miércoles, 6 de diciembre de 2017

¿Y quién los mandó a venirse sin papeles? Reflexiones sobre la salud y la vida de los inmigrantes sin estatus

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:
Foto: Facebook / Médicins du Monde / Denis Wong Photographie

¡Mis morochas ya están grandes! Yo llegué con mis hijas de 4 años, luego de vivir mucha violencia en mi país y después que su papá murió en un accidente de tránsito.

(Yo) ¿Y cómo hiciste para trabajar y atender a tus hijas?

(Ella) ¡Ay Maira! Como yo no estudié mucho en mi país, aquí he hecho de todo: limpieza, cocina… busqué trabajos cerca de mi casa y de la escuela de mis hijas, he trabajado de lunes a lunes y ahora que me dieron la residencia permanente es que llegó mi oportunidad. Luego de 10 años viviendo aquí ahora es que estudio francés formalmente, aunque lo aprendí en la calle, siempre lo quise estudiar. A ahora empiezo mi formación para acceder un mejor trabajo…

¿De verdad piensas que los inmigrantes sin estatus no tienen otra ambición que “aprovecharse” de este país? Este texto es para todos los que se preguntan ¿y quién los mandó a venirse sin papeles? Para no quedarnos en anécdotas, consulté con Carlos Rojas, investigador y miembro del proyecto Salud de los Migrantes de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Montreal.

¿De verdad vinieron sin papeles?

En palabras de Carlos Rojas, la gran mayoría de los inmigrantes llegaron a Canadá con algún estatus válido, ya sea como visitante, residente permanente, trabajador temporal o refugiado,  que eventualmente perdieron por diferentes razones. En consecuencia, existen muchos casos a considerar, por mencionar algunos:

En el caso de los que llegaron como residentes permanentes hay quienes por asuntos familiares, o por distracción, salieron del país y por tecnicismos no cumplieron con los requisitos mínimos necesarios para conservar la residencia.

En el caso de los trabajadores temporales, agrícolas, y otros similares, el hecho de que sus familias dependen de sus remesas y que al terminarse los dos o tres periodos que tienen permitidos este ingreso vital se perderá, puede ser un factor para que decidan quedarse sin estatus regular. Además, muchos han pasado años viviendo en Canadá, han desarrollado amistades e incluso formado familias. Es por esto que, al terminarse el trabajo, y con ello su estatus, se enfrentan a la disyuntiva de irse y dejar todo atrás o de quedarse en la informalidad.

En el caso de los que llegaron como visitantes es importante recordar que hace algunos años se corrió la voz de que en Canadá se daba el refugio a todos, y mucha gente se prestó con conocimiento de causa a defraudar a un sistema que opera precisamente bajo el honor.

Hay sin embargo quienes, de buena fe, prestaron oídos a “consultores” o “abogados” de migración, personas  que con tal de hacer dinero fácil, aconsejaron a sus clientes solicitar el refugio o inclusive casarse por conveniencia, aun cuando tenían buenas posibilidades de conseguir la residencia permanente.

Hay también quienes en verdad necesitaban el refugio y por ignorancia o por falta de un abogado competente perdieron el caso. Por último, están aquellos que recientemente han decidido dejar todo atrás y cruzan la frontera sin ningún tipo de estatus para escapar de la situación en el vecino del sur.

Lo que todos tienen en común es que la gran mayoría han decidido venir y quedarse en Canadá buscando mejor calidad de vida, mejores oportunidades para ellos y sus hijos. Entonces, ¿por qué atacarlos con comentarios peyorativos? Compartimos razones para humanizar nuestros comentarios. 

Estar sin estatus no es divertido

El encontrarse en Canadá sin estatus migratorio te coloca de inmediato en un estado de indefensión extrema. No solo pierdes la cobertura del sistema médico, sino que además eres víctima de un sistema que no regula el precio que los médicos pueden cobrar a personas sin estatus. Así pues, un médico puede cobrar lo que se le ocurra sin más control que su consciencia, ética o ideología.

Las personas sin estatus en Canadá sufren enfermedades y dolencias que en muchos de nuestros países de origen pertenecen a la historia antigua. Infecciones de garganta que se complican, dermatitis que deforman y dejan cicatrices como de quemaduras, parásitos estomacales, uñas encarnadas que inmovilizan y colocan a los pacientes al borde de un choque séptico, traumatismos musculoesqueléticos que no son tratados y que se convierten en problemas crónicos son cosa de todos los días.

Y esto es por no hablar de mujeres que no tuvieron una sola revisión durante su embarazo, de niños que no tienen sus vacunas, de mujeres que han pasado hasta 20 años sin hacerse mamografías o el Papanicolau, o bien hombres en los 60 años que jamás se han hecho revisar la próstata.

Pero ahora Montreal es ciudad santuario ¿De verdad?

El concepto de Ciudad Santuario es tan popular como poco claro. En principio la idea es que todos los residentes, sin importar estatus migratorio, tengan acceso a los servicios públicos de las ciudades que adoptan este título. Esto implica el ir a contrapelo de las políticas provinciales y federales y tiene un costo / beneficio, político, financiero y electoral importante.

Si bien poco o nada sucedió luego de que Montreal fue declarada ciudad santuario en febrero de 2017 por Denis Coderre, en ese entonces alcalde de Montreal, la declaración y su aceptación por los concejales sentó un buen precedente que reflejó una disposición a reconocer que existe una situación problemática y que esta población también tiene derechos humanos. Para generar respuestas, la Oficina de Integración para los Recién Llegados a Montreal, BINAM, por su nombre en francés, ha comisionado al equipo de Salud de los Migrantes de la escuela de Salud Pública de la Universidad de Montreal, para que lleve a cabo un estudio científico de la población indocumentada en Montreal, que permita conocer mejor el día a día de estas personas, y así generar la información que permita mejorar su acceso a los servicios municipales.

Que asuman ellos sus consecuencias

Es fácil ser duro con los indocumentados, pero ¿y si tus hijas, por el solo hecho de ser mujeres, son susceptibles de ser asesinadas o abusadas en las calles de tu país? ¿Qué harías si vieras que cada día hay más asaltos y violencia en las calles de tu país? ¿Qué harías si por más que trabajas apenas tienes lo suficiente para vivir día a día?

El ignorar que existen cada vez más personas indocumentadas en Montreal crea una serie de problemas que no sólo tienen costos considerables, sino que además evitan que la ciudad avance en temas como la seguridad pública, la recaudación fiscal y la planeación urbana, por mencionar algunos.

Nadie deja su país, a sus hijos, esposa, padres, hermanos, amigos y todo lo que les es conocido por un sueño americano. Aprovecho estos días de vísperas de Navidad para dejar esta reflexión.

Y que se abra el debate, lleno de humanidad.

#TodoSePuede

PD: si quiere consultar a Carlos Rojas, crojas.opinion@gmail.com o colaborar con el equipo “Salud de los Migrantes” de la escuela de Salud Pública de la Universidad de Montreal Facebook SaluddelosMigrantes.

Maira Prado
mairapradolandaeta@gmail.com

Asume la salud como una herramienta para la integración de los inmigrantes. Es licenciada en Fisioterapia en Venezuela, especialista en Ejercicio y Salud Pública del American College of Sports Me...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

De los archivos: El joven de...

Una nueva versión del clásico de navidad Little Drummer Boy (El pequeño Tamborilero) se está esparciendo por internet a una gran velocid...

thumbnail
hover

En fotos: Tim Hortons abrió su...

Luego de México llegó el turno de España. Tim Hortons sigue expandiéndose en el mundo hispano y abrió su primera sede en la nación eur...

thumbnail
hover

Educación sexual obligatoria en Quebec: lo...

A partir del próximo año escolar, el sistema educativo de Quebec incluirá en su cátedra la educación sexual, comenzando en el prescolar...