Sábado, 22 de octubre de 2016

El uso de los poderes en Quebec (Segunda parte)

Publicado en:
Actualidad Notarial
Por:
Temas:
firma documentoFoto vía Pixabay

¿Power of Attorney, procuration, mandato o poder? Tantas denominaciones diferentes pueden llevarnos a confusión. ¿Es que son sinónimos o hablamos de documentos diferentes? ¿Cuál es su contenido y cuales las consecuencias de firmarlo?

Para despejar la primera duda inicial, debemos decir que en líneas generales, todos los términos refieren al mismo tipo de documento y a los mismos fines, aunque llamados de diferente manera por los sistemas jurídicos de los diferentes países.

Veamos algunas definiciones entonces, desde la óptica de la ley:

Cuando la ley habla de MANDATO, en estricto derecho, se refiere al contrato por el cual una persona, llamada mandante da a otra la facultad para representarlo en el cumplimiento de uno o más actos o negocios jurídicos, que la otra persona, llamada mandatario se obliga a ejercer en nombre del mandante.

Este contrato, que puede ser escrito o verbal, implica un conjunto de instrucciones acerca del acto o negocio que el mandatario llevará a cabo.

La aceptación del mandato por el mandatario, podrá ser expresa o tácita, es decir, podrá aceptar cumplirlo por escrito, o simplemente ejecutarlo, en cuyo caso se interpretará que lo aceptó.

Sin embargo, ese conjunto de instrucciones son dadas por el mandante al mandatario exclusivamente y sin ninguna intervención de terceros.

Como podemos ver entonces, cuando la ley habla de Mandato, se está refiriendo al contrato que une al Mandante y Mandatario, pero no al instrumento o documento  en si mismo.

Sin embargo, como los terceros son ajenos al contrato que une al mandante y al mandatario, no están en condiciones de saber si el mandatario recibió realmente las instrucciones del mandante, cuál es el alcance de estas instrucciones y más importante aún, cómo sabrán esos mismos terceros que el mandante quedará obligado por los actos que cumpla el mandatario  en su nombre. En otras palabras, ¿cómo podrán probar los terceros que contratan con el mandatario, que este tiene facultades suficientes para obligar al mandante?

Por ello, para que el tercero contrate con el mandatario en representación del mandante, el poder de representación del mandatario deberá surgir de un documento escrito. Por otra parte, a los fines de la prueba de su calidad de representante el documento deberá cumplir con ciertos requisitos.

Este documento escrito es el que conforme a la ley de Quebec recibe el nombre de PROCURATION en francés, POWER OF ATTORNEY en inglés y que en la mayoría de los países de habla hispana lamamos PODER o MANDATO.

Si bien ese escrito en principio no exigiría formalidades, quien lo acepte querrá asegurarse de la autenticidad de la firma del mandante, a fin que en el futuro éste no niegue su firma o el hecho de haber dado el poder o el alcance de las facultades que le dio al mandatario.

A fin de que el poder o la firma del mandante gocen de autenticidad, el poder podrá ser hecho por acto notarial o por instrumento privado en el cual la firma del mandante será autentificada por un oficial público o un oficial de “assermentation”.

Este rol en Quebec es ejercido por abogados, notarios y aquellas personas que se encuentren certificadas para hacerlo.

Sin embargo, en muchos países de destino en el cual el poder será utilizado la ley podrá exigir que el mismo sea otorgado por ante un notario. Por ello, es siempre recomendable consultar con un profesional del país donde el poder será utilizado, cuales son los requisitos de forma del poder.

El poder podrá ser especial, o sea, para un negocio jurídico determinado, o general, es decir para representar al mandante en todo tipo de actos. También podrá ser especial y específico, cuando no solo deben darse facultades especiales (por ejemplo para vender) sino también la designación de la “cosa” o bien objeto del poder. (Poder para vender un inmueble en particular).

Si el mandato está redactado en términos generales, la mayoría de las legislaciones interpretarán que el mandatario solo puede efectuar actos de simple administración.

Por ello, si se desea dar un mandato amplio, o sea para el ejercicio de múltiples facultades, es necesario que determinadas facultades como la de comprar, vender, donar, hipotecar, tomar prestado, entre otras, estén específicamente mencionados.

En algunos países y para determinados actos la ley podrá exigir, poderes especiales y más aún específicos. Es recomendable consultar con un profesional del país donde el poder será utilizado para asegurarse de elegir el formato adecuado.

Por último, el mandato se presume gratuito, salvo el caso del mandato profesional, en que se presume oneroso. Este sería el caso de un poder en favor de abogado, notario, contador,  administrador, etc, para que éste lleve a cabo tareas propias de su actividad profesional.

La presente columna es hecha a título general e informativo, sin otra pretensión que la de ilustrar al lector sobre los  aspectos notariales vinculados  al  diario vivir de una persona en la provincia de Quebec. Queda el lector invitado a buscar las respuestas concretas a sus necesidades notariales con el consejo de su profesional de confianza. 

NOTARIA Rosana Gabriela BER,  TE: 514-513-9788

rber@montreal-notaire.com, www.montreal-notaire.com

Para ver la primera parte de este tema, pueden entrar aquí.

Rosana Gabriela Ber
rber@montreal-notaire.com

Notaria en la provincia de Quebec desde el año 2010, luego de seguir estudios de equivalencias y diploma en derecho notarial en la Universidad de Montreal, donde estoy a cargo de mi propio estudio. H...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

No todos están contentos con la...

La semana pasada el gobierno de Quebec presentó una nueva campaña destinada a destacar la diversidad de la provincia y promover las relaci...

thumbnail
hover

Autodetermínate

Te han dicho varias veces que no en un trabajo. Tal vez tu llegada a este país ha estado llena de retos. Pensabas que no ibas a encontrar t...

thumbnail
hover

¡Con la jubilación me cayeron los...

Es una frase súper común entre los adultos mayores. Otra más “antes no me dolía nada y ahora tengo de todo”. Javier Yanguas, doctor ...