miércoles, 2 de marzo de 2016

La lógica del plan financiero familiar: la introducción necesaria

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:
Foto: Flickr / Paladin27 (CC)

Pudiera parecer evidente. No lo es.  

A la pregunta –¿Para usted, cuál es la lógica del Plan Financiero familiar?– las más disímiles respuestas se entrecruzan: no tener deudas”; “poder viajar y pagar los estudios de nuestros hijos”; “no dejar deudas a la familia en caso de muerte”; “no depender del gobierno en ninguna forma”; “poder tener nuestra casa y carros pagados”; “poder ahorrar para el retiro, “tener para invertir, “ganar mucho dinero”. Estas respuestas no son ficticias, no son el producto de ningún ejercicio teórico. Son una muestra representativa del caleidoscopio de opiniones recogidas de entre varias decenas de núcleos familiares con los que he tenido el privilegio de reunirme  durante los últimos meses, y que sirven de base a un exhaustivo trabajo que preparo sobre la planificación financiera familiar de la población de origen hispano en la región de Montreal.

A priori, no existe una respuesta mejor que otra. Cada una, de cierta manera, es la imagen del momento único que cada familia enfrenta, así como una expresión de sus valores; su manera de entender la vida, tal y como la viven, y pueden vivir, hasta hoy. Financieramente hablando, sin embargo, sí existe una mejor respuesta, que no es única e igual para todos, pero que sí es la mejor para cada cual. Y sí, la respuesta es un sí contundente: está a la mano de la inmensa mayoría de cualquier familia hispana en Canadá.

Desde mi punto de vista, existen al menos cuatro dimensiones esenciales, complementarias y para nada excluyentes, que hay que tomar en cuenta al momento de aproximarse al plan financiero familiar, especialmente en el caso de nosotros, los que no nacimos aquí.

La primera dimensión se refiere a la manera particular en que está organizada la sociedad donde este plan financiero se realiza; su sistema de valores, de leyes y de regulaciones, así como su fiabilidad y la confianza que depositan en esta última los ciudadanos que participan y dan forma a este sistema. Entender que lo que resulta lógico y apropiado en nuestros países de orígenes pudiera no serlo tanto aquí, y viceversa, es tal vez el primer gran paso en la dirección correcta al momento de comenzar un plan financiero familiar efectivo.

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

La segunda dimensión se refiere al presupuesto familiar. En otras palabras,  al balance de ingresos y gastos de nuestro núcleo familiar en un periodo de tiempo dado. Contrario a lo que tal vez algunos puedan pensar, el cálculo y posterior análisis del presupuesto familiar (sea cual sea éste) no debiera resultar en un mero ejercicio de contabilidad. Por el contrario, una vez hecho (lo cual recomiendo fuertemente), el presupuesto pone al descubierto bajo que estándares de valores y prioridades estamos viviendo nuestras vidas.

La tercera dimensión tiene que ver precisamente con nuestros valores,  con la manera en que cada cual percibe y entiende la vida. A modo de ilustración, llevados estos valores a su expresión financiera, para algunos utilizar $35 del presupuesto mensual en un café diario camino al trabajo será algo imprescindible para su estado de bienestar. Habrán otros, sin embargo, que preferirán ahorrarlos para poder vacacionar con mayor amplitud (35$ x 12= 420$ anuales; o aún mejor, 35$ x 12 al 3%= 427$). Otros optarán por acumularlos para realizar durante el retiro ese proyecto especial que pospusieron durante años (35$ mensuales al 5% durante 30 años representan aproximadamente 35.000$), o lo dedicarán a disponer de una mayor cantidad de depósito inicial para comprar una propiedad y pagar así menos intereses, o ponerlos en un Régime d’Épargne Études (REÉÉ, en francés) para así garantizar los estudios superiores de los hijos. Otros lo consagrarán a asegurar el mismo nivel de vida para su familia, al menos hasta que el menor de los hijos llegue a la edad adulta, en caso de un fallecimiento prematuro de alguno de los padres. Por $35 mensuales, una persona de 40 años, dependiendo de su estado de salud general, puede comprar un seguro de vida por 20 años que asciende hasta los 250.000$. Una persona de 30 años podrá comprar ese mismo seguro por un periodo de 35 años, o aumentar hasta 600.000$ su protección durante 20 años.  Otros sencillamente harán otras cosas.

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

La cuarta y última dimensión describe el orden del Plan Financiero en la sociedad en cuestión; en nuestro caso Canadá, y en particular Quebec, tal y como es concebido y sugerido por la inmensa mayoría de los especialistas en seguridad financiera, el cual comparto. Este orden adopta una forma piramidal, al estilo de aquella de Maslow. En la base de nuestra pirámide de jerarquías estarían lo que podríamos catalogar como los eventos que rara vez podemos predecir cuándo van ocurrir: una enfermedad grave, un accidente, o más dramático aun, la muerte de alguno o varios de los miembros del núcleo familiar. Hay muy altas probabilidades entonces, tal y como está diseñado el sistema, incluso con las bondades de un país como Canadá, que cualquier plan financiero familiar que no haya tenido en cuenta la posibilidad del advenimiento de alguno de estos eventos esté destinado a sufrir cambios importantes, generalmente no deseados. El segundo nivel y tercer nivel en nuestra pirámide lo ocuparía lo que denominamos prioridades personales. Específicamente, dentro del segundo nivel se incluirían los ahorros para el retiro, la compra de una propiedad y tener una reserva líquida. En el tercer nivel encontraríamos la devolución de préstamos y los ahorros para los estudios de los hijos, si fuese el caso. Un cuarto  nivel de prioridades englobaría las diferentes posibilidades de crecimiento de nuestro patrimonio financiero.

No es lo más común poder poner en su justa perspectiva estas cuatro dimensiones sin algún tipo de ayuda especializada. No lo es ni para las personas que nacieron aquí, se los puedo asegurar. Y es entendible, ya que para bien o para mal (muy probablemente para los dos) se vive muy rápido. Para nosotros, los que inmigramos, es aún más difícil.

Es por ello que juntos los invito, a través de esta columna que hoy comienzo, a visitar situaciones que nos son comunes a todos, pero únicas a cada cual. Los invito a conocer más sobre cómo está organizada la sociedad quebequense y a reflexionar sobre nuestras vidas y las diferentes posibilidades que tenemos aquí en Canadá. Así, Al final de este viaje, robándole la frase a Silvio Rodríguez, como pasa con cada viaje, ya no seremos los mismos. Y la respuesta a la pregunta –¿Para usted, cuál es la lógica del Plan Financiero familiar? el desconcierto y la inquietud le serán ajenas.

Si tiene alguna duda o requiere información adicional puede contactarme a través de los números telefónicos 438 – 494-7276,  450-672-3510, ext. 248, o vía correo electrónico a guillermo.varela@agc.inalco.com.

Guillermo Varela Vallespi
gvarelavallespi@gmail.com

Nacido en La Habana, Cuba. Después de haber estudiado Ciencias Farmacéuticas y haber trabajado como investigador. Después de trocar las Ciencias Biológicas por la Gestión, de haber estudiado e...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Para Legault saber francés no debería...

La Coalition Avenir Québec de François Legault terminará el año como la gran favorita a ganar las elecciones provinciales del próximo o...

thumbnail
hover

En video: Las 12 sorpresas de...

Por 12 días la aerolínea WestJet estuvo transmitiendo sus sorpresas de Navidad a través de Facebook. Hoy la empresa reveló de dónde vin...

thumbnail
hover

Diario de un inmigrante: sueños de...

Tiradito ganó el premio “Restaurante del año en Montreal”. Su chef y copropietario es el peruano Marcel Larrea; aquí un vistazo a su ...