jueves, 21 de julio de 2011

Roger Noriega: Chávez tiene 50% de probabilidades de sobrevivir por más de 18 meses

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Según Roger Noriega, ex embajador de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, el cáncer que padece del Presidente venezolano Hugo Chávez, está avanzado y que tiene un 50% de probabilidades de sobrevivir por más de 18 meses. Noriega se basa en informaciones obtenidas de los propios médicos que tratan a Chávez en Cuba.

El diplomático advirtió asimismo a la oposición venezolana a prepararse porque es posible que el Presidente Chávez adelante las elecciones y que trate de poner a su hermano como candidato, ya que sería el más indicado para la continuidad de su proyecto.  

La información fue revelada por elnuevoherald.com  


El cáncer que padece el presidente venezolano Hugo Chávez está bastante avanzado y los doctores que le tratan creen que sólo tiene probabilidades de 50 por ciento de sobrevivir por más de 18 meses, dijo el miércoles el ex embajador de Estados Unidos ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roger Noriega.    

Citando fuentes cercanas a la situación de Chávez, el diplomático estadounidense añadió que funcionarios del gobierno venezolano ya están trazando estrategias para permanecer en el poder en caso de que el mandatario falleciera, entre las que se encuentra la posibilidad de adelantar las elecciones presidenciales para tomar desprevenida a la oposición.  

“Los doctores que están tratando al líder venezolano […] le informaron hace varias semanas que sólo tiene una probabilidad de 50 por ciento de vivir por otros 18 meses, según fuentes cercanas a su equipo médico en Cuba”, afirmó Noriega en un artículo de opinión publicado de varios diarios estadounidenses.  

“Miembros del círculo interno de Chávez ahora se apresuran para garantizar el traspaso del poder al hermano mayor del líder, Adán. […] Personas dentro del régimen han empezado a mover silenciosamente a su equipo de campaña, en caso que sea necesario emboscar a la oposición y adelantar las elecciones presidenciales que actualmente están planeadas para diciembre de 2012”, añadió.  

Chávez, quien se encuentra actualmente en La Habana para ser tratado del cáncer que padece, ha dicho en diferentes ocasiones que enfrenta una batalla cuesta arriba para recuperarse.  

El mandatario no ha divulgado el tipo de cáncer que tiene, ni su grado de severidad, pero admitió que el tumor que le extrajeron el mes pasado en La Habana tenía el tamaño de una “pelota de béisbol” y que estuvo en terapia intensiva tras una intervención quirúrgica de seis horas.  

Oncólogos consultados por El Nuevo Herald han señalado que todos los datos que han sido brindados por Chávez hasta ahora apuntan a que el mandatario sufre de cáncer de colon.  

En su artículo de opinión, Noriega envió un mensaje a líderes de la oposición venezolana para que se preparen y estén en condiciones de lidiar con lo que podría ser rápidos cambios en la política venezolana.  

“Con el dictador fuera de la arena política por lo menos por dos meses, los líderes cívicos pueden impulsar una transición, trazando un plan que haga frente a la crisis creciente dentro del país”, comentó Noriega en el artículo de opinión.  

“Esta tarea es urgente”, aún cuando funcionarios del gobierno venezolano están haciendo todo lo posible para proyectar una imagen de transparencia y normalidad, tratando de dar la impresión de que se esfuerzan por resolver los problemas del país, dijo.  

El escenario es muy diferente tras bastidores, ante el desasosiego creado dentro de las filas del gobierno por la enfermedad de Chávez, comentó Noriega, quien también fue subsecretario de Estado adjunto para América Latina.  

“Todos los eslóganes y técnicas de teatro no compensan el hecho de que su líder podría perder su batalla contra el cáncer dentro de muy poco”, escribió Noriega. “Están desesperados por diseñar una sucesión que sea capaz de mantener el poder y eludir la rendición de cuentas”.  

Esa estrategia de sucesión, actualmente contempla que el vicepresidente Elías Jaua asuma temporalmente las riendas del gobierno, si Chávez fallece repentinamente.  

Pero el candidato ungido por Chávez es su hermano, Adán, quien tiene la confianza “del dictador cubano Fidel Castro y de los dos narcogenerales, Henry Rangel Silva, quien es ministro de Defensa y Hugo Carvajal, actual director de inteligencia militar”, dijo.  

En teoría, Adán también podría “controlar a un grupo de poderosos corruptos (entre ellos el ex vicepresidente Diosdado Cabello y el ministro Jesse Chacón)”, añadió.  

Según Noriega, operadores políticos del régimen han detectado que la enfermedad de Chávez ha generado simpatía en la población hacía él y su gobierno, pero las encuestas realizadas también confirman las dudas de que la popularidad del líder pueda ser transferida hacia su hermano.  

Quienes participan en estas deliberaciones creen que las probabilidades electorales de Adán Chávez de ganar las venideras elecciones presidenciales son mejores si su hermano realizara campaña a su favor, escenario que conllevaría adelantar las elecciones, que actualmente están previstas para diciembre del próximo año.  

Adelantar los comicios, por otro lado, también tendría un efecto desestabilizador en la oposición, si son realizados antes de que los partidos que conforman la Mesa de Unidad Democrática puedan realizar unas primarias para escoger a un candidato único.

Esas primarias están previstas para inicios del próximo año.  

Los preparativos realizados por los allegados de Chávez también incluyen los esfuerzos oficialistas por reactivar el trabajo en las bases del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).  

El diplomático señaló que la tarea ha recaído sobre el actual confidente de Chávez, el canciller Nicolás Maduro, quien ha comenzado a identificar a los activistas de todos los rincones del país a nombre del PSUV.  

El plan pretende depurar y actualizar la lista nacional de activistas, previamente estimada en 7.1 millones de integrantes, para que estos comiencen a movilizarse en campañas vecinales a finales de este año.  

Pese a esos preparativos del gobierno, Noriega aseguró que las fuerzas democráticas de Venezuela actualmente cuentan con una buena oportunidad para ayudar al país a dejar atrás el chavismo.  

“La oposición debe ponerse a trabajar para convencer a su país -en particular a los pobres que han buscado a Chávez- y ofrecer una visión más saludable a la que ofrecen los colaboradores cínicos del chavismo. Deben promover nuevas ideas que con el uso de los medios activen un movimiento cívico que ayude a salvar a su país”, señaló.  

“Tienen la oportunidad de restablecer la democracia si trabajan unidos y apoyados por un plan razonable y práctico que sea presentado a todos los sectores sociales. Si actúan con prontitud, podrían incluso convencer a los políticos de Washington de apoyar a la democracia en Caracas y no al chavismo sin carisma. Sin embargo, el trabajo debe comenzar en Venezuela, y debe comenzar ahora”, enfatizó.