martes, 2 de agosto de 2011

Fitch mantuvo el rating de AAA para Estados Unidos pero seguirá monitoreando

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La calificadora Fitch dijo que los Estados Unidos está bajo monitoreo mientras la deuda de la nación incremente, lo cual no sería consistente con una calificación de AAA.

La firma dijo que esperaba completar la revisión de los ratings para finales del mes en curso, dando hoy la aprobación para el compromiso del límite de las obligaciones, que previene a la primera economía del mundo del default. Standard & Poor´s y Moody´s también pusieron a la deuda americana bajo supervisión y advirtieron de posibles rebajas.

“Pese a que el acuerdo es un buen primer paso, eso solo eso: un primer paso”, dijo David Riley a través de una entrevista telefónica. “¿Qué si no significa que la calificación de triple AAA está segura para el mediano plazo? No”.

Los Estados Unidos deben confrontar “duras decisiones sobre los impuestos y el gasto, en contra de una economía débil y un presupuesto deficitario. Mientras tanto, la deuda del Gobierno debe ser recortada”, aseguró Fitch en un comunicado revelado hoy. Se proyecta que el ratio de la deuda general del Gobierno, incluyendo las autoridades regionales y federales, sea de 100% del PIB para 2012, la mayor para cualquier país del mundo con un ranking de AAA”, dijo la calificadora en abril pasado.

Mientras tanto, el Presidente Barack Obama firmó la ley que permitirá que el techo de la deuda federal se incremente, justo en el día “deadline” que el Tesoro había anunciado, en el que el país podría haberse quedado sin liquidez. El acuerdo culminó con meses de debate que reforzaron las divisiones bipartidistas sobre el gasto federal.

Este acuerdo, creemos, es positivo”, aseguró Riley. “No es una bala mágica en términos de rating. Los riesgos de corto plazo para los Estados Unidos no son altos”.

Una rebaja en la calificación aumentaría el espectro de la lucha entre Obama y los legisladores republicanos sobre el recorte del gasto y el incremento de los impuestos, lo cual dañaría el prestigio americano y el sistema global financiero. JPMorgan Chase & Co. estimó que una menor calificación costaría a EE. UU. un incremento en los costos de sus préstamos de carca de 100 millardos de dólares por año. Podría incluso afectar el resto de la economía, generando incremento de los costos de las hipotecas, de los créditos para carro y otros tipos de préstamos que están vinculados a los intereses que paga el Tesoro.

Fuente: Bloomberg