lunes, 20 de junio de 2011

Presidente Calderón recibió a su homólogo salvadoreño, Mauricio Funes

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El presidente mexicano Felipe Calderón recibió este lunes, en la residencia oficial de Los Pinos, al mandatario de El Salvador, Mauricio Funes.

Participaron en el encuentro, por parte de México, los secretarios de Gobernación, José Francisco Blake Mora y de Seguridad Pública, Genaro García Luna, además de la procuradora Marisela Morales y la canciller Patricia Espinosa.  

Después de la reunión, los dos presidentes suscribieron diversos convenios en materia comercial y luego disfrutaron de un almuerzo en el Castillo de Chapultepec.  

Como estaba previsto, uno de los temas tratados por ambos presidentes fue el de la inmigración, sobre todo los inmigrantes salvadoreños que pasan hacia México para luego seguir hacia los Estados Unidos.  

El presidente Calderón le ha prometido al presidente Funes brindarles una mayor protección a estos inmigrantes. Pero ratificaron su voluntad de seguir combatiendo juntos la delincuencia organizada.  

Recientemente, México aprobó una nueva legislación donde se descriminaliza la migración y se ofrece la posibilidad de tener una estadía legal en el país de estos inmigrantes a fin de que puedan llevar a cabo sus propósitos.

Así lo reseña: Eluniversal.com.mx  


El presidente Felipe Calderón se comprometió con el mandatario de El Salvador, Mauricio Funes, a una mayor protección a los migrantes de ese país que cruzan México para ir a Estados Unidos.  

«Refrendamos nuestra voluntad compartida para seguir trabajando estrechamente a fin de proteger de manera más efectiva los derechos humanos de los migrantes», dijo Calderón en un mensaje conjunto en Los Pinos.  

Los mandatarios también ratificaron su voluntad de combatir juntos a la delincuencia organizada.  

Calderón resaltó los beneficios de la recientemente entrada en vigor de la nueva ley de migración, que descriminaliza a la migración y ofrece la posibilidad de tener una estancia legal temporal en nuestro país para que puedan llevar a cabo su propósito.  

La migración «los expone a situaciones de violencia y abuso que a todos nos preocupan, a todos nos indignan y que tenemos la obligación de erradicar».  

Admitió que «estoy bien consciente de la anterior visita del presidente Funes a nuestro país con motivo de la tragedia ocurrida en San Fernando, Tamaulipas, en la que murieron varios migrantes centroamericanos, y entre ellos, salvadoreños».  

Por ello es que «desde entonces, en México hemos incrementado nuestro esfuerzo para proteger de manera efectiva la seguridad, la integridad y los derechos de los migrantes».  

Los dos presidentes anunciaron su asistencia esta semana en Guatemala a la reunión de mandatarios de la región y que contará con la participación de la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.  

Funes dijo que no se puede dar marcha atrás en la lucha contra la criminalidad y manifestó su fe en que México saldrá victorioso en su lucha contra el crimen, durante un almuerzo posterior en el Castillo de Chapultepec.  

Antes, en Los Pinos, Funes comentó que en Guatemala «los presidentes de la región, nos encontraremos con representantes de países dispuestos a apoyar nuestra buena batalla. Ahí presentaremos los planes de seguridad y lucha contra el crimen, elaborados a nivel centroamericano, que son fruto de una tarea común realizada en los últimos meses y donde hemos contado, por supuesto, con la colaboración del Gobierno y las autoridades mexicanas».  

El mandatario salvadoreño añadió que en Guatemala será «la primera vez en nuestra historia, que Centroamérica presenta un programa común de trabajo para enfrentar un desafío tan importante».  

Por ello «hemos visto, a la par, que la unión de Centroamérica con México, con los Estados Unidos y con Colombia, es la vía adecuada y necesaria para abordar esta gran batalla en todas sus dimensiones, puesto que no se trata tan solo de enfrentar la labor criminal de un enemigo poderoso, sino también de controlar los movimientos de capitales, de controlar el gran consumo de drogas en nuestras sociedades, de garantizar los derechos humanos de los migrantes, entre otros desafíos que tenemos por delante».