viernes, 24 de junio de 2011

Cardenal de Guadalajara fustiga al Gobierno corrompido de México

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

“Cantidades fabulosas de dinero del Gobierno se esfuman en ofensivos sueldos o también en fraudes y robos, que son noticia de todos los días”. Así se refirió el Cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval, a la realidad mexicana.

“Por desgracia, en numerosos aspectos, el Gobierno está corrompido, y en la Sociedad también hay mucho engaño y fraude, que contribuye a que una mayoría de compatriotas viva en la miseria”  

Estas son algunas declaraciones hechas por Juan Sandoval Íñiguez que seguramente sembrarán la polémica. El texto completo saldrá este domingo en el Semanario La Palabra del Pastor, número 751, que publica la Arquidiócesis de la ciudad mexicana.  

La noticia en detalle: Eluniversal.com.mx  


El cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, aseguró que el gobierno corrompido es culpable de que cada día más jóvenes se sumen a las filas del crimen organizado.  

En la sección La Palabra del Pastor en la edición 751 de El Semanario, publicación de la arquidiócesis tapatía que se distribuirá el próximo domingo, el purpurado advirtió que la riqueza que produce México es destinada a sueldos de funcionarios, fraudes y robos.  

“Desafortunadamente, se incrementan la miseria y la violencia porque faltan escuelas, falta trabajo; porque el dinero que se produce en México, se va para otros lugares y no llega a donde hace falta. Cantidades fabulosas de dinero del Gobierno se esfuman en ofensivos sueldos o también en fraudes y robos, que son noticia de todos los días”, aseveró.  

Así, repartió responsabilidades: “por desgracia, en numerosos aspectos, el Gobierno está corrompido, y en la Sociedad también hay mucho engaño y fraude, que contribuye a que una mayoría de compatriotas viva en la miseria. De acuerdo con datos oficiales, en México existen más de 50 millones de pobres, y unos cuantos muy ricos”.  

Para el arzobispo, las circunstancias actuales hacen que personas más jóvenes se dejen convencer por la delincuencia.  

“Los jóvenes, precisamente por su inexperiencia y corta edad, son imprudentes, no miden las consecuencias de sus actos. Y, por otra parte, sobre este asunto en particular, al encontrarse muchos de ellos en una situación económicamente muy difícil, sin atisbar un futuro, cuando los delincuentes les ofrecen un ‘trabajito’ y una atractiva paga, pues fácilmente lo aceptan”.  

Y lamentó: “Sé que el pensamiento de quienes se involucran en este tipo de actividades delictivas es comúnmente el siguiente: “de pasarme toda la vida muriéndome de hambre, a vivir dos, tres o cuatro años con dinero y gozando la vida, prefiero vivir ese corto tiempo bien, y no todos mis años en la pobreza”.