Martes, 15 de noviembre de 2016

Doctor Strange

Publicado en:
Reflexiones en 35 mm
Por:
Temas:
doctor-strange

(2016) Dir. Scott Derrickson

Pocos estudios han logrado lo que Disney y Marvel Studios han hecho en menos de una década. Esta colaboración ha catapultado un género de nicho, los superhéroes, de un medio especializado, historietas, a convertirse en un monstruo cultural y encabezar una de las industrias de la cultura pop más importantes de la contemporaneidad. El medio escogido para la expansión y popularización del “Universo Marvel” ha sido el cine. La más apropiada herramienta para recrear y expandir los visuales, la magia, el carácter, la acción y los superpoderes creados en las historietas. La evolución de los efectos especiales en computador ha sido la plataforma perfecta para crear universos que hasta hace solo 20 años hubiesen lucido ridículos en la gran pantalla, con efectos tradicionales. Si se suman los riesgos tomados a nivel de casting y escogencia de los directores, se podría decir que el éxito de las películas de Marvel son una combinación entre estar en el lugar indicado, en el momento indicado y de tomar riesgos creativos que amplíen el contenido del producto original.

Con Doctor Strange son 14 las películas que Marvel ha producido desde Iron Man (2007). Todas estas cintas han encabezado la cartelera de cine a nivel mundial el fin de semana de su estreno; han ofrecido al menos 20 personajes principales y las historias se han expandido a otros medios como la TV, con Marvels Agents of S.H.I.E.L.D. y Agent Carter, el streaming con el miniuniverso Marvel de Nueva York creado para Netflix, y el de las historietas que han alimentado las historias de la gran pantalla, y a su vez se han alimentado de las nuevas conexiones creadas en el cine y la TV. En cuanto a dinero, se han invertido en estos films un aproximado de 2.500 millardos de dólares obteniendo ganancias de alrededor de 10.500 millardos de dólares, una cifra increíble. Pero lo mejor de todo este fenómeno es que las cintas en sí son excelentes y se superan a sí mismas una y otra vez siendo fieles a los personajes, las historias y la audiencia.

A este punto estamos en lo que Marvel Studios ha denominado la tercera fase en el desarrollo del Universo Marvel. Cada fase tiene un sentido y una razón para seguir desarrollando historias, lo que habla de un muy buen pensado plan del arco de la historia en general, evitando potenciales tentaciones de improvisación y hacer película solo por el dinero, en conclusión, es una estrategia anti-Hollywood, una industria que es experta en improvisación y falta de planificación.

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Foto: Captura de pantalla / YouTube

La primera fase, que va desde Iron Man (2008) hasta Marvel´s The Avengers (2012), se dedicó a establecer los personajes y las historias que servirían de base para la unificación y dinámica de los Avengers como grupo. Una vez establecido el universo al que estos personajes pertenecen, la fase dos, que va desde Iron Man 3 (2013) hasta Ant-Man (2015), expandió el mundo que habitan los superhéroes y empezó a introducir las consecuencias de las actividades de los Avengers en nuestro planeta y en otros universos. Por decirlo de alguna manera, esta fase introdujo un elemento fundamental de todos los superhéroes resumido en la célebre frase que el tío Ben dijo a Peter Parker, mejor conocido como Spiderman: “con grandes poderes, vienen grandes responsabilidades”.

La tercera fase, que empezó con Captain America: Civil War (2016) y aún continúa, hasta ahora ha hablado del miedo y el consecuente control que han generado las acciones de los Avengers y otros superhéroes, lo que ha acabado con la estabilidad del grupo y los ha dejado parados en diferentes bandos.

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Otro elemento particular de este fenómeno es el casting. A diferencia de la mayoría de los estudios de Hollywood, Marvel se ha mantenido fiel al principio de escoger al mejor actor para cada papel, independientemente de su fama o estatus. De este modo, estas cintas han dado la bienvenida a leyendas de Hollywood como Jeff Bridges, Robert Redford, Anthony Hopkins, Samuel L. Jackson y Michael Douglas. También han rescatado las carreras de Robert Downey Jr. y Chris Evans; y han lanzado al estrellato a un puñado de actores como Chris Hemsworth, Chris Pratt y Tom Hiddleston. Quizás el único elemento en el Universo Marvel que no se lleva todos los puntos en cuanto a casting es en el aspecto femenino. No es que no haya tenido grandes estrellas en sus elencos. Natalie Portman, Rene Russo y Gwyneth Paltrow han tenido participación en el Universo y actrices como Cobie Smulders y Hayley Atwell han ganado lo que se denomina una fanaticada de culto, pero en general solamente Scarlett Johansson ha sido estrella en este mundo, y ni siquiera ha tenido su propia película.

Doctor Strange no es la excepción en cuanto a un casting excepcional. De los cinco actores principales, cuatro han sido nominados a los Óscar. En el lado de las chicas Rachel McAdams, quien tiene el papel de Christine Palmer, exnovia y simpatizante de Dr. Stephen Strange, fue nominada como mejor actriz de reparto por su rol en Spotlight (2015) ganadora de mejor película en los recientes Premios de la Academia, mientras Tilda Swinton, quien interpreta a The Ancient One, ganó en esta misma categoría por su rol en la película Michael Clayton (2007).

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Foto: Captura de pantalla / YouTube

En cuanto a los hombres, Chiwetel Ejiofor, quien tiene el papel de Mordo, fue nominado por la película ganadora del trofeo a mejor película por 12 Years a Slave (2013) y el superpopular Benedict Cumberbatch, nada más y nada menos que el mismo Doctor Strange, fue nominado en 2015 por The Imitation Game (2014).

¿Quién es Doctor Strange? Un rápido vistazo a la internet nos dice que el personaje nació en 1963 para introducir un aspecto mágico al mundo de las historietas de Marvel. La historia de origen es la base de la película y se trata de un brillante neurocirujano que luego de que un accidente de auto destruyera sus manos empieza a recorrer el mundo hasta encontrar el misticismo de las enseñanzas del brujo The Ancient One para luego superar a sus maestros y convertirse en uno de los magos más poderosos de la galaxia. El superhéroe original fue un favorito de la década subsiguiente especialmente por su alto contenido en misticismo, sus historias grandiosas e increíbles ilustraciones, elementos que iban muy bien con la movida alucinógena de la época.

Ahora bien, hemos hablado antes de como todas las decisiones que se toman en el Universo Marvel corresponden a un plan gigantesco, y es en este sentido que Doctor Strange tiene importancia como cinta. La base de la historia de Doctor Strange ocupa la primera mitad de la película, pero suma un elemento fundamental en la evolución del personaje: su arrogancia, así la cinta se convierte en una historia de redención y alcance de la humildad de parte del personaje principal. Luego de su accidente, depresión y de una horrible conversación con su ex, Christine Palmer, personaje al que lamentablemente no se le da mucho desarrollo pero que brilla en las manos de McAdams, Doctor Strange sigue la pista de un culto en el lejano oriente al que es bienvenido por The Ancient One, un jugoso papel para Swinton y que en las historietas originales era representado por un anciano asiático, bajo la objeción de Mordo.

Foto: Captura de pantalla / YouTube

Foto: Captura de pantalla / YouTube

La arrogancia y aspecto sabelotodo de Doctor Strange alimentan no solo el desarrollo de la cinta sino también su aspecto humorístico muy típico de Marvel. El personaje, por ejemplo, insiste durante toda la cinta que lo llamen doctor a pesar de que varios títulos le son puestos y las situaciones son cada vez más lejanas a un contexto normal donde el título no parece ser importante para nadie más. Como en toda historia de superhéroes, tiene que haber un villano del que se empieza a hablar al momento en que Doctor Strange llega a las puertas del templo de entrenamiento del ejército de The Ancient One. Se trata de un exmiembro del grupo que ha pasado al lado oscuro y ahora busca, por supuesto, destruir al mundo. Este malvado es Kaecilius, interpretado impecablemente por el brillante Mads Mikkelsen, quien es el único del elenco que no tiene una nominación a los Óscars pero quien seguramente merece una, o varias, por su amplia carrera.

Así los elementos de la historia: el viaje personal de evolución de Doctor Strange; la misión del grupo de The Ancient One de proteger la Tierra;  y la amenaza de Kaecilius, nos llevan a la segunda parte de la cinta, que despega de lo que hemos visto para convertirse en un espectáculo visual como pocos en el cine. A mitad de la cinta nos presentan la razón de la existencia del templo, un fuerte que protege la Tierra de fuerzas oscuras provenientes de otras dimensiones a las que los entrenados pueden acceder y hasta cierto punto manipular a través de hechizos y armas mágicas. Los escudos de energía que sirven de protección al planeta y son manejados por los místicos tienen como sedes principales Hong Kong, Londres y Nueva York. Kaecilius los está destruyendo para poder permitir la invasión del planeta por una oscura fuerza que llevará nuestra galaxia un mundo de sufrimiento infinito. Cuando Doctor Strange se entera de este propósito se convierte en el principal luchador de la causa cerrando así su historia personal, ya que se da cuenta que su propia existencia y ego son nada en comparación a las fuerzas del universo, sin contar un cercano encuentro con la muerte y su ex.

Una vez que Kaecilius empieza a desmontar el escudo energético protector, Doctor Strange, The Ancient One, Mordo y otro monje, Wong, deben saltar de una dimensión a otra para evitar un desastre, y es entonces cuando el director Scott Derrikson y su equipo de efectos especiales hacen despliegue de todo el poder de la magia moderna causando un verdadero espectáculo visual, aliñado por excelentes batallas y el descubrimiento del mejor sidekick hecho de tela desde la alfombra mágica de Aladdin (1992), la Capa de Levitación. El resultado de esta batalla es hasta cierto punto predecible, especialmente en cuanto a lo que se refiere al destino de Kaecilius, pero es también impredecible y bastante gracioso, en cuanto a los recursos que usa Dosctor Strange para salvar la Tierra.

En definitiva, esta cinta es otra ganadora en el Universo Marvel y su función dentro del arco de la fase tres del estudio es casi obvia durante la segunda mitad de la cinta. Es descubierta también en una de las famosas escenas poscréditos que ya se han hecho famosas. Disfruten este film que es no sólo una aventura, sino también encantador y está lleno de humor, aventuras y acción. No se puede pedir más.

Alan Abuchaibe
alanabu@gmail.com

Venezolano, profesional de las comunicaciones con una pasión natural por el cine. Antes de emigrar a Canadá Alan mantuvo una extensa carrera como crítico de cine en impresos y radio, actualmente tr...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

No todos están contentos con la...

La semana pasada el gobierno de Quebec presentó una nueva campaña destinada a destacar la diversidad de la provincia y promover las relaci...

thumbnail
hover

Autodetermínate

Te han dicho varias veces que no en un trabajo. Tal vez tu llegada a este país ha estado llena de retos. Pensabas que no ibas a encontrar t...

thumbnail
hover

¡Con la jubilación me cayeron los...

Es una frase súper común entre los adultos mayores. Otra más “antes no me dolía nada y ahora tengo de todo”. Javier Yanguas, doctor ...