Lunes, 19 de Septiembre de 2016

¡Ahora me duele todo! Estrategias para disminuir el dolor muscular

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:
Foto: Flickr / Andreanna Moya (CC)

Cuando viva en Canadá sí podré hacer ejercicio, salir a caminar, comer mejor… así decía cuando veía el panorama desde mi país” comenta esta paciente. “Ya llevo más de dos años que voy de los estudios al trabajo, me he montado un montón de kilos y ¡ahora me duele todo! Espalda, rodillas, las plantas de los pies…” Hoy comparto algunas claves para comprender la relación entre el sedentarismo y el dolor muscular y cómo actuar en consecuencia.

La salud es una herramienta clave para cualquier escenario de la vida y si hablamos de migración, más relevante se vuelve: nuestro bienestar nos permite soportar el estrés del cambio sin consecuencias en nuestro funcionamiento emocional y físico.

Caminar hasta el metro y subir sus escaleras, no tener carro y hacerlo “todo a pie”, incluso tener un trabajo general cargando cajas o barriendo, no cuentan como ejercicio físico, son actividades repetitivas que a largo plazo muestran su resultado: el debilitamiento de los músculos, la disminución de la movilidad y por supuesto, el dolor. Llegamos al punto, pasemos a la acción.

¿Qué hago para sentirme mejor? Un remedio casero es colocarse compresas… ¿frías o calientes?

Frías. Cuando te lesionas rápidamente se inicia una respuesta inflamatoria comandada por la limitación de la función de un segmento de tu cuerpo, en palabras sencillas, ¡no te puedes mover bien! Las compresas frías por 10 minutos, por lo menos las primeras 72 horas posterior a la molestia, producirán disminución del dolor, ayudarán al control de la inflamación, y a la reducción del espasmo muscular.

Al usar compresas frías para tratar la inflamación de tu lesión contribuyes con la mejora de tu cicatrización y colaboras con el especialista que te ayuda en tu recuperación.

Todavía me duele…  

Los movimientos sin dolor suceden cuando nuestros músculos son competentes para soportar nuestra jornada diaria. La vida es movimiento así que requerimos de ejercicio físico para disfrutarla a plenitud. Si tu dolor tiene una zona o trayecto específico e interfiere con tus actividades diarias no lo dejes pasar, es momento de buscar un especialista, mientras tanto, ayúdate con las compresas frías.

¿Quieres una opinión profesional?  Puedes contactarme al 514-706 7562 o por el correo mairapradosalud@gmail.com.

Maira Prado
mairapradolandaeta@gmail.com

Asume la salud como una herramienta para la integración de los inmigrantes. Es licenciada en Fisioterapia en Venezuela, especialista en Ejercicio y Salud Pública del American College of Sports Medic...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Transformar una adversidad en una bendición:...

Se dice que el cambio es la única constante, y nuestras trayectorias profesionales no son una excepción. En el siglo XXI, los cambios de d...

thumbnail
hover

Cinco razones para comprar y no...

Con el paso del tiempo nuestras necesidades y objetivos van cambiando. Lo primero en que se piensa cuando la casa ya no cumple con nuestros ...

thumbnail
hover

Estrés, hábitos alimentarios y migración

Cambiar tu país de residencia es un paso de crecimiento personal trascendental.