domingo, 6 de agosto de 2017

Muse, Major Lazer, Tory Lanez y Liam Gallagher: sobre el segundo día de Osheaga 2017

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:
Muse performing during the second day of the 2017 Osheaga music Festival at parc Jean-Drapeau, on August 5 2017, in Montreal, Quebec, Canada. (Photo: Pablo A. Ortiz / NM Noticias).

El cielo anunciaba tormenta en la segunda noche de Osehaga 2017, pero la lluvia fue clemente minutos antes de que comenzara el concierto más esperado del día: Muse. Pocos minutos antes de que la banda se montara en la escena de La Rivière unas cuantas gotas obligaron a muchos a ataviarse con sus ponchos, pero cuando las luces se apagaron y sonaron las primeras notas de este trío inglés, el frío y el viento parecieron disiparse para darle paso al camión de sonido que vendría.

Matt Bellamy tenía cierto aire futurista -pero como de finales de los 2000- y su guitarra, iluminada con luces LED azules, sonaba magistralmente, al tiempo que centenares de fanáticos -los más fieles frente a la tarima desde una hora antes de que iniciara el concierto- se iban llenando de la melodía de rock más bailable que propone Muse.

El público de Osheaga, además de bailar y gritar, coreó canciones como Hysteria, Madness, Starlight y Mercy, acompañadas de una experiencia visual única, electrónica y espacial.

Para bailar

El show previo de Muse en el segundo día de Osheaga también fue para bailar, pero a ritmos diferentes de los del grupo británico. Major Lazer formó una verdadera fiesta en la escena de La Montagne, con unos beats estruendosos a los que el público reaccionó casi de inmediato.

Con un cuerpo de bailarinas y un escenario plenamente urbano, la gente no paró de bailar a lo largo de la presentación del trío estadounidense. No podía ser de otra forma, considerando que Major Lazer propone una fusión de reggae, dancelhall, soca y hasta reguetón.

Eso sí, luego de 10 minutos en escena, el show se vio afectado por problemas de sonido, haciendo que sólo quienes estaban más cerca de esta tarima escucharan mejor la música. No se sabe, a ciencia cierta, si efectivamente se trató de un problema técnico o si los organizadores decidieron “bajar el volumen” de la fiesta, para reducir las quejas de los vecinos de St-Lambert.

Toronto presente

Tory Lanez fue la locura. Los fanáticos se agruparon frente a la escena de La Rivière para ver al rapero, de apenas 25 años de edad y originario de Toronto, cantar, bailar, mostrar sus tatuajes y surfear entre el público. Los brazos de los fanáticos estuvieron arriba casi toda la presentación de Lanez, quien casi no llega a tiempo por los problemas de vuelos que han generado las recientes tormentas registradas en esta parte del país.

A pesar de las dificultades, a las 7:40 pm el rapero pudo tomar la escena para ofrecer un show a los más entusiastas de este género. En la montaña contigua a este escenario, ya había algunos fanáticos de Muse esperando (faltaba poco menos de dos horas para su concierto), pero incluso estos se contagiaron de los beats de Lanez y terminaron parándose de la grama y bailando un rato. Los que no bailaron al menos rieron con la chispa del torontés.

VER TAMBIÉN:

Nostálgico Oasis

Liam Gallagher se montó en la escena de La Montagne de Osheaga a las 4:55 pm. Vestía un sobretodo negro en el momento más caluroso de la jornada. El sol resplandecía, pero no pegaba directo sobre el miembro de la icónica banda británica, Oasis. Pero el look parecía necesario, así como su acostumbrada pose, para llevar a la gente al mood.

Gallagher cantó temas de Oasis, pero también presentó canciones de su próximo disco como solista. Claro está, las más coreadas: Be Here Now y Wonderwall, una tarde de nostalgia que un Gallagher supo bien afrontar, a pesar de su carácter -o personaje- especial.

Sobre el festival

Osheaga 2017 está siendo celebrado en otro espacio del Jean-Drapeau, debido a las remodelaciones que vienen realizando en el parque. La gente sigue llegando masivamente por el metro, pero la caminata para entrar al lugar del festival es un poco más larga este año.

La ventaja es que la distribución de las tarimas parece más amigable en este nuevo espacio, aunque igual hay que caminar, bajar y subir escaleras y llenarse los zapatos de lodo (gracias, tormentas) para poder llegar a los escenarios que no son los centrales.

La gente parece haberse adaptado rápido al nuevo lugar. Quizá porque es más pequeño, el tener acceso a los servicios (como baños, comidas, bebidas) no es tan caótico como años anteriores. Una fila ligeramente rápida es suficiente para comprar lo que quieran.

El público, en su mayoría, sigue siendo jóvenes en sus 20 y aunque bien sabemos que es el espíritu festivalero lo que invita a muchos a ir a este tipo de conciertos, también se ven fanáticos de las bandas que se presentan que acuden al llamado sin pensarlo dos veces.

De esta manera, no es raro encontrar en Osheaga familias enteras, padres jóvenes con sus hijos en coches y mujeres embarazadas que se adueñan de un espacio para esperar por el artista que desean ver.

El ambiente de Oshega, en este nuevo espacio, sigue siendo de celebración y, en general, amigable, con muchos canadienses anglófonos (muchos visitantes de otras provincias) y algo de español por aquí y por allá.

María Gabriela Aguzzi V.
gaguzzi@noticiasmontreal.com

Periodista especializada en la fuente económica con 14 años de experiencia en diarios venezolanos de publicación nacional como El Mundo y El Universal. Cofundadora de NM.

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Tres estaciones más del metro de...

La Société de transport de Montréal (STM) anunció este jueves que tres nuevas estaciones ya cuentan con acceso a la red móvil para tel...

thumbnail
hover

Quebec: La nueva ley de neutralidad...

El proyecto de ley 62 que aprobó esta semana la Asamblea Nacional de Quebec está generando todo tipo de reacciones. La provincia lo impuls...

thumbnail
hover

Montreal: Más de 70 perros que...

Más de 70 cachorros en Montreal están buscando un nuevo hogar, luego de ser rescatados de lo que se presume era una de las llamadas “gra...