Jueves, 1 de septiembre de 2016

Cuatro pasos para tomar decisiones inteligentes

Publicado en:
ExponencialMente
Por:
Temas:
Foto: Flickr / David Lee (CC)Foto: Flickr / David Lee (CC)

Todos tomamos miles de decisiones al día. Desde que decidimos levantarnos de la cama o posponer la alarma por otros 10 minutos, hasta la selección de un proveedor de servicio.  Algunas decisiones son fáciles y, casi, automáticas; pero otras decisiones son menos transparentes porque tienen múltiples impactos en nuestra vida. Mientras más alto es el costo de la renuncia, más difícil es la decisión.  En otras palabras, cuanto más tenemos que perder, más trabajo cuesta renunciar a la otra alternativa.

No existe una fórmula perfecta que nos dicte la solución a un dilema, pero sí existe un proceso que nos ayudará a tomar decisiones siguiendo un método que maximiza el impacto positivo o minimiza el impacto negativo.

Paso 1: Haz una lista de todas las alternativas posibles. A veces se nos olvida ver opciones más allá de nuestro círculo inmediato. Piensa en grande, sin limitaciones o juicios. No discrimines ninguna idea por descabellada que parezca. Contempla la opción, incluso, de no hacer nada.

Paso 2: Haz una lista de quiénes se verán afectados en cada alternativa. Considera a todas las personas, animales, plantas, entidades y agentes que se puedan ver afectados o beneficiados con tu decisión, incluso indirectamente. Toma en cuenta a quienes están más cerca de ti aunque aparentemente no tengan relación con esta decisión. Considérate a ti mismo en esa lista.

Paso 3: Evalúa el impacto de cada alternativa para todos en tu lista.  Piensa en el impacto, positivo o negativo, que tu decisión puede tener en todo tu ambiente, seres cercanos, responsabilidades, organizaciones, etc. Considera que un impacto negativo en ti mismo, de alguna manera va a representar un impacto negativo en los que te rodean. Piensa en el impacto físico, económico, emocional y de salud.

Paso 4: Selecciona la alternativa que maximiza el bienestar de todos los involucrados. Para ello, puedes asignar más peso al impacto sobre algunos involucrados que sobre otros.  Por ejemplo, un empleo nuevo tendrá más impacto en un hijo que en una mascota o en una plantita.  Y tal vez, para algunos sea más importante cómo impacta una decisión a la familia que al club de lectura. Si resulta más fácil utiliza números para evaluar la magnitud o importancia del impacto y signos positivos y negativos.  Al final puedes sumar las cifras de impacto positivo y restar las cifras de impacto negativo para cada decisión.

Nadie puede decidir por ti y tú serás quien viva con las consecuencias de sus decisiones. Pero recordar que estamos conectados a otras personas y demás agentes, nos hace pensar holísticamente. Esta guía puede sacarte de algunos dilemas y ayudarte a decidir de forma más inteligente.

Quédate conmigo y permíteme seguir aprendiendo de ti.

Mariel Aranda
arandablack@gmail.com

Certificada por el CMPNL y el NLP and Coaching Institute of California. Inició este camino buscando su propia plenitud y encontró herramientas que la hicieron ver la vida desde una nueva perspectiv...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Patrice Bernier: Todo lo que Montreal...

El capitán está de vuelta. Patrice Bernier firmó contrato de un año con el Impacto de Montreal, lo que será su última temporada como j...

thumbnail
hover

Las solicitudes de refugio se dispararon...

El gobierno de Canadá había revelado hace unos meses que se esperaba a un aumento en la cifra de solicitudes de refugio por parte de ciuda...

thumbnail
hover

Piden ayuda de la comunidad para...

Richard Arrieta falleció en su casa, en Calgary, el 10 de enero. Llegó a Canadá hace ya 10 años. Como la mayoría de los inmigrantes, es...