viernes, 29 de julio de 2011

Obama pide al Congreso encontrar una vía para salir de este desastre

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Quedan cuatro días para que se cumpla el deadline de la crisis de deuda que enfrenta Estados Unidos y el Presidente Barack Obama, bajo presión, parece no tener más opción que pedir a los divididos Republicanos y Demócratas que se detengan en el juego político y encuentren una forma de “salir de este desastre”.

Obama aseguró que un plan de reducción del déficit, que avanza en el Congreso con el apoyo de los Republicanos, no será aprobado en el Senado, por lo que cree que es sólo una pérdida de tiempo. Pidió, de nuevo, un compromiso y dijo que los dos partidos no estaban tan lejos en las proyecciones de los cortes del gasto.

“Hay muchas formas para salir de este desastre, pero estamos cortos de tiempo”, dijo, advirtiendo que perder el rating de triple A que tiene la deuda americana es también un riesgo.

Los Estados Unidos no tendrá la posibilidad de financiarse para pagar sus obligaciones si el Congreso no incrementa el límite de deuda para el 2 de agosto. Este panorama podría conducir a un impago sin precedente que golpearía la economía y la llevaría de nuevo a la recesión.

Los temores sobre la salud económica de EE.UU. se multiplicaron luego del reporte gubernamental que mostró un crecimiento más débil del esperado en el segundo trimestre de 2011, aumentando así el riesgo de recesión.

Obama, por su parte, habló mientras los líderes republicanos reorganizaron su plan de deuda con cambios que pueden ganar a los conservadores rebeldes para luego pasar a la Cámara de Representantes. De acuerdo con la Casa Blanca, esa barrera debe ser pasada antes de trabajar en el compromiso con los Demócratas.

Mientras tanto, los líderes mundiales se han mostrado sorprendidos con un Washington que aparenta ser disfuncional, pues en el peor panorama llevará a Estados Unidos al temido default. El Presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, dijo hoy que el país norteamericano estaba «jugando con fuego».

Por su parte, el más grande acreedor de Estados Unidos, China, ha solicitado en varias oportunidades a Washington que proteja sus inversiones. De acuerdo con la información de una agencia estatal del país asiático, EE. UU. “ha sido secuestrado con una política peligrosamente irresponsable”.

Mientras el tiempo corre, Obama sigue convocando al pueblo estadounidense para que intervenga directamente en las decisiones de sus legisladores, haciéndoles llegar mensajes a través de llamadas, correos electrónicos y hasta vía Twitter.

Fuente: Reuters