miércoles, 22 de junio de 2011

TV y refrescos: incremento de peso seguro, según estudio

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Sólo pequeños hábitos, como ver TV, comer papitas fritas, tomar refresco en el almuerzo o quedarse despierto hasta tarde en la noche, puede agregar  gramos definitivos a lo largo de los años, según dijeron investigadores en Estados Unidos.

Mientras que la mayoría de los estudios en alimentación se concentran en los cambios necesarios para que la gente obesa pierda peso, el estudio, hecho por un grupo de Harvard, señala que pequeñas modificaciones en la dieta y el estilo de vida, pueden hacer un gran impacto.

El informe se enfoca en las opciones de estilo de vida: alimentos, actividad, hábitos para dormir, pueden hacer más pesado el “equipaje”. Las investigaciones destacan que la calidad de la comida, no sólo las calorías, son clave para mantener un peso adecuado.

“Estas pequeñas decisiones suman”, dijo el doctor Dariush Mozaffarian, de la escuela de Salud Pública de Harvard, cuyos estudios aparecen en el New England Journal de Medicina.

“Ha sido difícil para los científicos y para particulares entender los factores específicos que pueden ser responsables en el aumento del peso. Esto ocurre de forma gradual y con el pasar de los años y de allí la dificultad de comprender”, agregó.

Para llegar a estos resultados, el grupo analizó a 120.877 mujeres y hombres, a quienes siguieron en sus estilos de vida y su peso, cada cuatro años, por un período de 20.

Todos los participantes en el estudio tenían pesos regulares y era saludables cuando comenzaron. Con el tiempo, ganaron en promedio 3,35 libras (1,59 kg) cada cuatro años, para un total de 16,8 libras (7,6 kg) al final de los 20 años que comprendía el estudio.

Las comidas que más peso le dieron al incremento de los kilos fueron las papitas fritas, las papas, las bebidas dulces, las carnes rojas no procesadas, y las carnes procesadas.

Más de un tercio de los adultos y cerca de 17% de los niños en los Estados Unidos son obesos, incrementando el riesgo de desarrollar problemas de salud como diabetes tipo 2, enfermedades coronarias, alta presión sanguínea y algunos tipos de cáncer.

Cada año, las enfermedades relacionadas con la obesidad comprenden al menos 10% del gasto en salud, monto estimado en 147 millardos de dólares.

Comida que debería ser llamada “mala”

Mozaffarian cree que hacer que la gente entienda por qué se convierte en obeso puede llegar a ser mucho más efectivo que poner a los ciudadanos en políticas de pérdida de peso.

Aquellos que mantienen su peso o pierden con el tiempo, tienden a comer comida mínimamente procesada.

“Frutas, vegetales, granos completos y nueces… si aumenta su alimentación en estos productos, tendrá una relativa baja de peso, quizá porque está reemplazando otras comidas en su dieta”, señala el experto.

El estudio contradice la creencia que todos los alimentos son buenos si son consumidos con moderación.

“La idea que indica que no existen alimentos buenos o malos hay que eliminarla”, insiste el especialista, quien agrega que todas las comidas tienen efectos distintos en el organismo.

En el estudio, los cambios alimenticios son los que tienen el impacto más grande en el incremento de peso, pero otros factores en la vida puede también ser una influencia.

Por ejemplo, ver una hora TV por día, agregó 0,31 libras (0,14 kg) en un período de un año. Dormir también puede ser un elemento, pues quienes se van a la cama por seis u ocho horas, son menos propensos a ganar peso. 

Fuente: Reuters