domingo, 3 de septiembre de 2017

A Louise Hay

Publicado en:
Entre Fronteras
Por:
Temas:
Louise-HayFoto: Louise Hay - Oficial

Creo que lo menos que puedo hacer es escribir unas cuantas palabras -que de todos modos serán muy pocas- para rendir homenaje a una persona que durante años me ha brindado sus enseñanzas a través de sus libros, en particular aquel que se titula: Sana tu cuerpo.

Me refiero a Louise L. Hay, quien acaba de fallecer -el pasado 30 de agosto 2017- en San Diego, California, a la edad de 90 años.

No he leído toda su obra que es muy profusa, sino dos o tres de ella; pero me fue suficiente su primer libro, que lo publicó en 1976, y cuyo título es el que acabo de nombrar, Sana tu cuerpo. En este libro Hay suministra una lista de enfermedades y sus causas posibles; así como un conjunto de afirmaciones positivas como herramientas curativas. La lista de enfermedades fue ampliada en otro libro, que publicó en 1984, que se llama Usted puede sanar su vida, y el cual pasó a engrosar las superventas en los Estados Unidos.

Lo que retengo de la obra de Hay es la tesis que las enfermedades por lo general tienen una causa psicosomática; es decir que nuestros pensamientos, o nuestras experiencias emocionales, pueden ser el factor definitivo causante de esas enfermedades. Pero también sostiene que la forja de ideas y pensamientos positivos pueden del mismo modo crear experiencias para sanar la enfermedad.

Particularmente lo que encuentro sorprendente cada vez que recurro a consultar su libro, es la gran “certeza” que tiene al establecer las causas emocionales con la parte del cuerpo que está afectado.

Dice que a menudo la mayoría de los malestares del cuerpo tienen que ver con la crítica, la rabia, el resentimiento y la culpa. Si se cultiva la crítica y se cultiva durante un tiempo suficiente, puede conducir a enfermedades como la artritis, dice la autora. La rabia se transforma en cosas que hacen hervir, queman e infectan el cuerpo. El resentimiento que se alberga durante mucho tiempo se encona y corroe el yo, conduciendo a la formación de tumores y cánceres; y la culpa, siempre busca castigo y conduce al dolor.

Diré que lo más difícil que encuentro en toda esta teoría, es la identificación de nuestros sentimientos reales dentro de lo más profundo de nuestro ser, y su reconocimiento por nosotros mismos. A menudo tendemos a tapar nuestras limitaciones, y a no reconocerlas, porque nuestro mundo exterior además las condena. Estamos tan llenos de negatividad, por todos lados, que nos cuesta aceptar un poco de positivismo para ver las cosas.

Los temas que abordó Louise Hay desde luego no son de su exclusiva maternidad; y aunque no tengo idea a quién le pertenece cada cosa, pero por mis manos han pasado libros que de algún modo tratan sobre lo mismo, por ejemplo los de Lair Ribeiro, Deepak Chopra, y hasta del propio Osho, a quien me gusta mucho consultar. Se me hace también que la programación neurolingüística –PNL, estarían presentes en la construcción de sus afirmaciones sanadoras.

Louise Lynn Hay, nació en Los Ángeles, Estados Unidos, el 8 de octubre de 1926, y como queda dicho murió en San Diego, el 30 de agosto de 2017. Sus primeros años fueron muy difíciles, y apenas llegó a la adolescencia huyó de su casa. Hizo muchas cosas, hasta las más terribles, para sobrevivir; finalmente llegó al mundo de la moda y se convirtió en modelo de alta costura.

En ese oficio conoció en 1954 a quien sería su marido, Andrew Hay, pero éste la abandona en 1968, abriendo de nuevo en Louise una brecha de dolor, y su estima personal cayó por los suelos. En su búsqueda de salvación, se aferró a la espiritualidad y a la meditación; y desde 1972 se la verá como oradora de una iglesia, e iniciando estudios en la Maharishi’s International University, en Fairfield, Iowa.

Lo demás ya es historia. En 1976 publicó Sane su Cuerpo, y de allí solo la detuvo la muerte.

A Louise Hay se le reconoce como representante del Nuevo Pensamiento y una precursora de los libros de autoayuda. Creó la fundación y la casa editorial Hay House, en donde publican por ejemplo Deepak Chopra y Wayne Dyer.

Víctor Hugo Ortiz
victor@noticiasmontreal.com

Economista de formación y periodista de vocación. Estudió en Chile, Perú y Venezuela. Trabajó en los periódicos La Gaceta y La Industria de Perú y colaboró para los diarios La Prensa de Perú ...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Lanzan un vuelo especial para ver...

Mucha gente viaja cada año hacia el norte de Canadá con un solo objetivo: ver las auroras boreales.

thumbnail
hover

Policía de Montreal pide ayuda para...

La policía de Montreal lanzó un llamado de ayuda a la población para intentar ubicar a un “testigo importante” de un homicidio ocurri...

thumbnail
hover

Bombardier vs. Boeing: Justin Trudeau lanza...

El primer ministro Justin Trudeau lanzó una línea dura en su discurso en relación a un conflicto comercial que involucra a dos de las emp...