martes, 5 de julio de 2011

Quebec no pasa la prueba de los economistas

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Es falso decir que el crecimiento en los gastos se limita a 2,4% en el seno del Gobierno de Quebec, pues la verdadera proporción es 3,7%.

Jean-Michel Cousineau, presidente del Comité de Políticas Públicas de la Asociación de Economistas de Quebec, es quien hace esta afirmación.

Según el experto, la provincia canadiense no ha dado pruebas de transparencia en sus documentos presupuestarios.

“Si se observa el alza de los gastos, no hay sólo una cifra, sino cuatro”, destaca. “Hay un porcentaje de crecimiento de 2,8%, que incluye un impuesto dedicado al lanzamiento de programas hospitalarios. Hemos notado también la cifra de 3,7% que compara los gastos de este año con los del precedente. Esta es la cifra real”.

Después de haber hecho la verificación, Quebec inscribió la cifra de 2,4% a título de promesa en sus comunicados, pero el plan presupuestario 2011-2012 encierra dos frases reveladoras.

“El crecimiento de los gastos de programas, según una base comparable a la de presupuesto del año pasado, se ralentiza para pasar de 5,2% en 2009-2010, a 3,1% en 2010-2011 y a 3,7% en 2011-2012”.

“La presentación del cuadro financiero quinquenal del gobierno, junto con el plan presupuestario, incorpora las medidas del Plan de Retorno al equilibrio presupuestario, así como los fondos especiales creados durante el año anterior, sea el fondo de establecimientos de salud y de servicios sociales, y los fondos relativos a la administración fiscal”:

Falta de transparencia

Cousineau insiste en que el gobierno podría publicar números más claros en materia de finanzas públicas.

“El aumento de los gastos es más importante de lo que el gobierno informa. El alza  se da por la intervención de impuestos y los programas”, explica.

Por su parte Jacques Delorme, vocero del ministerio de Finanzas, estima que la disparidad en los resultados en normal.

“Tomemos como ejemplo el ministerio del Rentas e Impuestos, por ejemplo. Hay gastos que han aumentado, pero eso permite más ingresos gracias a la lucha contra la evasión fiscal”, explica.

Sanear las cuentas

Un sondeo revela que 85% de los economistas creen que los 2,2 billones de dólares provenientes del Gobierno Federal para la armonización de impuestos de venta, deben ser utilizados para sanear el balance del Gobierno.

“Creemos que quedan por hacer todavía un millardo de medidas presupuestarias para poder llegar al equilibrio. Es peligroso que el monto de 2,2 billones de dólares sea considerado como una forma de tapar este déficit temporalmente. No será productivo si se procede de esta vía”, agregó Cousineau.

El estudio destaca también que 71% de los economistas de la región estiman que la imposición de un salario mínimo o su alza, tiene un impacto sobre el empleo. Cerca de tres cuartos de los especialistas consideran que el monto actual de 9,65 dólares por hora es adecuado.

“Cuando la economía va mal y el salario mínimo aumenta, se opaca el empleo. Es preferible ajustarlo cada año, pero en función de la coyuntura”, dijo.

El estudio estuvo realizado por Léger Marketing entre el 14 y el 20 de junio de este año, entre 173 miembros de la asociación de economistas. El margen de error es de 6,5%.

Fuente: Argent