viernes, 6 de enero de 2017

El espejo retrovisor

Publicado en:
ExponencialMente
Por:
Temas:
Foto: Vía Pixabay

La vida desde el asiento del conductor.

Al conducir un automóvil, es útil echar un vistazo por el espejo retrovisor de vez en cuando para considerar lo que hay detrás y tomar mejores decisiones sobre lo que hay adelante. 

El problema de mirar por ese espejo demasiado tiempo es que podemos perdernos de lo que está por venir. A veces mirar hacia atrás se convierte en una tentación y luego en una obsesión.

El camino que ya recorrimos nos da certeza porque ya sabemos lo que sucede después. Si, además de todo, jugamos con las posibilidades alternativas que ya no tienen oportunidad de suceder, comenzamos a vivir en el mundo de la fantasía. 

El espejo retrovisor es una espada de dos filos. Puedes aprender de él o utilizarlo para evitar ver el camino que está enfrente; que, por cierto, no dejará de presentarse por el simple hecho de no prestarle atención.

VER TAMBIÉN: 

El camino de atrás jamás será más importante que el camino de adelante. No importa si creemos que allá éramos mejores conductores. El camino de adelante es el que estamos recorriendo ahora y donde sí podemos jugar con posibilidades reales.

 

Mariel Aranda
arandablack@gmail.com

Certificada por el CMPNL y el NLP and Coaching Institute of California. Inició este camino buscando su propia plenitud y encontró herramientas que la hicieron ver la vida desde una nueva perspec...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Canadá recibe 50 perros rescatados de...

Cincuenta perros, muchos de ellos desnutridos, enfermos o heridos, llegaron a Canadá, provenientes de Corea del Sur, donde estaban en una g...

thumbnail
hover

¡Empezó el frío! Los beneficios de...

Cambio de horario, menos luz solar, días más cortos y… más frío. El pensamiento colectivo te lleva a tomar acciones como evitar salir ...

thumbnail
hover

Una vez más un autobús de...

La primera tormenta de nieve de esta temporada golpeó gran parte de Ontario y Quebec y, como muchos esperarían, el caos no tardó en impla...