martes, 28 de noviembre de 2017

Por fin Zimbabue sin Mugabe

Publicado en:
Entre Fronteras
Por:
Temas:
Robert-Mugabe-ZimbabweFoto: YouTube

Estábamos tan acostumbrados a que Robert Mugabe esté en el poder en Zimbabue, que ahora suena raro que por fin lo hayan echado. Más raro es, que haya habido alguien con el valor suficiente, o las ambiciones tan enormes, que haya podido apartarlo del poder; aunque todo luzca como una especie de “quítate tú, para ponerme yo”.

No fue fácil salir de él. Hasta el último momento se aferró al poder, como un niño majadero, y no quería firmar la renuncia a pesar de las circunstancias en que se encontraba, arrestado en su domicilio por el ejercito zimbabuense. Por fin -tras siete días de asedio- cedió; fue cuando se dio cuenta que estaba solo, que todos lo habían abandonado, no diremos sus amigos, porque creo que no tenía ninguno, sino aquellos que hasta ayer se inclinaban ante él, y que ahora estaban enhiestos en su delante esperando que tome la pluma y firme.

Lo abandonaron también sus socios del movimiento político la Unión Nacional Africana de Zimbabue – Frente Patriótico (ZANU-PF), que lideraba desde su fundación y que sostenía su gobierno; simplemente lo destituyeron. En las calles ni siquiera estaban los grupos de personas que por prebendas se reunían en su entorno para respaldarlo. Por el contrario, quizás esas mismas personas y muchas otras más, vinieron al entorno de su vivienda no para respaldarlo, sino para exigir su renuncia.

El héroe de guerra de antes, devenido un dictador, y un “hambreador” y un genocida de su pueblo, era sólo -como muchos otros- un triste ídolo de barro, y del más pestilente.

A Robert Mugabe no le eran suficiente 37 años en el poder; a sus 93 años de edad quería más, e incluso quería perpetuarse más allá de su muerte, si algún día ocurre, a través de su esposa Grace Mugabe. Ese fue su error, porque para que se produjera tal relevo tenía que sacar del medio a su primer vicepresidente Emmerson Mnangagwa, y así lo hizo el 6 de noviembre pasado. Pero el vicepresidente no era cualquier cosa, y como hemos podido ver controlaba al Ejército, el que terminó por salir a las calles y arrestar a Mugabe y provocar su caída. Hoy Emmerson Mnangagwa, es el nuevo hombre fuerte de Zimbabue.

——–

¿Y qué enseñanza podríamos sacar de todo esto? Se me ocurre citar aquel dicho que dice: “No hay mal que dure 100 años”. Aunque es un poco tonto, porque quién podría superar tanto tiempo, pero es un consuelo después de todo.

Lo cierto es que, tarde o temprano, todo llega a su fin; y mientras los sátrapas más se resistan, la caída será más estrepitosa; por tanto, es un buen augurio esto que ha pasado con Mugabe, que llevó la economía de Zimbabue para no citar otros problemas, a una inflación fantasmagórica (89.700 trillones %, en el 2008), solo seguido ahora por su similar Venezuela, cuyo dólar está en estos momentos en más de 85.000 bolívares, después que en la tan odiada IV República estuvo a 4.30 bolívares; es cuando pienso (tal vez ilusamente) que el fin por estos lares no puede estar tan lejos.


Las opiniones expresadas en los artículos en Blogs NM son enteramente la responsabilidad de sus autores y no representan necesariamente la opinión de NM Noticias.

Víctor Hugo Ortiz
victor@noticiasmontreal.com

Economista de formación y periodista de vocación. Estudió en Chile, Perú y Venezuela. Trabajó en los periódicos La Gaceta y La Industria de Perú y colaboró para los diarios La Prensa de Per...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

De los archivos: El joven de...

Una nueva versión del clásico de navidad Little Drummer Boy (El pequeño Tamborilero) se está esparciendo por internet a una gran velocid...

thumbnail
hover

En fotos: Tim Hortons abrió su...

Luego de México llegó el turno de España. Tim Hortons sigue expandiéndose en el mundo hispano y abrió su primera sede en la nación eur...

thumbnail
hover

Educación sexual obligatoria en Quebec: lo...

A partir del próximo año escolar, el sistema educativo de Quebec incluirá en su cátedra la educación sexual, comenzando en el prescolar...