viernes, 24 de junio de 2011

Murió Peter Falk, el conocido Columbo

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El famoso detective Columbo, olvidadizo, vestido siempre con el mismo impermeable, que acosa a los sospechosos con preguntas impertinentes al punto de sacarlos de quicio, dejó de existir.

Peter Falk, su verdadero nombre, murió hoy pasada la media noche en Beverly Hills, Los Ángeles, California. Tenía 83 años.

La noticia fue difundida por los miembros de la familia a la cadena de Radio local KNX-1070. Se desconoce el origen de su muerte, aunque para algunos sufría demencia senil, otros hablan de la enfermedad de Alzheimer.  

Peter Falk ganó cuatro Emmys por su papel de detective Columbo (para otros Colombo) y fue candidato al Oscar en 1961 y 1962 por sus papeles en «Un gángster para un milagro» y «El sindicato del crimen».

Así lo reseña El País de España:


El actor Peter Falk, célebre por su papel en la teleserie Colombo, -Columbo en la versión original- en la que encarnó a un desastrado detective, ha fallecido a los 83 años en Beverly Hills (California), ha informado su familia a una emisora de radio local. Pero Falk, nacido el 16 de septiembre de 1927 en Nueva York, fue mucho más que el investigador con una gabardina raida y un sempiterno puro en la boca.

Se convirtió en uno de los favoritos de John Cassavetes gracias a películas como Un actor en apuros y Una mujer bajo la influencia (1974). Otras películas suyas son El cielo sobre Berlín(1987), de Win Wenders, y de ese mismo año es su recordada interpretación del abuelo que narra el cuento al niño interpretado por Fred Savage en La princesa prometida.

Falk, de madre rusa y padre polaco, ganó cuatro premios Emmys por su interpretación de Colombo

En esa película Falk protagonizaba con su nieto divertidos diálogos. En uno de ellos Falk cuenta al niño que los protagonistas del cuento se están besando: «¿Otra vez, vaya rollo?», decía el pequeño, a lo que respondía su abuelo: «Cuando seas mayor eso no te importara».

Por el momento no se ha informado de la causa de la muerte, aunque el actor sufría demencia senil desde hacía años, como reveló su hija adoptiva, Catherine. Falk optó al Oscar en 1961 y 1962 por su papel de secundario en Un gánster para un milagro y El sindicato del crimen. Además, fue diez veces candidato a los Globos de Oro por su papel en Colombo, aunque solo lo ganó en una ocasión, en 1973.

Su humor negro, su particular persistencia hasta averiguar quién era el asesino, su atuendo -siempre con gabardina y puro- y un doblaje de voz ronca, forjaron un arquetipo de investigador, alejado del glamour y elegancia de otros detectives.

Los capítulos de Colombo tenían casi siempre el mismo patrón: el espectador sabía desde el principio quién era el criminal y la gracia estaba en ver cómo el teniente desentrañaba el misterio. Colombo utilizaba un método muy peculiar para sonsacar información a los sospechosos.

Cuando estos pensaban que el detective había terminado de hacerles preguntas, volvía una y otra vez sobre sus pasos pronunciando una de sus frases más conocidas: «… solo una cosa más» («Just one more thing», en inglés), con la que acababa por poner nervioso al interrogado.

Un ojo de cristal

De niño, Falk perdió un ojo por un tumor, por lo que se le implantó uno de cristal. Tras iniciarse en los teatros neoyorquinos, comenzó su carrera en el cine en 1960. Solo un año después su interpretación en El sindicato del crimen le valió su primera nominación al Oscar de reparto. Al año siguiente, repitió candidatura en la misma categoría por Un gánster para un milagro, de Frank Capra.

En junio de 2009 el intérprete estadounidense quedó bajo la custodia de su mujer después de que un juez de Los Ángeles le declarara incapacitado por demencia senil. Su segunda esposa, Shera Danese, obtuvo la tutela del actor después de medio año de batalla legal con Catherine, su hija adoptiva.

En aquella audiencia, uno de los médicos de Falk confirmó que el intérprete neoyorquino padecía demencia avanzada y que no podía recordar su pasado como actor ni reconocer a su hija. Falk había empezado a mostrar señales de demencia senil en 2005.