor de la chica de la que está enamorado.

La película definitivamente resulta un enfoque distinto en un género que parecía estar estancado en la complejidad de las películas de Marvel-Disney y la falta de frescura de la serie de los X-Men. Se parece mucho más a Ant-Man que a otras de las películas de Marvel. En cuanto a la audiencia, no hay por qué preocuparse, todos los adultos que juegan videojuegos, leen historietas, están todo el tiempo navegando la internet, compran memorabilia, viajan a Comic-Cons y siguen de cerca a sus superhéroes favoritos están asistiendo en masa a ver Deadpool. Improbable.

 

Alan Abuchaibe
alanabu@gmail.com

Venezolano, profesional de las comunicaciones con una pasión natural por el cine. Antes de emigrar a Canadá Alan mantuvo una extensa carrera como crítico de cine en impresos y radio, actualmente...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Hasta 15 cm de nieve en...

Una gran tormenta que se formó en los Great Lakes llegará a Ontario y Quebec, dejando acumulaciones de nieve de entre 5 a 10 cm en la prim...

thumbnail
hover

Quebec presenta un plan contra la...

En medio de un amplio debate sobre la pertinencia y efectividad de un ingreso mínimo universal, el gobierno de Quebec anunció un plan que ...

thumbnail
hover

Santana visitará Montreal y la ciudad...

Carlos Santana volverá a Montreal para un show que recorre toda su amplia y exitosa carrera.