sábado, 6 de agosto de 2011

Japón tratará en adelante de alejarse de la energía nuclear, a 66 años del desastre de Hiroshima

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Al conmemorarse hoy el 66 aniversario del lanzamiento de la «Little Boy», poderosa bomba nuclear que destruyó Hiroshima, el 6 de agosto de 1945; y a poco tiempo de las fugas ocurridas en la planta nuclear de Fukushima, tras el tsunami que enlutó a Japón, el Primer Ministro Naoto Kan ha prometido que hará todo lo posible para que Japón dependa cada vez menos de este tipo de energía.

La noticia: infobae.com  

En el aniversario de la bomba de Hiroshima, el primer ministro Naoto Kan dijo que hará «todo lo posible» para que su país «sea menos dependiente» de ese recurso artificial  

«El accidente nuclear a gran escala y de larga duración originó pérdidas radiactivas, provocando preocupación en Japón y también en el resto del mundo», declaró Naoto Kan durante la ceremonia en el Parque de la Paz de Hiroshima, haciendo referencia al episodio de marzo en la central de Fukushima.      

«Voy hacer que Japón sea menos dependiente de la energía nuclear, con el objetivo de crear una sociedad que no esté supeditada a la generación de energía de ese tipo», agregó.      

Japón fue bombardeado en dos ocasiones con armas nucleares por Estados Unidos: el 6 de agosto de 1945 en Hiroshima y el 9 de agosto de 1945 en Nagasaki. «Little Boy», sobrenombre dado por los soldados estadounidenses a la bomba de uranio de cuatro toneladas lanzada sobre Hiroshima, estalló a varias decenas de metros del suelo con una luz enceguecedora, desprendiendo una onda expansiva y un calor de varios miles de grados que redujo a todos los seres vivos al estado de cenizas en un radio de varios centenares de metros.      

El accidente en la central de Fukushima, el pasado 11 de marzo, tras un tsunami gigante provocado por un sismo, obligó a más de 80.000 personas a abandonar la región circundante dentro de un radio de 20 kilómetros. La catástrofe, la más grave desde la de Chernóbyl hace 25 años, tuvo consecuencias desastrosas para la agricultura, la pesca, la industria y el turismo.      

El gobierno y la compañía administradora de la central fueron criticados por la lentitud con la que han distribuido hasta ahora las ayudas y compensaciones destinadas a los desplazados, agricultores y comerciantes que lo perdieron todo en el accidente.