domingo, 17 de julio de 2011

Metallica sacudió los Plaines D’Abraham durante dos horas en concierto para la historia

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Delante de la multitud más grande de la historia del Festival de Verano, Metallica llenó las expectativas de sus 115.000 fans desplegados en los Plaines d’Abrahan, dándoles un espectáculo  que permanecerá para siempre en sus memorias. Una noche que el cantante, James Hetfield, calificó de “magnífica” y que le permitió “cumplir un sueño”.

Ubicados en el lugar desde las 5:30 de la tarde y bullicioso como nunca, el mar de fans de Metallica gritó a la misma voz cuando el grupo apareció poco antes de las 10:00 pm, al sonido de “The Ecstasy of Gold”, de Ennio Morricone. El culto que los québécois rinden al grupo californiano llegó a un nivel jamás visto.

Con una sonrisa estampada en su rostro, James Hetfield lanzó las primeras notas de “Creeping Death” junto con Kirk Hammet, Robert Trujillo y Lars Ulrich, quienes estallaban con su música en la escena de dos niveles que les permitía acercarse a su audicencia, gracias a una inmensa pantalla que estaba detrás.

Se sentía. Los cuatro miembros de Metallica, James Hetfield en particular, parecían felices de encontrarse frente a estos fans, por lo que no sorprendió la cantidad de solos “demenciales”, tocados con una precisión de cirujano.

“Qué noche mágica. Es magnífica ¿La sienten? Yo de verdad la siento. Espero que disfruten tanto nuestro material nuevo como el viejo”, dijo Hetfield, luego de las grandes interpretaciones de “For Whom the Bells Tolls” y “Fuel”.

Los primeros efectos pirotécnicos aparecieron antes de lanzar “Ride the Lightning”. Los fanáticos en la “olla” brincaban y “pogueaban” dándode por momentos, minutos de preocupación a los agentes de seguridad.

Para calmar el ambiente, Metallica continuó con “Fade to Black”. Un mar de encendedores y de teléfonos celulares convirtieron a los Plaines en una escena de mil y un colores. James Hetfield confensó que esperaba esa “comunión” con los québécois.

“Desde hace tiempo conocíamos este festival. No hay palabras para describir cómo nos sentimos por estar finalmente acá, delante de ustedes que aman y necesitan la música”.

Mientras  tocaban “The Memory Remains”, el público se encargó de los coros. El performance de la audiencia generó los aplausos de los cuatro músicos.

En el concierto, que se prolongó por dos horas, no hubo tiempo muerto. Los clásicos eran seguidos por los temas más recientes en un huracán metálico dado a la perfección por el sistema de sonido –mejorado- en los Plaines d´Abraham.

Aunque su voz vaciló en algunos momentos, Hetfield estuvo intenso y eficaz, así como Trujlllo y Hammett, brillantes en el bajo y la guitarra. Ulrich mantuvo el ritmo  y llevó correctamente el famoso sonido de percusiones en “One”.

Cuando terminaron de tocar “Nothing Else Matters”,  la cámara mostró el gran plano de la guitarra de Hetfield. Después vimos cómo sus dedos tocaban los primeros acordes de “Enter Sadman”. La gente deliró.

De vuelta al speed metal

La noche estuvo completamente consagrada cuando se escuchó “Kill’Em All”, del álbum debut de Metallica, retomando el sonido del speed metal inicial de la banda. Inmediatamente sonó «Am I Evil”, de Diamond Head, una de las influencias más grandes del grupo. Luego vino “Hit the Lights”

“Son maravillosos”, dijo Hetfiled. “Cuando era niño, en mi cama, soñaba esto. Hay gente por todas partes, incluso detrás de la escena. Esta noche, realicé un sueño y ustedes son parte de él”.

El grupo tocó inmediatamente “Seek and Destroy”, mientras que inmensas pelotas negras con el logo del grupo recorrían el público. Trujillo giraba como un trompo y la multitud gritaba a todo pulmón.

De verdad los músicos no querían irse de la escena después del espectáculo. Tomaron más de 10 minutos para lanzar las baquetas, tomar fotos y agradecer a la audiencia. Prometieron regresar.

Fuente: TVA Nouvelles