viernes, 16 de junio de 2017

Cinco pasos para revertir una mala impresión

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:
Foto: Providence Doucet

¿Alguna vez has sentido que le caíste mal a alguien que acabas de conocer? ¿Cuál es tu reacción hacia esa persona? La mayoría de las veces, reflejamos lo que percibimos.

Una vez, cuando era estudiante de universidad, conocí a una chica extrovertida y divertida. Desafortunadamente, yo percibí que le caía mal. Mantuvimos una relación diplomática, pero en el fondo yo sabía la verdad. Mi reacción inicial en este tipo de situaciones era cerrarme y poner distancia entre la otra persona y yo, pero esta vez me sucedió algo diferente: tuve la sensación de que aún podía cambiar de opinión. Y así fue. Al final terminamos siendo amigas.

¿Qué nos ayudó a transformar la relación? Cinco puntos clave:

  • Mantener la diplomacia. Una vez que se pierde el respeto y que se muestra hostilidad, es difícil volver atrás.  No se puede des-decir lo que ya se dijo.
  • Dar el beneficio de la duda. No porque creamos que sabemos algo, realmente conocemos la verdad. A veces juzgamos mal a las personas o sus sentimientos. Muchas veces las acciones o actitudes de otros no tienen qué ver con nosotros, sino con algo que ignoramos. Nunca sabremos las batallas que están librando los demás.
  • Ser amable. La sonrisa sincera tiene el poder de revertir los efectos de las primeras impresiones. Tratar a otros con amabilidad aunque no sean nuestras personas favoritas demuestra madurez e inteligencia. En un ambiente laboral, demuestra profesionalismo. La amabilidad mantiene la puerta abierta para que una relación mejore.
  • Brindar apoyo. Estar disponible para echar una mano a alguien que lo necesita tiene muchos frutos positivos. No se trata de ser servil para ganar el favor de la gente, se trata de ofrecer apoyo sincero cuando alguien lo necesite de verdad. Además de la satisfacción personal que produce el hecho de ser útil, el apoyo hace a la gente saber que no está sola y eso estrecha las relaciones.
  • Buscar lo bueno en otros. Recordemos que todas las personas tienen luz y oscuridad. Nadie es perfecto. Si nos concentramos en los aspectos negativos, toda nuestra percepción va a sufrir un sesgo que no nos va a permitir ver el lado bueno de la gente. Si buscamos lo bueno, seguramente lo encontraremos, aunque eso no signifique el inicio de una larga amistad. Buscar la luz en las personas nos va a dar perspectiva y habilidad para llevar a cabo los puntos anteriores.

Hay relaciones que no comienzan con el pie derecho, pero que es preferible llevar por el lado bueno, como las relaciones laborales y familiares, en donde la convivencia es inevitable y es mejor que sea positiva. Si hacemos sentir a los demás aceptados, estaremos dando un paso hacia una mejor relación.

Por cierto, he de decir que sí le caía mal a esa amiga que les contaba al inicio del artículo. No era imaginación mía. Un día se sinceró conmigo y me confesó la verdad. Nos dio risa. Realmente se puede cambiar una primera impresión… una segunda, y hasta una décima impresión.  Nunca es tarde para cambiar.

Mariel Aranda
arandablack@gmail.com

Certificada por el CMPNL y el NLP and Coaching Institute of California. Inició este camino buscando su propia plenitud y encontró herramientas que la hicieron ver la vida desde una nueva perspectiv...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Ante la presión Quebec modifica el...

El gobierno de Quebec decidió dar un giro en su consulta sobre la discriminación sistémica y el racismo. La iniciativa ahora cambia de no...

thumbnail
hover

Estas son las mejores ciudades de...

Por mucho que pueda sorprender, pero la lucha por los derechos de las mujeres es un debate que sigue más vigente que nunca.

thumbnail
hover

Quebec aprueba el proyecto de ley...

La Asamblea Nacional de Quebec aprobó este miércoles uno de los proyectos de ley más polémicos que tenían en la agenda, y vinculado a u...