Jueves, 7 de julio de 2016

Cinco etiquetas que destruyen el mundo

Publicado en:
ExponencialMente
Por:
Temas:
Foto: Pablo A. Ortiz / Grupo NMFoto: Pablo A. Ortiz / Grupo NM

Últimamente, las noticias han narrado situaciones de violencia e intolerancia que generan reacciones diversas en el público: indignación, apoyo, satisfacción, tristeza, enojo, etc.

La humanidad ha intentado clasificar el entorno con el afán de entenderlo y manejarlo de la mejor manera.  Desafortunadamente, al clasificar la realidad, se le asigna una etiqueta que, por lo general, no la describe por completo. Por ejemplo, podemos hablar de la etiqueta “padres”, pero recordemos que dentro de ese grupo, hay padres muy diferentes entre sí.  A veces olvidamos que las etiquetas clasifican solamente una pequeña parte de la realidad.

Las etiquetas, desgraciadamente, también son un instrumento de la discriminación.  Todos hemos sido víctimas de la discriminación por nuestra edad, nuestras creencias, nuestro estilo de vida, nuestra forma de vestir, nuestro sexo o por cualquier otra característica personal.

He ahí cinco etiquetas que dañan la fraternidad entre seres humanos, simplemente por la creencia de que algunos grupos son mejores que otros:

  1. La etiqueta sexual. Aunque parece cosa del siglo pasado, aún hay quiénes piensan que el género o la identidad sexual nos define en cualidades, capacidades y derechos.  Una persona es mucho más que su género y merece el mismo respeto que los demás.  Es increíble leer que las mujeres tienen un sueldo promedio menor que el de los hombres o que unas atletas fueron expulsadas de sus equipos por ser gay. Estas separaciones están generando odio y rencor entre personas que podrían apoyarse y convivir en paz, enriqueciendo la existencia de todos.
  2. La etiqueta de nacionalidad. Los estereotipos de nacionalidad son reales e increíblemente injustos.  Es ridículo pensar que todas las personas de un país sean iguales, sin embargo, cada nacionalidad genera una serie de ideas preconcebidas.  Los que han tenido la oportunidad de migrar a otro país ya han experimentado este tipo de etiquetas en carne propia. Es una pena que incluso algunos inmigrantes discriminan a otros, en lugar de mostrar empatía.  Si nos damos la oportunidad podremos descubrir rasgos muy valiosos en gente de otra nación.
  3. La etiqueta racial. Aunque se parece mucho a la etiqueta de nacionalidad, la raza puede ser diferente en un mismo país.  Tristemente, en una misma nación, se discrimina a algunos paisanos por sus rasgos raciales.  Esta etiqueta ha dado origen a los peores genocidios de la historia.  Es una etiqueta muy peligrosa, por el odio que causa; injusta, porque uno no la elije; y absurda, porque nuestra raza no nos define.
  4. La etiqueta física. Es común que la gente reciba una escaneada de pies a cabeza y una reacción de aprobación o desaprobación por su apariencia física y su indumentaria. Hay que reconocer que, en ocasiones, somos muy crueles con las personas si desaprobamos su apariencia.  A veces no podemos ver más allá de su cabello, su ropa o su peso.  Esto es un gran impedimento para enriquecer nuestra red de contactos y amigos porque hay gente maravillosa que no luce como modelo de revista, y francamente, su apariencia es indiferente frente a su increíble personalidad.  Es triste que pongamos filtros de apariencia física en nuestra vida, nadie es físicamente bello eternamente y la belleza sólo describe una parte muy superficial de lo que somos en realidad.
  5. La etiqueta religiosa. Así como en los partidos políticos hay ideologías y valores diferentes, también en los grupos religiosos hay diversidad de pensamiento. Si bien es cierto que una persona de cierta religión puede cometer un acto terrible, también es cierto que una persona atea puede cometerlo. Esta etiqueta daña el crecimiento y la cooperación entre grupos.  Ya en el pasado, diferentes grupos religiosos se han enriquecido de otros y han aprendido actitudes positivas.  ¿Por qué no tratar de sumar en lugar de restar?

El momento en que veamos a las personas como individuos -como seres humanos, más allá del color de la piel, de su nacionalidad, de su apariencia física o de sus creencias- creceremos como personas y nos llenaremos de amor. Clasificar es dividir y la humanidad está en la urgente necesidad de unirse y apoyarse.

Quédate conmigo y permíteme seguir aprendiendo de ti.

 

Mariel Aranda
arandablack@gmail.com

Certificada por el CMPNL y el NLP and Coaching Institute of California. Inició este camino buscando su propia plenitud y encontró herramientas que la hicieron ver la vida desde una nueva perspectiv...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Las solicitudes de refugio se dispararon...

El gobierno de Canadá había revelado hace unos meses que se esperaba a un aumento en la cifra de solicitudes de refugio por parte de ciuda...

thumbnail
hover

Piden ayuda de la comunidad para...

Richard Arrieta falleció en su casa, en Calgary, el 10 de enero. Llegó a Canadá hace ya 10 años. Como la mayoría de los inmigrantes, es...

thumbnail
hover

Advertencia de lluvia congelada para Toronto...

Environment Canada emitió una alerta de lluvia congelada para el sur de Ontario.