viernes, 17 de febrero de 2017

El valor de decir “no”

Publicado en:
ExponencialMente
Por:
Temas:

Aunque puede ser un poco controversial el tema, dado que algunos psicólogos difieren, es innegable que el decir “no” tiene grandes ventajas en ciertos contextos.

He aquí cinco casos en que resulta particularmente benéfico:

  1. Educando a un niño. Algunos expertos sugieren que es mejor darle opciones a un niño en lugar de decirle “no”. Por ejemplo, en lugar de decirle que no le quite el juguete a su hermanito, darle la opción de compartir el juguete o ir por otro. Sin embargo, en el mundo real, hay ocasiones en que la respuesta del padre debe ser no. Establecer límites es vital para que el niño aprenda que el mundo no gira alrededor de él, para que aprenda a manejar la frustración de no obtener todo lo que desea y para que aprenda a respetar a los demás. Por ejemplo si el niño le pega a su hermanito, el decirle “mejor abrázalo” no impone un límite, solamente establece que abrazarlo es mejor, pero pegarle no está prohibido o no es mala opción. En esos casos es útil que el niño conozca la palabra no y el concepto de las reglas, ya que el mundo funciona con permisos y prohibiciones.
  2. Estableciendo límites personales. Frecuentemente tratamos de ser superhéroes que aceptan todos los retos, asumen responsabilidades adicionales o se hacen de compromisos extra. Vivimos en una era en la que hacer más es una ventaja competitiva. En una sociedad en la que decir “no” puede hacernos parecer antisociales, poco cooperativos, perezosos o aburridos, la presión por siempre decir “sí” es cada vez mayor. A veces en lugar de vivir con más intensidad o de balancear nuestra vida, el hecho de tomar cargas adicionales nos saca de balance, nos quita descanso o nos orilla a quitar tiempo de calidad a otras cosas importantes de nuestra vida.
  3. Estableciendo límites sociales. La presión social a veces nos persuade de hacer cosas que no deseamos y no siempre en nuestro beneficio. Recuerdo que en una fiesta infantil, mis compañeras querían jugar con agua, pero yo no estaba de humor para empaparme. Así que me mantuve al margen. Pero mis compañeritas tenían otra idea, les parecía que no era inclusivo tener gente que no participara de la diversión de la fiesta. Al final alguna compañera vino a razonar conmigo y a explicarme que para ser parte del grupo, tenía que dejar que me cayera un poco de agua por lo menos. Para otras personas esta experiencia puede ser con alcohol, drogas, sexo, actos criminales o retos peligrosos, en lugar de agua. Es sabio decir “no” cuando el grupo social que nos está presionando no refleja los valores que queremos en nuestra vida.
  4. Renunciando a lo que nos aleja de nuestro objetivo. “Decidir es renunciar”, decía una maestra. Y es verdad, aunque sea por un tiempo limitado. En la mayoría de las ocasiones, no se puede tener todo lo que se desea al mismo tiempo. Por ejemplo, decidir ahorrar implica evitar hacer gastos que no sean estrictamente necesarios. Todas esas decisiones implican renuncias y a veces esas renuncias son difíciles pero necesarias para lograr un objetivo. Decir “no” a las otras opciones resulta indispensable para enfocarse en lo que se persigue.
  5. Priorizando. Pueden presentarse situaciones en las que decir “sí” afectarán una prioridad en nuestra vida. Por ejemplo, tomar un trabajo en otra ciudad puede mantener a un padre lejos de sus hijos, siendo que éstos son su prioridad. Aunque esas opciones tengan su lado positivo, también conllevan un sacrificio y tener claras cuáles son las prioridades nos ayudarán a no sacrificar lo más importante por beneficios secundarios.

Las opiniones pueden diferir y, por supuesto, los contextos cambian los criterios.  Los puntos anteriores son generalidades, pero siempre pueden haber casos específicos en los que nos vemos obligados a cambiar las prioridades, flexibilizarnos, hacer sacrificios aparentemente superfluos y tomar riesgos.

Aún así, la palabra “no” puede ayudarnos a recuperar el balance, mantener las prioridades y administrar nuestras fuerzas.

Para poder decirle “sí” a lo más importante, ¿a qué le dirás “no”?

Quédate conmigo y permíteme seguir aprendiendo de ti.

Mariel Aranda
arandablack@gmail.com

Certificada por el CMPNL y el NLP and Coaching Institute of California. Inició este camino buscando su propia plenitud y encontró herramientas que la hicieron ver la vida desde una nueva perspectiv...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Estos son los 10 mejores “nuevos...

¿Dónde se encuentra el mejor nuevo restaurante de Canadá? Esa es la respuesta que por cinco años en fila ha respondido Air Canada… sí...

thumbnail
hover

El gobierno federal no cierra la...

No todos han quedado contentos con el proyecto de ley 62 que aprobó el gobierno de Quebec esta semana y que busca reafirmar la neutralidad ...

thumbnail
hover

Homicidio en un supermercado Maxi: Declaran...

Uno de los crímenes que más sacudió a Montreal llegó a su resolución. Randy Tshilumba fue declarado culpable de homicidio en primer gra...