martes, 19 de julio de 2011

Para el FMI retrasar la solución de Grecia no es una opción

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El Fondo Monetario Internacional (FMI) no cesa en su advertencia de que la crisis del euro podría salpicar el corazón de Europa y que en consecuencia los efectos podrían llegar como piezas de dominó que caen a lo largo de las economías del mundo. Cree que atrasar la solución de la crisis griega simplemente no es una opción.

Es por ello que en la víspera de la cumbre de la Unión Europea, clave en medio de todo el escenario negativo, el organismo presidido por Christine Lagarde, insiste en la necesidad de evitar el contagio de la crisis griega al centro del viejo continente, con Italia y España actuando como protagonistas y el sistema financiero como la vía. Es esta la prioridad, según informó hoy la institución.

Sin querer ser alarmista el Fondo no descarta un “escenario de terremoto”,  el cual, de darse, podría frenar el crecimiento de la zona euro hasta en 2,5% mientras que el global se vería afectado en 1%. En un “escenario de temblor”,  el golpe para la zona euro sería de cuatro y dos décimas para 2011 y 2012, mientras que para la economía global el precio del desbarajuste sería de entre  0,2 y 0,1%, respectivamente.

“Se necesita más y no menos de Europa”, advierte el FMI, al tiempo en el que insiste en que el mayor riesgo está en el manejo de la deuda soberana.

¿Recuperación a la vista?

Según el FMI, sí. Al menos el organismo cree que la recuperación está bien encaminada, aunque reconoce que su avance tiene un ritmo desigual. Los motores más fuertes que en estos momentos mueven la economía son Alemania, Francia, Bélgica, Holanda y Austria, mientras que los que necesitan combustible y limpieza de engranaje son Portugal, Italia, Grecia y España.

Ante todo este panorama, el Fondo espera que la zona euro tenga una expansión de  2% este año y que en 2012 el crecimiento esté un poco por debajo: 1,7%. El alza de precios será moderada, con una estimación de 2,6% y 1,8% en ese mismo período, mientras que el déficit público pasará de 5,9% (2010) a 4,2% este año y 3,3% el entrante. La deuda, mientras tanto, subirá a 87,8% del PIB en 2011 y a  88,3% en 2012.

Con información de El País