jueves, 23 de junio de 2011

Advierten debilidad del mercado laboral y de la economía americana

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El número de americanos llenando nuevas solicitudes de ayuda por el desempleo aumentó la semana pasada, indicando que hay poca mejora en el mercado laboral, después de que las contrataciones cayeran en mayo pasado.

Las solicitudes iniciales de paro subieron en 9.000 a un total de 429.000, según señaló hoy el Deparamento de Trabajo de los Estados Unidos. Los economistas creían que las peticiones llegarían sólo a 415.000.

Este informe es revelado un día después de que la Reserva Federal diera una evaluación deprimida de la economía.

El reporte de desempleo del Gobierno de los Estados Unidos para junio será revelado el próximo 8 de julio. Las peticiones para la ayuda aumentaron en 15.000 entre mayo y junio, lo que implica otro mes “flojo” para el sector laboral, después de que los puestos de empleo sólo subieran en 54.000 el mes pasado.

“El mercado laboral se mantiene en un foso. No parece que haya mejorado este mes y el incremento en las peticiones de ayuda mantendrán las expectativas para junio”, dijo Ryan Sweet, economista jefe de análisis de Moody´s.

El Departamento de Trabajo estimó las solicitudes de ayuda por desempleo de seis estados debido a problemas técnicos. Los economistas insistieron en que, si incluso las peticiones han sido exageradas, no cambiaría la percepción que indica que están demasiado elevadas, sólo para ser consistentes con la idea de una economía más fuerte, de crecimiento.

Otro reporte, hecho público hoy, destacó uno de los sectores más débiles de la economía norteamericana: el de la vivienda. El Departamento de Comercio dijo que las ventas de casas nuevas cayó, en mayo, 2,1% para una tasa anual de 319.000 unidades. El martes se pudo conocer que las colocaciones de casas del mercado secundario retrocedieron 3,8% y que alcanzaron el mínimo histórico del último semestre.

Expectativas de crecimiento para el segundo semestre

Las peticiones por ayuda de deesempleo y las caídas en el mercado inmobiliario han sido los últimos de una serie de datos que demuestran la debilidad de la recuperación económica de EE. UU:

La FED reconoció la ralentización, pero dijo que sería temporal.

El Banco Central norteamericano ajustó sus proyecciones de crecimiento y disminuyó su percepción sobre el mercado laboral, pero no reveló indicación alguna de futuras medidas monetarias. Esto confirma que podría lanzar un programa de compra de bonos por el orden de los 600 millardos de dólares, la semana entrante

Como la FED, los expertos están siendo cautelosamente optimistas al indicar que la economía tendrá un impulso en el tercer trimestre del año.

Fuente: Reuters