sábado, 24 de junio de 2017

Tengo un problema con la Fête nationale…

Publicado en:
514 Ideas
Por:
Temas:
Quebec-BanderaFoto: Flickr - abdallahh (CC)

Realmente quisiera que la Fête nationale, en la forma que es presentada en el espacio público cada año, generara en mi un mayor sentimiento de pertenencia. Lamentablemente no es el caso.

No se trata de un rechazo a la sociedad que me abrió las puertas, ni tampoco un fracaso en mi proceso de integración como inmigrante.

Si bien el carácter político que históricamente se le ha inyectado a la fecha del 24 de junio en Quebec no hace de esta fecha algo atractivo, en realidad el problema no se encuentra ahí. Para mí, el problema es la gran paradoja que la Fête nationale representa en el contexto lingüístico y social de Quebec.

Por siglos el 24 de junio era la St-Jean-Baptiste, la fiesta de todos los norteamericanos de origen francés, y más particularmente de todos los francocanadienses y aún más específicamente en Quebec. No fue sino hasta el gobierno del Parti Québécois de René Lévesque que la fecha se transformó en una “fiesta nacional”.

No hay que negar que la decisión de la administración Lévesque, en 1977, tuvo una connotación política más que cultural, y no tengo ningún problema con eso, pues hace parte del juego político.

Tampoco es falso decir que esa fibra política que rodea la fiesta de San Juan en Quebec data de mucho antes de que el PQ llegara al poder. Sin embargo, con la decisión legislativa del gobierno de la época (ya hace 40 años) la celebración se institucionalizó en nombre, pero no en contenido, al menos no en la práctica –más adelante explicaré esto-.

El problema está en el hecho de que, al enmarcar las celebraciones a la fronteras de la Belle Province y a la palabra nationale, terminamos abandonando a una parte del pueblo que Quebec dice proteger, una parte de la cultura que queremos salvar y una parte de la lengua que queremos promover.

El centrismo de la Fête nationale ha dejado a los francocanadienses –ya en una situación frágil en algunas regiones del país- sin el apoyo de sus hermanos y principales socios.

Personalmente siempre he estado a favor de la promoción y no la protección como la mejor manera de hacer crecer la cultura francesa en Norteamérica y para lidiar con esa realidad de la globalización y el poder que tiene el inglés como lengua y cultura.

La paradoja del 24 de junio tiene otro lado, como mencionaba arriba. El gobierno de la provincia en su momento decidió crear una “fiesta nacional”, para celebrar a la “nación” de Quebec que se encuentra dentro de Canadá. Sin embargo, cada año, cualquier esfuerzo para atraer a los quebequenses de otros orígenes –principalmente los anglófonos y las comunidades indígenas- se diluye entre críticas y debates viscerales.

Nos dicen que se trata de una fiesta para todos los quebequenses, sin embargo, parte de la cultura que da forma a esa mayoría francófona, y que viene en distintos colores y lenguas, no está representada.

Ante esta encrucijada prefiero, como todos los años, inclinarme hacia el objetivo original de esta fiesta pagana, convertida en celebración cristiana y luego transformada en jornada feriada con toque social y político.

Alors, bonne St-Jean à tous les francophones du Québec, du Canada et même dans toute l’Amérique du Nord.

Pablo A. Ortiz
pablo@noticiasmontreal.com

Fotógrafo, periodista y uno de los fundadores de NM Noticias. Venezolano-canadiense con experiencia como periodista deportivo especializado en fútbol. Viven en Montreal desde hace varios años con s...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Este sábado es el desfile de...

Cada vez se siente más cerca la temporada de Navidad en todo Canadá, y para los habitantes de Montreal llegó la hora de ver a Santa Claus...

thumbnail
hover

El père Noël llega este domingo...

A partir de este domingo 19 de noviembre y hasta finales de diciembre, el père Noël estará compartiendo con los niños en el Quartier Dix...

thumbnail
hover

¿Bixi podría funcionar en invierno? Lo...

El titular comenzó a rodar en redes sociales, en parte impulsado por varias páginas que ya lo dieron como un hecho. ¿Podría Montreal ofr...