domingo, 12 de junio de 2011

En 2010 el Aló Presidente costó $930.000 a los venezolanos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Venezuela estaba aún en recesión. Autoridades gubernamentales hablaban de la necesidad de austeridad. Sin embargo, el Gobierno de Hugo Chávez gastó durante el año pasado casi 4 millones de bolívares (unos 930.000 dólares) en la producción y realización del programa radial y televisivo Aló Presidente.

La información fue destacada en la memoria y cuenta del Ministerio de Información y Comunicación. Cada programa, en 2010, costó cerca de 25.630 dólares.

El Universal tiene la información:


Estaban previstos 52, uno por cada domingo de 2010. Sin embargo, solo se emitieron 22 y en la realización de todos ellos se invirtieron 2 millones 425 mil 405 bolívares con 46 céntimos. 

Ese es el monto que el Gobierno destinó a la producción del programa Aló Presidente en 2010, según la memoria y cuenta entregada en febrero pasado por el Ministerio de Comunicación e Información (Minci) a la Asamblea Nacional. 

De acuerdo con las cifras oficiales, la elaboración de cada Aló Presidente costó Bs 110 mil 245,70. Ahora, el proyecto «Producción del programa Aló Presidente» no se agota en la imagen que sale en pantalla los domingos. El Minci también destinó Bs 759 mil 635,30 para la «producción del contenido de la página web» y otros Bs 783 mil 280,39 con el objetivo de atender «los casos recibidos a través del 0800-ALO2001 y demás solicitudes». ¿El gran total? Bs 3 millones 968 mil 321,15. 

Hasta los dientes 

En esto de la «guerra mediática», Miraflores no escatima recursos. Uno de los seis proyectos ejecutados por el Minci en 2010 se titula «Difundir campañas comunicacionales». En la memoria y cuenta, indican que este plan «comprende el diseño, producción, difusión y medición de mensajes orientados a informar a la población, generar sensibilidad ante las acciones del Gobierno Bolivariano y fortalecer la labor de difusión de la gestión del Estado». 

Pues bien, a ese fin dedicaron Bs 39 millones 863 mil 327,40. De ese total, Bs 14 millones 371 mil 44,98 se fueron en contratación de pautas comerciales y Bs 19 millones 262 mil 690,93 en diseño y producción de campañas comunicacionales. 

La «socialización comunicacional de la gestión presidencial» consumió Bs 35 millones 223 mil 274,88. Este proyecto incluyó «dirigir y garantizar la cobertura comunicacional y difusión mediante la producción, post-producción, publicaciones y transmisión de las actividades del señor Presidente de la República». ¿Cuánto dinero demandó ese esfuerzo? Bs 27 millones 134 mil 200,92. 

En el informe apuntan que el Ejecutivo desembolsó Bs 3 millones 172 mil 334,47 para el «fortalecimiento de los medios alternativos y comunitarios». 

En blanco 

El sexto proyecto del Minci llevó por nombre «Desarrollo de la industria audiovisual nacional independiente». Allí manejaron Bs 4 millones 497 mil 391,25. No obstante, ni un bolívar comprometieron a la «creación del canal 100% producción nacional independiente y comunitaria» ni al «desarrollo del Centro Endógeno de Producción Nacional Independiente y Centro de Formación y Documentación». En el presupuesto original habían calculado para esos planes Bs 674 mil 240 y Bs 2 mil 240, respectivamente. 

El Minci consignó ante la AN el «estado de resultados» de Venezolana de Televisión. El balance del año pasado: Bs 182 millones 255 mil 936,41 en la casilla de ingresos y egresos por Bs 251 millones 689 mil 933,48, arrojando un déficit de Bs 69 millones 434 mil 57,07. 

En el caso de la Fundación Televisora Venezolana Social (Tves), ese mismo «estado de resultados» refleja una pérdida de Bs 7 millones 605 mil 324 en 2010. Hace dos años, Tves cerró con superávit de Bs 20 millones 887 mil 584. 

La Corporación Venezolana de Telecomunicaciones (Vive) tampoco registró ganancias. Allí el déficit en 2010 alcanzó los BsBs 28 millones 551 mil 940,54. 

El vil metal, siempre escaso, también fue una preocupación para el Minci, que en su memoria reconoce como único obstáculo de su gestión la asignación de un «presupuesto por debajo de sus proyecciones».