Jueves, 3 de noviembre de 2016

A la escala humana: La búsqueda de empleo, paso 7 de la Hoja de Ruta profesional

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:
empleo-computadora-laptopFoto vía Pixabay

Ha llegado la hora, estimados lectores. Estamos en el paso final de nuestra Hoja de ruta profesional de siete pasos, el cual será el tema de nuestros próximos dos artículos.

Este es el paso en el que le sacamos provecho no sólo a la información que hemos recopilado, sino también a la red de contactos que hemos desarrollado a lo largo de los pasos previos. Ahora, centraremos todos nuestros esfuerzos en la búsqueda de empleo.

Paso 7: la búsqueda de empleo

Ya ha asimilado las estadísticas que indican que el 80 % del mercado laboral está oculto: donde los puestos vacantes se ocupan sin haber sido nunca publicados; estos se les otorgan a las personas que han sido recomendadas por otros o respaldadas por un contacto mutuo.

Para siquiera estar al tanto de estas oportunidades ocultas, se necesita cierta proximidad a la persona que está buscando nuevos empleados, y dicha cercanía es aún más esencial para ser considerado para los puestos en cuestión.

Por esta razón, proporcionalmente, debería dedicar el 80 % de sus esfuerzos a relacionarse con lo demás, mientras que puede seguir dedicando el 20 % restante a enviar solicitudes de empleo en respuesta a las ofertas publicadas en sitios web, como los de las bolsas de trabajo o los de los portales de las empresas.

A continuación, dos puntos claves para mantenerse bien encaminado:

  1. Investigue y comuníquese con los empleadores

Digamos, por ejemplo, que necesita un contador o un fisioterapeuta, lo más probable es que usted le pida a las personas de su entorno que le recomienden a alguien antes de buscar en las Páginas Amarillas o en Google. Póngase en esta misma situación para entender la perspectiva del empleador.

Aunque nos gustaría que el mercado laboral fuese transparente y objetivo, el boca a boca y las recomendaciones personales siguen siendo herramientas poderosas. En vez de invertir tiempo y dinero en un proceso de selección incierto en el que se publican ofertas y se reciben solicitudes anónimas, a nuestro posible futuro supervisor dichas herramientas le inspiran confianza, ya que un contacto mutuo está dispuesto a poner su reputación en juego para respaldar nuestra candidatura.

De hecho, puede que los empleadores consideren la publicación de una oferta como último recurso. Precisamente, es por esto que su red de contactos es tan valiosa.

La red de contactos profesionales le abre puertas para adquirir información sobre empresas e instituciones específicas y buscar empleo en las mismas. Una red compuesta por antiguos colegas, compañeros de clase, profesionales de su sector y posibles empleadores puede ser cultivada para convertirse en una serie de vínculos estrechos basados en la confianza mutua y el apoyo profesional (consulte el artículo previo) a los que podrá recurrir si necesita ayuda en su búsqueda de empleo. La clave está en posicionarse como un profesional que ofrece algo de valor en vez de alguien que está pidiendo un favor.

Investigar acerca de empleadores específicos y comunicarse directamente con ellos es aún más importante si su perfil sobre el papel no encaja a la perfección –ya sea por una cuestión de competencias lingüísticas, credenciales o experiencia laboral– porque puede que necesite que alguien llame la atención de los reclutadores a su candidatura. También es en esta situación que sus habilidades interpersonales pueden darle una ventaja en el proceso.

Dicho esto, no olvide que su red de contactos le permite llamar directamente a la puerta en lugar de llegar como parte del correo. Para conseguir una oportunidad real, necesita un currículo y una carta de presentación convincentes adaptadas a cada organización y oferta de empleo a las que pretende enviar su solicitud.

  1. Prepare su currículo y su carta de presentación

Hay un sinfín de recursos a su disposición para guiarlo a la hora de redactar y editar dichos documentos. Aunque existen reglas generales a seguir y los detalles tienden a cambiar según las tendencias, las diferencias en la presentación son a menudo cuestión de gustos.

Lo que sí es esencial es adaptar el documento a cada puesto y empleador que le interese, mientras resalta sus cualificaciones, motivaciones y cómo su perfil corresponde con el del candidato que busca el empleador en cuestión.

Ya ha enviado su currículo y lo han llamado. Ha logrado comunicar por escrito cómo su perfil responde a las necesidades del empleador, un contacto mutuo ha hecho que su candidatura resalte y, ahora, su empleador ideal le ha pedido que acuda a una entrevista.

¡No se pierda nuestro próximo artículo dentro de dos semanas, en el cual le enseñaremos cómo relucir! Mientras tanto, ¡sonría! ¡Puede que esté estableciendo vínculos esenciales sin saberlo!

Lea todos nuestros otros artículos en http://publications.mcgill.ca/continuingstudies/

Puede conectar con la Escuela de Educación Continua de la Universidad McGill a través de LinkedIn.

¿Quieren leer más sobre la Hoja de Ruta Profesional? Aquí:

Para conocer más sobre la Escuela de Estudios Continuos de la Universidad McGill, pueden entrar aquí.

Artículos relacionados

thumbnail
hover

El costo para Canadá de eliminar...

Desde el pasado 1ro de diciembre los ciudadanos mexicanos no necesitan una visa para visitar Canadá. El primer ministro Justin Trudeau, con...

thumbnail
hover

La Nathan Phillips Square de Toronto...

Si se trata de Navidad, no hay nada mejor que un poco de sana competencia. Luego del tradicional Christmas Market del Distillery District, T...

thumbnail
hover

Diario de un inmigrante: Mi primer...

Afuera de la sinagoga anochecía y nevaba. Era mi primer día de empleo en la ciudad. Había llegado a las nueve de la mañana y me iría a ...