viernes, 24 de junio de 2011

Pingüino perdido en Nueva Zelanda encuentra una nueva casa

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El plan inicial era que la naturaleza siguiera su curso. Eso habían informado los oficiales que se encargaron del pingüino emperador que llegó a las costas de  Nueva Zelanda. Pero hoy, al ver que el ave estaba enfermándose, hubo un cambio de timón y la decisión final es que permanezca en un zoológico de ese país.

El joven pingüino había estado comiendo arena y pequeños pedazos de madera, los cuales trató de regurgitar. Cabe recordar que fue visto por primera vez el lunes pasado en una playa de North Island. El animal pareció debilitarse a lo largo de la semana y los especialistas comenzaron a temer por su vida.

La extraña aventura del pingüino capturó la imaginación pública y los expertos dijeron inicialmente que el ave parecía fuerte, saludable y bien alimentada. Por eso insistieron en que no era necesario intervenir. Pero las preocupaciones llegaron.

Tres expertos tomaron al animal y lo pusieron en un caja llena de hielo para luego montarlo en la parte de atrás de un camión. El ave se mostraba lo suficientemente dócil por lo que no fue necesario sedarla para el traslado de 65 kilómetros, desde la playa Peka Peka hasta el Zoológico de Wellington.

Colin Miskelly, uno de los especialistas que participaron en esta tarea, dijo que estaban considerando sedarlo y colocarle una vía intravenosa en un intento de que se recupere. De esta manera, el pingüino se curaría lo suficiente para volver a su vida salvaje.

Sin embargo, Miskelly reconoció que no hay suficientes condiciones en Nueva Zelanda para que un emperador pueda vivir en el largo plazo. Este tipo de pingüino es el más alto y grande de su especie y puede llegar a medir hasta 122 centímetros. Su peso puede llegar a más de 34 kilogramos.

Christine Wilton, la residente que descubrió al pingüino el lunes pasado, fue a la playa hoy para decirle adiós.

“Estoy tan contenta de que lo voy a poder ver en el futuro. Necesita dejar la playa. Se pudo levantar esta mañana pero puedo decir que estaba feliz”.

La vocera del zoológico, Kate Baker, informó que los veterinarios realizarán un chequeo general de la salud del pingüino. La clínica del lugar tiene una piscina salada que ha sido utilizada en el pasado para darle cuidados a otras variedades de pingüinos.

Fuente: CBC