lunes, 8 de agosto de 2011

La mecha vuelve a prender Tottenham

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Los violentos disturbios que estallaron el sábado tras la muerte por disparos de la policía de un presunto delincuente han vuelto a sacudir Tottenham, un barrio conflictivo que arrastra problemas económicos, raciales y sociales. Un cóctel explosivo, exacerbado por la actual crisis económica, y que ha vuelto a estallar por la mecha del enfrentamiento de la gente del barrio contra la policía, tachada de racista por muchos de los residentes que pusieron patas arriba la zona.

Informa así El País

El detonante ha sido la muerte de un joven negro de 29 años, Mark Duggan, acribillado a balazos por la policía el pasado jueves cuando iba a ser detenido. Según fuentes policiales, la acción se enmarcaba en la operación con la que Scotland Yard contra la venta de armas de fuego en la comunidad afrocaribeña. Pero la muerte de Duggan ha estado rodeada de polémicas conversiones contradictorias sobre la dinámica de lo ocurrido. El sábado por la tarde empezaron a circular rumores contra la Policía y unos 300 vecinos se concentraron ante la comisaría central en la calle mayor del barrio. La manifestación acabó transformándose en una revuelta violenta a partir de las ocho de la tarde y que se ha extendido por todo el vecindario.

Tottenham, en el norte de Londres, es desde los anos 70 un barrio problemático. Grupos étnicos de los más diversos países y con un bajo nivel socioeconómico conviven en edificios degradados. La diversidad racial de es notable en el barrio, donde conviven subsaharianos, afrocaribeños, polacos, judíos ortodoxos, turcos e ingleses blancos que se mezclan por unas calles repletas de pequeños comercios, restaurantes de diferentes nacionalidades, polígonos industriales y talleres.

Un barrio con antecedentes

Los disturbios de estas noches no son una novedad en Tottenham ya que en 1985 otra manifestación pacífica acabó con violentos enfrentamientos con la policía y la muerte de un agente. También en aquella ocasión la violencia se desató por la muerte de una joven durante una redada policial y puso de manifiesto un problema latente: las tensiones entre la numerosa comunidad negra de la zona y las fuerzas de seguridad, algo que décadas después se consideraba ya un problema erradicado.

Pero a los conflictos raciales enquistados se añade la actual crisis económica que ha recrudecido la situación de un barrio conflictivo. El malestar por los recortes en los servicios públicos y la alta tasa de desempleo, así como el resentimiento contra la actuación de la Policía contra las minorías raciales estarían detrás de los disturbios que se han producido en los últimos días en Tottenham, según señalan los residentes. La frustración en el distrito es creciente debido a los recortes el Gobierno en los servicios sociales, lo que ha provocado aún más desencanto entre la población.

“La tensión está creciendo a causa de las medidas que está tomando el Gobierno para recortar costes. Las personas de las comunidades más pobres de Londres y del resto del país comienzan a sentirse víctimas de estas decisiones”, afirma un residente a Reuters. Estos disturbios tienen lugar menos de un año antes de que comiencen los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Las áreas empobrecidas como Tottenham no están viendo los beneficios económicos de los miles de millones de libras que se están invirtiendo en las Olimpiadas. “En las últimas semanas todos hemos visto cómo las Olimpiadas van a transformar Londres y cómo vamos a tener unas grandes fuentes de ingresos. Bien, este es el legado. El legado ya ha llegado”, afirma este vecino, señalando los daños causados por los enfrentamientos.

Recortes sociales y desempleo

En el distrito de Tottenham los servicios a la juventud se han visto recortados y el desempleo se ha disparado a causa de los despidos en el sector público. Estos disturbios se han producido meses después de los graves enfrentamientos que tuvieron lugar el año pasado durante las protestas contra las políticas de austeridad aprobadas por el Gobierno.

Ya en los años 70, Tottenham llegó a ser el punto de partida de los enfrentamientos de las bandas juveniles armadas. Las guerras entre bandas son frecuentes en el distrito y la policía nunca ha llegado a controlarlas completamente. Según datos de Scotland Yard, en 2010 murieron 18 jóvenes menores de 20 años por actos delictivos relacionados con esas bandas, cinco más que el año anterior. En lo que va de 2011 perdieron la vida al menos ocho adolescentes y el pasado viernes murió un chico de 20 años.

Hasta ahora al menos 26 agentes de Policía han resultado heridos en el transcurso de los disturbios estallados el pasado fin de semana, mientras que los agentes de seguridad han detenido a un total de 42 personas, según han informado fuentes policiales al diario The Guardian.