domingo, 24 de julio de 2011

Alan García no estará presente en toma de mando de Ollanta Humala, este acto le trae malos recuerdos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El próximo 28 de julio, día de la toma de mando por parte de Ollanta Humala de la presidencia del Perú, Alan García no está presente en dicha ceremonia. No asistirá por propia voluntad, ya que no quiere correr el riesgo que se repitan los desagradables momentos que vivió cuando entregó el mando en su anterior mandato a favor de Alberto Fujimori.

Información de: elcomercio.pe  

Alan García dijo esta mañana que no irá a la toma de mando de su sucesor, Ollanta Humala, porque recordaba el “maltrato” que recibió en 1990, cuando acudió a la sede del Legislativo para pronunciar su discurso de despedida antes de que Alberto Fujimori recibiera la banda presidencial.  

En efecto, El Comercio recogió en su edición del 29 de julio de ese año los hechos escandalosos que se produjeron en el hemiciclo mismo, que “jamás antes se habían registrado en una sesión solemne de transmisión de mando”.  

“El rechazo de las comisiones para anunciar al presidente saliente que estaba listo el Congreso para recibirlo, así como la comisión de recibo en la puerta del Congreso, fue mayoritario. El sonoro carpetazo expresó este rechazo”, se leía en la crónica del acto.  

Aunque ello solo sería el inicio, pues cuando la banda de la PNP empezó a tocar la Marcha de Banderas, con lo que se anunciaba la llegada de García al recinto, “gritos en contra y sonoros golpes a los escaños por parte de la oposición” competían con las palmas apristas.  

García evidenció su nerviosismo cuando, tras saludar a los presidentes de Chile, Bolivia y Venezuela en el lugar, saludó al nuevo presidente del Congreso, Máximo San Román, y olvidó hacer lo propio con los mandatarios de Argentina y Colombia, a cuyos asientos tuvo que volver.  

Los “¡Que se vaya!” y “¡Que no hable!” silenciaban el discurso de 12 minutos que trataba de iniciar el saliente presidente, que mantenía la sonrisa. Pocos aplausos y muchas pifias recibió García de los congresistas, entre quienes no se contó a los de la bancada del Fredemo (con el que postuló Mario Vargas Llosa a la presidencia de la República).  

Y aunque la inflación al final de este gobierno es el opuesto al 7.500% que dejaba entonces, García no se arriesgará a empañar su despedida, colmada de inauguraciones.