lunes, 25 de julio de 2011

Caraqueños en Canadá recuerdan las bondades y desventajas de su ciudad natal en su 444 aniversario

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Las posiciones de los venezolanos en Canadá son variadas respecto al aniversario número 444 de la capital venezolana. 

Muchos confiesan que no importa el tiempo que ya acumulan fuera de Caracas, pero que el no poder ver el Ávila cada mañana y no poder disfrutar de su gastronomía junto con familiares y amigos son de las cosas que hacen nostálgicos sus recuerdos de la urbe. No dejan de mencionar, como era de esperarse, que lo que menos extrañan es la inseguridad, el caos y la violencia que reina en lo que alguna vez fue la ciudad más moderna y con mayor proyección de Latinoamérica.

Adriana es una de esas caraqueñas que antes que nada le dice a Caracas: “¡Feliz cumpleaños!”. Reconoce que lo que más extraña de la metrópolis es el Ávila, la comida y los amigos que viven en allí. No sorprende que sea la inseguridad la realidad que no hace nostálgicos sus pensamientos. Sin embargo, resalta otro defecto de la ciudad actual: “no extraño a los que se colean en las colas”.

Por su parte, Luis, otro oriundo de la capital venezolana le da un mensaje claro a Caracas en su aniversario: “debe tener esperanza en el futuro. Esperemos que pronto salga adelante para que todo sea mejor en una ciudad maltrecha”. El caraqueño admite que de las cosas que más extraña de Caracas, además de sus amigos y la familia, está la posiblidad de “hacer lo que te da la gana sin ser sancionado”.

Miriam, madre y esposa cuya ciudad natal es la cumpleañera, le recuerda “que tiene que hacer mucho para ser una ciudad vivible. Recuperar la convivencia que había antaño que se ha perdido por las discrepancias políticas”. Para esta caraqueña, el problema actual es que “a los responsables de su funcionamiento la ciudad se le fue de las manos”. No deja de mencionar que debería reprogramarse su crecimiento poblacional y recuerda claramente que le falta mucha infraestructura. La caraqueña indica de las cosas que más extraña (también menciona la familia y los amigos) es el clima y la gente buena “que aún queda y que es muy servicial”. La nota negativa en su nostalgia: “no extraño el tráfico, la inseguridad, el bajo nivel educativo, la agresividad de la gente y los robos por todas partes”.

Rodrigo, profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) es mucho más crítico en la celebración del 444 aniversario de Caracas: “no hay felicitaciones. Hay una historia larga e interesante para evocar. Caracas está en una situación crítica de ineficiencia por la desidia de los gobernantes. Hay mucha agresión política y del hampa. Hay falta de respeto y una tension constante en la población. La gente era cordial y abierta en el pasado. Pero hoy hasta cuando el Metro se para la ciudad colapsa”. A pesar de lo firme de sus palabras, el profesor admite que extraña el Ávila, “hermoso e impresionante”, el ambiente de la UCV “donde trabaje mucho tiempo, un lugar de encuentro”, y el cariño de la familia y de los amigos.

La inseguridad, el tránsito y la impunidad política le rompen a Rodrigo su momento nostálgico.

Cientos de caraqueños caminan hoy por las ciudades de Canadá, por las de Estados Unidos, por las de España y por las urbes de muchos otros países. Algunos de ellos confiesan que no extrañan nada de Caracas. Quienes sí lo hacen sueñan con el Ávila y con una buena arepa de los establecimientos más icónicos de la ciudad. Este es el regalo de Noticias Montreal, desde la distancia, para la capital venezolana. Para reflexionar y celebrar.

¡Feliz cumpleaños!

Sonia Sanhueza y María Gabriela Aguzzi – NoticiasMontreal.com