Lunes, 19 de Junio de 2017

Relatos y Recetas: la sazón trasciende fronteras y permite contar historias de inmigrantes

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:
Foto: tutaetcoco / Instagram

Es común que cuando un inmigrante llega a Quebec, además de las mil y una diligencias que tiene que hacer, de los trámites que ocupan esas primeras semanas, vaya de foro en foro preguntando dónde puede conseguir tal o cual ingrediente, de tal manera de poder preparar en casa algún plato de su país de origen.

No es que no tengan voluntad de integrarse -incluso en el aspecto culinario-, porque en paralelo puede que haya ya probado la poutine, por ejemplo, sino que sabe que en casa quiere mantener algo de aquello que dejó atrás.

Pasados los meses, los años, es también común que ese ingrediente nunca falte en esa casa. Aunque Montreal es realmente reina en materia de gastronomía mundial, todo inmigrante quiere preparar eso que come desde pequeño y, además, compartirlo con otros latinoamericanos, con los quebequenses. Quiere mostrarle a su hijo e incluso a sus nietos a qué sabe su tierra y que un domingo de cuando en cuando tenga ese sabor, porque la sazón y el calor de hogar trascienden fronteras.

Sabores y experiencias

El Centre d’aide aux familles latino-américaines (CAFLA) acaba de publicar el libro Relatos y Recetas (Récits et Recettes), en el que podrán encontrar diferentes recetas de seis países latinoamericanos: Perú, Colombia, México, Guatemala, El Salvador y Venezuela.

Pero este libro va mucho más allá de las recetas en sí. Contiene también relatos de las mamás que participaron compartiendo, además de sus platos típicos, sus experiencias como inmigrantes en Quebec.

Encontrarán entonces en Relatos y Recetas narraciones de desafíos y logros en el proceso de inmigración e integración que, si bien son únicos y personales, pueden terminar encontrando reflejos en los más de 150.000 inmigrantes de origen latino que hacen vida en la Belle Province.

Cynthia Rodríguez, madre, periodista y emprendedora, fue quien logró unir una inquietud personal con un deseo de vieja data de CAFLA, pues en el centro había la intención desde hace algún tiempo de publicar un libro de cocina.

“Todo esto surgió de ese impulso que tiene todo periodista cuando escucha una historia que merece ser contada. Como mamá beneficiaria del programa de la Petite Enfance de CAFLA comencé a ir a los encuentros y a escuchar a otras mamás hablar de sus experiencias de inmigración y me quedé con la sensación de que compartir esto en un libro iba a ser muy interesante”, comenta.

Cecilia Escamilla. Foto: Cortesía

Cecilia Escamilla, directora de CAFLA, describe este libro como un sueño, como un legado. “Es el sueño de varias mujeres. El libro es el legado de mamás que participan en el programa de la niñez de CAFLA”, una organización que fundó hace ya 14 años, que tiene programas de ayuda no sólo para niños, sino también para jóvenes y para familias latinoamericanas que se establecen en Quebec.

¿Por qué en torno a la cocina? podrían preguntarse. En este sentido Cynthia explica que “los sabores que nos traemos en la maleta vienen para quedarse y pasar no sólo a las siguientes generaciones que vamos a criar aquí, sino también y ojalá a la sociedad que nos ha recibido. En el libro Cecilia Escamilla cuenta cómo su nieto, que es nacido aquí, adora las pupusas que le prepara la abuela. Eso me parece una belleza”.

Todos los caminos del proyecto llevaron a que Cynthia se encargara de recopilar las historias, con la colaboración de esas madres con las que había compartido y gracias también a la intervención de Nicole de Melo -quien entonces coordinaba el programa de la niñez del centro-, mientras CAFLA se encargó de buscar los fondos para poder materializar el proyecto. El grupo de madres se preparó para presentarlo ante la Réseau d’échanges et de concertation petite enfance de la Petite Patrie y obtuvo luz verde: ya habían logrado el financiamiento para la impresión del libro, gracias también al apoyo de la Fondation Avenir d’Enfants.

En este punto es importante resaltar que todo el trabajo fue logrado gracias al voluntariado de todas las madres participantes, incluyendo el diseño, a cargo de Gabriella di Stefano, quien recopiló dibujos de los niños de las mamás que compartieron sus relatos y sus recetas.

Para inmigrantes y quebequenses

Relatos y Recetas puede ser visto como un libro que pretende, además de compartir esa riqueza culinaria latinoamericana, dar una visión de lo que viven estas familias cuando se establecen en Quebec. Pero como asevera Cynthia, es también una forma de agradecimiento a la sociedad quebequense.

Foto: Cortesía

En este sentido explica que la publicación busca, hacia los inmigrantes, “compartir experiencias para ganar perspectiva. Como bloguera sobre el tema de la inmigración me he dado cuenta de que nada lo ayuda a uno tanto cuando está por dar ese paso o cuando acaba de darlo, como escuchar o leer a quienes ya lo hicieron. Uno se ve a sí mismo en la experiencia del otro y eso te ayuda a entender tu lugar, la dimensión de tus propios desafíos y de tus logros”.

Pero al mismo tiempo, el libro tiene un objetivo claro hacia la sociedad de acogida. “Creo que la sociedad québécoise puede también ganar perspectiva sobre sí misma leyendo cómo es venir a vivir aquí para un inmigrante. Todas esas cosas que para los locales son un hecho cotidiano y que para nosotros constituyen una novedad me parecen interesantes de observar a través de estos nuevos ojos”.

Considera que el aporte de las recetas es también un regalo para la sociedad de Quebec, “a la que le debemos tanto. Es una pequeña contribución si lo mides por plato preparado, pero un enorme aporte si te pones a pensar, por ejemplo, cuántos restaurantes mexicanos o salvadoreños hay aquí o cuántas personas han saboreado una arepa o una cocada. Esos sabores que traemos aquí como herencia enriquecen sin duda también a esta cultura”.

Esto es posible gracias a que el libro fue publicado en francés y en español. “Fue escrito en español, en parte, por respeto a la lengua para nuestras mamás que no hablen francés, pero también está en francés, para poder compartir todas estas historias con la comunidad de acogida”, comenta Escamilla. “Dar a conocer nuestras historias, nuestras recetas con la comunidad d’accueil es una de las mejores formas de integrarnos. Considero que uno de los objetivos del libro es ese, que los quebequenses nos conozcan mejor y el compartir nuestra riqueza”, agrega.

Aprendizajes

Todo proyecto, además de frutos, deja múltiples aprendizajes para quienes lo emprenden. Ese aprendizaje es también una riqueza que puede ser transmitida de tal manera de ayudar a quienes apenas comienzan este proceso de integración a una nueva sociedad.

Para Cynthia, Relatos y Recetas representó y representa un recorrido de múltiples aprendizajes. “Creo que me ha fascinado particularmente el hecho de ver el trabajo social en acción. Cómo gracias a que se me ocurrió dar este regalo a CAFLA, como una muestra de agradecimiento por todo lo que he recibido de ellos, me ha sido posible no sólo entregar un libro del que estoy muy orgullosa, sino conocer a mucha gente y ver el impacto que está teniendo. Cómo por ejemplo pudimos encontrar el financiamiento para hacerlo posible gracias también a esa red tan rica que tejen los organismos sin fines de lucro. Yo he ganado muchísimo en mi propio trayecto como inmigrante al ver a estas otras mamás y lo que han pasado para estar aquí. Sus triunfos, sus desafíos, sus renuncias… Me ha ayudado a entenderme y juzgarme de manera mucho más justa y realista”, asegura.

Foto: CAFLA

Cecilia por su parte, ha aprendido a ser perseverante y más humana, dice, no sólo con la experiencia de la publicación de este libro, sino con sus vivencias a lo largo de 14 años frente a CAFLA.

“Cuando estamos alejados de lo comunitario y de lo social, estamos en nuestro mundo. Nos olvidamos muchas veces de las necesidades sociales de nuestra comunidad. CAFLA me ayuda a ser más humana, más perseverante. He aprendido a ser perseverante”, reconoce.

Después de conocer esta travesía, que toca tantas fibras a muchos inmigrantes, seguramente querrá tener el libro en sus manos. Cynthia comenta, como especie de abreboca de lo que tendrán, que “cualquier inmigrante que tenga pensado venir a Montreal o que ya esté aquí va a encontrar útil ver en estos relatos cómo nuestras historias se parecen y también son muy distintas entre sí”.

Mientras tanto, recuerda que el proceso de inmigración e integración es de “un paso a la vez”, algo que se repite a diario. “Esto es difícil, pero es posible. Y como me dijo un querido amigo, hay que medirse por lo pequeño y acusar recibo de lo que se logra: cada día un avance”.

Relatos y Recetas está disponible en la sede del CAFLA, ubicada en 7075 de la calle St-Hubert (2º piso), Montreal (H2S 2N1), pero también pueden pedirlo vía telefónica a través del 514 273 8061. Próximamente estará también en librerías.

María Gabriela Aguzzi V.
gaguzzi@noticiasmontreal.com

Periodista especializada en la fuente económica con 14 años de experiencia en diarios venezolanos de publicación nacional como El Mundo y El Universal. Cofundadora de NM.

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Alcalde de Montreal se disculpa oficialmente...

El alcalde de Montreal, Denis Coderre, se disculpó oficialmente con la comunidad LGBTQ de la ciudad, por como las autoridades trató a sus ...

thumbnail
hover

Temen enfrentamientos por dos protestas previstas...

Este domingo realizarán dos manifestaciones en Ciudad de Quebec: una planificada por un grupo de derecho y otra por un grupo antifascista, ...

thumbnail
hover

Hasta el domingo: feria comercial en...

Ya comenzó la vente trottoir de la Plaza St-Hubert, bautizada la vente de la Rentrée, en la que comerciantes de la famosa calle St-Hubert ...