Jueves, 24 de noviembre de 2016

Aniversario 375 de Montreal: El difícil debate sobre la diversidad y el video de la discordia

Publicado en:
514 Ideas
Por:
Temas:
Video Montreal Aniversario 375Foto: Video Aniversario 375

Si no es por Marc Cassivi nadie se hubiera dado cuenta y el debate sobre la diversidad de Montreal en las fiestas por el aniversario 375 de la ciudad se habría limitado a algunos tuits y uno que otro blog.

Fue el texto de opinión publicado en La Presse Plus que obligó al comité organizador de las festividades a borrar un video y pedir disculpas públicas.

Un tema complejo que muchas veces es secuestrado por los más radicales de un lado y otro.

El video de la discordia era una publicidad para un show de televisión en el que se presentará la programación del aniversario 375 de Montreal bajo el eslogan Montréal s’allume, que se celebrará a lo largo del año 2017. Es un video alegre, colorido que hace ver una ciudad que muchos disfrutamos.

Pero había un problema. No había diversidad. Y no hablamos solo de personas de raza negra, mixta, asiáticos o indígenas. Hablamos de diversidad en sentido general, que incluye el italiano o griego, el latino de raza blanca o el vietnamita que creció aquí.

Era una publicidad que iba en contra de las estadísticas. El 56% de población de la segunda ciudad más importante de Canadá nació en el extranjero o al menos tiene un padre nacido fuera de estas fronteras.

Si vamos un paso más allá: un tercio de la población montrealesa (32%) es parte de una llamada minoría visible.

Racismo vs. Statu quo

Lo delicado de entrar en este debate con las cifras en la mano es que rápidamente puede ser enfrentado por el argumento preferido de los que temen al cambio: “Ah, ¿es que entonces tenemos que imponer cuotas de diversidad?”.

No se trata de eso. Creo que ningún inmigrante o ningún miembro de una minoría visible, así sea millonario y exitoso, o así tenga problemas para integrarse y esté enfrentando la pobreza, quiere que le den algo en las manos sin habérselo ganado.

El término clave aquí es “meritocracia”, es poder contar con la oportunidad de demarcarte si te esfuerzas y tienes el talento. Es ser tomado en cuenta como uno más del grupo, de esa gran comunidad que llamamos “Montreal”.

Si a eso vamos, las mismas estadísticas dirían que es imposible (0%) que no exista ni un inmigrante o miembro de una minoría visible con la capacidad, talento y esfuerzo para ganarse un lugar en los medios, como vocero de este evento. Como músico, actor o simplemente como un ciudadano modelo.

Gilbert Rozon, presidente del comité organizador de las fiestas por el 375 dijo que “la responsabilidad es completamente mía”, durante una entrevista con Radio-Canada. Además, reveló que si bien aprobó el video sin verlo, existe la posibilidad de que si hubiera visto la publicidad igual hubiera dado el “ok” para su publicación.

Personalmente le creo al señor Rozon. Su explicación demuestra esa brecha que existe entre la conformidad y el racismo y que es bien marcada en Montreal. De ahí lo difícil de atacar el problema.

No creo que la agencia que creó la publicidad sea racista, ni tampoco el comité del aniversario 375. Como tampoco creo que es racista la señora o señor de recursos humanos que deja de lado el CV de un Mohammed o un Luis Pérez, como suele pasar en proporciones alarmantes.

Esa falta de representación en los medios y en muchas partes claves de la sociedad es producto de un temor al cambio y una comodidad por no tomar riesgos.

Es la razón por la que Robert Charlebois o Guy A. Lepage (con todo el mérito que tienen) siempre van a tener una ventaja sobre cualquier otra figura que rompa esa monotonía que el público ha estado acostumbrado a ver por décadas

Es esa comodidad que muchas veces va incluso en contra de la visión particular que tiene Montreal dentro de Quebec, de su especificidad que cada vez parece crear deux solitudes, entre el 514 y el “ROQ” (Rest of Quebec) y que muchas veces empuja a los medios a pensar más en los cinco millones de habitantes en toda la provincia fuera de Montreal que en los 3,5 millones del área metropolitana de su ciudad más importante.

¿Qué hacer al respecto? Creo que las piezas están ahí, falta es armarlas en el orden perfecto. Para los inmigrantes es seguir dando ese extra para ser tomado en cuenta, es integrarse, es leer lo que piensan los “locales”, conocer sus programas de televisión, su star-system, sus gustos y sus temores.

Así estaremos preparados para aprovechar el momento cuando la lógica impere y termine implementando los cambios, los cuales llegarán, de eso no tengo duda.

Pablo A. Ortiz
pablo@noticiasmontreal.com

Fotógrafo, periodista y uno de los fundadores de NM Noticias. Venezolano-canadiense con experiencia como periodista deportivo especializado en fútbol. Viven en Montreal desde hace varios años con s...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Leduc Country Lights, la familia de...

Las mejores tradiciones suelen ser las que nacen sin interés alguno, de una idea que una persona puede tener para darle algo a su comunidad...

thumbnail
hover

¿Estás listo para adquirir una propiedad?

La emoción, la ansiedad, la desinformación y hasta la necesidad de tener una casa, muchas veces llevan a los compradores a tomar decisione...

thumbnail
hover

Inmigración Canadá: La reunificación familiar de...

El ministro de Inmigración de Canadá anunció este miércoles un ambicioso plan para reducir los tiempos de espera de los casos de reunifi...