miércoles, 20 de julio de 2011

Anthony Wayne encaminado a ser el nuevo embajador de los Estados Unidos en México

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Anthony Wayne será el nuevo embajador de los Estados Unidos en México. La decisión está en manos del Congreso americano, ante el cual hoy Wayne se presentó para una entrevista en la Cámara de los representantes.

Wayne prometió evitar que se repitan en el futuro operaciones encubiertas del tipo “Rapido y Furioso”, que ocasionaron un conflicto entre México y los Estados Unidos y la salida presurosa del anterior embajador americano.  

Aseguró también que afianzará las relaciones de cooperación de Estados Unidos con México en la lucha contra los carteles de la droga y el respeto a los derechos humanos.  

Informa: eluniversal.com.mx  


Anthony Wayne aseguró hoy que, en caso de ser confirmado como próximo embajador de Estados Unidos en México, hará todo lo posible para que no se repitan operativos encubiertos como el de “Rápido y Furioso”, buscará garantizar la continuidad de la cooperación con México en la lucha contra los carteles de la droga ante la ausencia de “otras alternativas” y hará del respeto a los Derechos Humanos una de sus prioridades.  

Además, a pregunta expresa del senador Richard Lugar, sobre los daños ocasionados en la relación bilateral entre México y Estados Unidos tras la virtual “expulsión” del embajador, Carlos Pascual, Anthony Wayne se comprometió a “trabajar para construir una relación de confianza” con el gobierno de Felipe Calderón y otros sectores claves de la sociedad mexicana.  

Durante casi dos horas de audiencia, Anthony Wayne encaró un interrogatorio en el que la violencia y el futuro de la guerra contra los carteles de la droga tras las elecciones presidenciales del 2012; el daño causado por la fallida operación de “Rápido y Furioso, los desencuentros del gobierno de Felipe Calderón con su antecesor en el cargo, Carlos Pascual, el dramático problema del tráfico de personas, el irresuelto problema de la reforma migratoria y el futuro de la cooperación en términos generales, dominaron la audiencia para ser confirmado como próximo representante de la Casa Blanca.  

Durante una comparecencia que se desarrolló en un ambiente distendido y comedido, Anthony Wayne desplegó sus más de 35 años de carrera diplomática al contestar, una a una, las preguntas que le formularon el senador demócrata, Bob Menéndez, el republicano de mayor rango ante el comité de relaciones exteriores, Richard Lugar y la estrella en ascenso del partido republicano, Marco Rubio.  

En su intervención, Wayne consideró que, tras sus primeras consultas con algunos interlocutores políticos en México (a los que no identificó), llegó a la conclusión de que actualmente existe un “fuerte consenso” en torno a la necesidad de mantener la actual estrategia de lucha contra los carteles de la droga.  

“Ha habido críticas por el nivel de violencia, pero no he escuchado de ninguna estrategia alternativa para tener en cuenta hacia adelante”, aseguró Wayne al insistir que, una de sus primeras tareas, será el de buscar el consenso con los más importantes interlocutores políticos y sociales de México en torno a una lucha que no puede frenarse o dar marcha atrás, independientemente de quien resulte ganador en las elecciones presidenciales del 2012.  

Sobre el operativo de “Rápido y Furioso”, Wayne no dudó ante la pregunta que le formuló el senador Bob Menéndez, quien le pidió comprometerse para evitar que, una operación que ha dañado las relaciones con México, no vuelva a repetirse:  

“Soy un firme creyente de la autoridad del jefe de misión. Soy un firme convencido de la necesidad de ser transparentes con cualquiera de las operaciones de las agencias federales de Estados Unidos con el embajador y con el país en el que tengamos una responsabilidad.  

Y no sólo por la responsabilidad del embajador, sino por la efectividad de estas operaciones, tiene que haber transparencia y tiene que haber un entendimiento y una discusión de los posibles pros y contras de cualquier operativo antes de que éste sea puesto en marcha“, insistió para prometer así una nueva etapa de transparencia y confianza con México tras el escándalo de “Rápido y Furioso” que aún coletea y se ha convertido en fuente de una intensa disputa entre el Congreso y la administración Obama.  

Según vaticinó el senador Bob Menéndez, quien presidió la audiencia, la confirmación de Anthony Wayne difícilmente podría producirse antes del receso de agosto próximo, dado el número de asuntos que se agolpan en la agenda del Congreso.  

Aseguró, sin embargo, que el proceso de confirmación será lo más rápido posible ante la urgencia de tener a un embajador en México.